close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
close
Entropista
Por Daniel Gershenson
Me llamo Daniel Gershenson. A falta de un término más exacto, podría decirse que soy emprended... Me llamo Daniel Gershenson. A falta de un término más exacto, podría decirse que soy emprendedor social. Me dedico a temas que hasta hace poco: antes del advenimiento de las redes sociales según [email protected], se consideraban ociosos. Presido dos ONG sin fines de lucro desde mediados del 2006: ALCONSUMIDOR, y ALARBO, AC. (Leer más)
Más neologismos trumpescos
¿Cómo podría medirse el acelerado fracaso de Trump, y su paradójica permanencia en niveles de 35 a 40 por ciento de aceptación popular (mucho mayor, en el caso de sushuestes electorales republicanas)? ¿Podrían el vicepresidente reservista Mike Pence o la candidataperdedora demócrata Clinton, haber mejorado los resultados de dos años de gestión trumpera?
Por Daniel Gershenson
14 de enero, 2019
Comparte

De la peculiar obsesión por la estadística en el deporte de la Unión Americana, sobre todo el de las pelotas, los guantes y los bates que inventó el box score el periodista deportivo -e inglés transplantado- Henry Chadwick en 1859 nace un acrónimo que quizá fija los límites conceptuales del Trumpismo, y que se hizo popular al proyectarse la película Money Ball  (cuyo subtítulo es El Arte de Ganar un Juego Injusto, adaptación del libro homónimo, escrito por Michael Lewis): crónica de las peripecias de Billy Bean, un Nerd ejecutivo de los Atléticos de Oakland cuyo protagonista en las pantallas de 2011 fue Brad Pitt.    

La Sabermetría o Sabermétrica (que nada tiene que ver con el ‘saber’ convencional que uno asocia con el término; y que menos aún, aplica a los conocimientos ficticios del Primer Tuitero de la Nación) es como todo lo que roza –así sea tangencialmente- al universo de Donald Drumpf, motivo útil de posible estudio de la administración presidencial más anómala en la historia de los Estados Unidos.

A esta disciplina pertenece el acrónimo WAR o WARP: Winning Percentage Above Replacement Player (Victorias superiores a las equivalentes, de un jugador de reemplazo en la misma posición).

Trasladando el concepto al firmamento de la actual política norteamericana, la pregunta sería entonces: ¿Cómo podría medir esta fórmula el acelerado fracaso de Trump, y su paradójica permanencia en niveles de 35 a 40 por ciento de aceptación popular (mucho mayor, en el caso de sus huestes electorales republicanas)? ¿Podrían el vicepresidente reservista Mike Pence o la candidata perdedora demócrata Clinton, haber mejorado los resultados de dos años de gestión trumpera?

Citando in extenso a Ecured:

que significa Sociedad para la investigación Americana del Beisbol por sus siglas en inglés, [y] es una rama de la estadística deportiva aplicada fundamentalmente en el béisbol y  baloncesto modernos.

[…]

De acuerdo con Bill James, considerado el padre del Sabermetrics, ésta es la derivación de la estadística dedicada a la cuantificación más compleja del rendimiento de los atletas en ambos deportes, de modo que las actuaciones individuales y colectivas puedan ser descritas, medidas y en ocasiones pronosticadas con un mayor grado de objetividad.

Su incursión en el béisbol le dio un giro muy grande a la manera de evaluar la producción de los peloteros. De esa manera, los analistas profundizan en otras estadísticas más complejas tanto en los bateadores como en los lanzadores.

Ha sido también utilizada por los modernos gerentes de los equipos para decidir la contratación o no de un pelotero, e incluso instalar salarios promedio para un tipo o estilo de jugador, todo basado siempre en la estadística.

De esa manera para un bateador ya no es tan importante evaluarle su promedio de bateo; para un lanzador el número de juegos ganados pasó a segundo plano, y para un defensivo queda atrás su promedio de fildeo.

La Sabermétrica ha destacado la importancia de las particularidades de cada estadio en el rendimiento de los jugadores , así como la conveniencia de comparar el rendimiento de los jugadores con el de sus contemporáneos (casi siempre para regular su contrato).

También ha sido de gran ayuda para los manejadores y coaches, debido a que ayuda a identificar las verdaderas fortalezas y debilidades de sus peloteros y las de los jugadores contrarios.

Para la infaltable y pragmática Wikipedia, tres son los propósitos principales en la aplicación general de la Sabermetría.

  1. La comparación de desempeños clave de ciertos jugadores específicos bajo condiciones de datos realistas. La evaluación de cómo ha actuado un jugador en el pasado facilita un repaso analítico. La comparación de esta información entre jugadores ayuda a entender cuestiones tales como su valor comparado de Mercado. De esta forma, el papel y el salario individuales pueden refinarse.
  1. La predicción del desempeño de un jugador específico, o bien un equipo. Cuando se tiene disponible información pasada de los mismos, la Sabermetría puede ser usada para predecir el desempeño promedio para la siguiente temporada. Así es como puede prececirse, con cierto margen de probabilidad, el número de victorias y derrotas futuras.
  1. El cálculo razonado de una función útil de las contribuciones individuales de cada jugador para su equipo. Analizando estos datos, uno puede entender cuál es la relación con el éxito o fracaso colectivo. Dada esta correlación, y en base a ciertas características, se le puede mantener o –en su momento- intercambiar con otro equipo.

¿Cómo se inserta entonces, la castellanizada Sablemetría en el caos promovido con entusiasmo por el clan Trump, y sus satélites en redes u ‘órganos informativos’ oficiales?

Acaso sean cuantificables, en términos beisbolísticos, las distintas vertientes del éxito trumpero: el entorno pirañesca de los bienes raíces residenciales y comerciales en Nueva York donde desde sus pininos, el entonces joven magnate fue demandado por el gobierno federal que él hoy preside, por negarle espacios (u obligarles a la desocupación forzada, por pésimos servicios) a la población afroamericana en los inmuebles propiedad de su familia. O el Show del circo, maroma y teatro: deportestáculo por excelencia, el de la lucha libre versión norteamericana, y el tráfico de ilusiones charlatanas e incumplibles; o la fórmula apenas diferente a la de (ab)uso por parte de predicadores Ultra en los Estados Unidos –puros varones, por cierto- que lo apoyan a ultranza, tanto como los que acaban de encumbrar a Jair Bolsonaro en la presidencia de Brasil: contumaces Teólogos de la Prosperidad; y por supuesto, la ‘RealiTV que comienza con su incursión en El Aprendiz y terminará –tal vez- en el fin de su gestión en dos o seis años.

En esta Sablemetría de Trump, tanto él como su equipucho de parientes, acólitos corruptos e incompetentes que comanda salen abrumadoramente reprobados; a pesar del ramalazo que significó la pérdida del control en la Cámara de Representantes, ellos conservan el sartén por el mango en el control de dos ramas y media del gobierno federal, e infinidad de las cincuenta estatales: en la Judicial, en la que se profundiza el nombramiento –y  aprobación: ciento cincuenta cinco individuos, de acuerdo al conteo hasta fines de 2017- de magistrados/zombies fanáticos y derechistas: juristas travestidos en Sheriff Joes de toga y martillo; en la del Ejecutivo, donde el chismorreo -seguramente inducido desde la Casa Blanca- postula ya a Ivanka Trump (consorte del Águila Azteca Jared Kushner) como posible titular del Banco Mundial; y la mitad del Legislativo, con 53 senadores republicanos (una mayoría de la cual responde a sus úcases sin chistar siquiera) en la Cámara Alta.

El presidente de México es beisbolero de corazón: hasta donde se sabe, AMLO es un fanático de los Cardenales de San Luis de las Grandes Ligas de Trumpilandia.

¿Aplicarán para él y su escuadra, conforme transcurra su gobierno y en su caso, la Sablemetría y el WAR en sus versiones mexicanas?

 

@alconsumidor

 

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte