close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
close
Entropista
Por Daniel Gershenson
Me llamo Daniel Gershenson. A falta de un término más exacto, podría decirse que soy emprended... Me llamo Daniel Gershenson. A falta de un término más exacto, podría decirse que soy emprendedor social. Me dedico a temas que hasta hace poco: antes del advenimiento de las redes sociales según [email protected], se consideraban ociosos. Presido dos ONG sin fines de lucro desde mediados del 2006: ALCONSUMIDOR, y ALARBO, AC. (Leer más)
Tricky Dick: ocho pistas de un derrumbe
¿Tendrá Donald J. Trump, en la cúspide de su hibris particular y como el modelo Richard Nixon en su momento, su Noche Triste o Waterloo televisiva norteamericana?
Por Daniel Gershenson
11 de febrero, 2019
Comparte

(¿Y el plausible Waterloo para Donald Trump, y su marca?).

El republicano expresidente Richard Milhous Nixon (1913-94) -epítome del político venal y sin escrúpulos que marcó una época y que se vio obligado a renunciar a su investidura debido al involucramiento en el escándalo Watergate, referente de lo más negativo hasta la irrupción de Donald Trump a partir del 2015- nació en el pueblo californiano de Yorba Linda. Cuáquero sui generis, congresista y senador furibundamente anticomunista en plena era de Joe McArthur (cuyo asesor principal, Roy Cohn, con el tiempo se convirtió en consejero de cabecera de Drumpf cuando éste era el empresario favorito de los tabloides neoyorquinos) fue elegido por el también republicano Dwight D. Eisenhower como su compañero de fórmula, para las elecciones federales de 1952 y el 56. A pesar de grandes diferencias entre ambos, podría decirse que su carrera como proto Donald fue la que allanó el camino para que llegara el actual jefe del Ejecutivo a la Casa Blanca.

Aquí, un breve compendio de selectas apariciones del caricaturizable exmandatario, incluidas en YouTube para los que desconocen los lejanos orígenes del trumpiato.

Discurso Checkers (el nombre de la mascota familiar, un cocker spaniel blanco moteado) en 1952. Se inaugura extraoficialmente la telepolítica. Ante señalamientos de malos manejos en el financiamiento del republicano, Nixon se defiende con una declamación y súplica -vista en millones de hogares, con buen rating– que lo rescatará de la eliminación de la fórmula electoral y el definitivo visto bueno de su jefe Eisenhower, y su conversión en vicepresidente.

La sombra de las cinco de la tarde (la pobre apariencia del candidato pálido, hirsuto y desaliñado, en contraste con la telegénica buena forma del elegante y apuesto JFK durante el primer debate de los comicios presidenciales de 1960), pudo haber volcado un puñado de votos a favor del demócrata de Massachusetts en su apretado triunfo sobre Nixon. Transgrediendo todas las formas, cincuenta y seis años después, Trump se encargó de acosar –si se revisa el lenguaje corporal bravuconesco y su desempeño a la vista de [email protected] durante los debates, versión 2016– a su rival demócrata Clinton.

1962. No tendrán más a Dick Nixon, para que lo anden pateando. En el punto más bajo de su carrera hasta entonces, previo al tsunami de la renuncia a la presidencia que ganó en 1968 y que tuvo que abandonar en 1974, el candidato perdedor de la justa por la gubernatura de su estado natal la emprende, como lo hacen hoy Trump y cía con sus ficticios Enemigos del Pueblo– en contra de los medios ‘adversarios’. Y que en el caso del actual titular del Poder Ejecutivo, no siguen la línea de partido republicana.

1968. Sock it to ME!? Efímera aparición del candidato Nixon en el programa cómico Laugh-In!, que hizo época durante los años sesenta. Trump fue amo de la televisión, la radio talk-in y sobre todo los medios digitales y las redes durante su ascenso incontenible a la presidencia.

1971 al 73. La voz de un Dick Nixon paranoico y desatado. Las cintas magnetofónicas secretas, grabadas por orden del presidente en su despacho de la Casa Blanca, lo condenaron a abandonar ignominiosamente la presidencia y dejar en su lugar a Gerald R. Ford (1913-2006), único titular que no ha sido electo al cargo.

  1. Explicación no pedida I’m not a crook. No soy un corrupto. Tricky Dick: conferencia de prensa convocada en Walt Disney World [¡¡!!] en la ciudad de Orlando, Florida.

  1. La derrota. Fragmento del discurso donde Nixon renuncia a la presidencia.

Año 1977. El Único Interpretador Supremo. Si el presidente lo hace , no es ilegal. Como por arte de magia. Auge de la presidencia imperial, más allá de controles y contrapesos señalados en la constitución Americana. Planteamiento de Nixon en entrevista con el inglés David Frost que culmina, si esto es acaso posible, con la todavía más grotesca careta del trumpismo.

¿Tendrá Donald J. Trump, en la cúspide de su Hibris particular y como el modelo Richard Nixon en su momento, su Noche Triste o Waterloo televisiva norteamericana?

 

@alconsumidor

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte