Un Trump en miniatura. El caso de Paul Lepage - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Entropista
Por Daniel Gershenson
Me llamo Daniel Gershenson. A falta de un término más exacto, podría decirse que soy emprended... Me llamo Daniel Gershenson. A falta de un término más exacto, podría decirse que soy emprendedor social. Me dedico a temas que hasta hace poco: antes del advenimiento de las redes sociales según [email protected], se consideraban ociosos. Presido dos ONG sin fines de lucro desde mediados del 2006: ALCONSUMIDOR, y ALARBO, AC. (Leer más)
Un Trump en miniatura. El caso de Paul Lepage
El perfil y trayectoria de Paul LePage, gobernador constitucional de Maine, lo unen a largas listas de demagogos y farsantes acreditados, cuyas estupideces ocasionan daños incalculables a la convivencia social y a la salud y funcionamiento de las instituciones democráticas.
Por Daniel Gershenson
29 de agosto, 2016
Comparte
Foto: AP Photo / Robert F. Bukaty.

AP Photo / Robert F. Bukaty.

Para Paul Richard LePage, gobernador constitucional de Maine, con sus prejuicios arraigados y 67 años a cuestas, Self-made Man republicano, empresario exitoso y político surgido de la hiperconservadora vertiente del Té, un trumpetero modelo y acendrado racista gobernador de Maine, en Nueva Inglaterra (territorio del norteste de los Estados Unidos explorado por vikingos desde el siglo doce, y cuya población indígena fue violentamente desplazada -a lo largo de los siglos- por franceses, ingleses y norteamericanos; vigésima tercera entidad incorporada a la Unión Americana, en 1820, que aportará cuatro votos electorales -de un total de 538- en los comicios de noviembre próximo que definirán al sucesor/a de Barack Obama), una presidencia de Donald Trump sería la mejor noticia del mundo.

Foto Vía Ezilon

Foto Vía Ezilon

‘Dirigo’ (latín), el lema. Museo Estatal de Maine

‘Dirigo’ (latín), el lema. Museo Estatal de Maine

En el remoto caso que el magnate inmobiliario y criptofascista Donald Drumpf gane las elecciones presidenciales, este hombrecillo ignorante –verdadero especialista, como el abandenarado del GOP, en presumir su incontinencia verbal sin paralelo- se incorporaría al gabinete federal, con un puesto de alta responsabilidad. El infernal bromance entre ambos personajes es materia de reflexión parcial -y abierta burla- en diversos medios norteamericanos.

Con el candidato Trump, en evento de campaña

Con el candidato Trump, en evento de campaña

LePage ha sido electo dos veces gobernador de Maine, en contiendas de múltiples candidatos de todos las tendencias políticas (demócratas, socialistas, independientes), y sin necesidad de llegar a mayorías simples. En 2010 se impuso a su más cercano competidor por escasos siete mil quinientos votos; en 2014, la diferencia fue apenas dos mil quinientas boletas más amplia que cuatro años atrás.

Para Paul LePage, la abrumadora mayoría de las personas de color y los hispanos son un Enemigo -en mayúsculas- al que hay que combatir a balazos. Los que a su parecer invaden a la entidad, lo hacen para vender drogas desde Connecticut o Nueva York (‘… son tipos que se llaman D-Money, Smoothie, Shifty … antes de regresar a casa, impregnan a jóvenes blancas ’).

A Drew Gattine, legislador demócrata que tuvo el atrevimiento de criticar sus insultos racistas, LePage envió un fulminante mensaje de grotesca antología. Identificándose plenamente en su contestadora, lo retó para que su receptor compartiera su contenido (‘… quiero que grabes esto y lo circules, porque voy por ti’). ‘Desearía que hoy fuera 1825, para retar a duelo y descerrajarle un tiro a ese enano mocoso’, son expresiones adicionales -entregadas a la prensa- de su cosecha.

Obcecado negacionista de los efectos mortales de sustancias tóxicas en la salud de sus gobernados y el equilibrio ambiental -prohibidas en otros estados pero no en el que desgobierna- LePage externó a reporteros estatales que cubren temas de derechos humanos, que los integrantes de la Asociación Nacional para el Progreso afroamericana (NAACP) ‘podían besar mi trasero’.

Como nuestra actual jefa de Sedatu o Vicente Fox durante su sexenio (y después), para LePage la prensa que lo critica con fundamentos es abominable. Leer diarios en el estado de Maine es como pagarle a alguien para que te mientaReading. Expresó, en una reunión con jóvenes, su deseo de dispararle al cartonista George Danby, del Daily News de Bangor.

Las estulticias y obsesiones de LePage, como ocurrió en su momento con las aventuras y tropiezos discursivos del canadiense Rob Ford (ex concejal y luego alcalde de Toronto, fallecido por enfermedad a los 46 años, apenas en marzo de 2016), ya han trascendido las fronteras de Maine y de la Unión Americana.

LePage, en 1983: fase primeriza de empresario. Vía Portland Press Herald

LePage, en 1983: fase primeriza de empresario. Vía Portland Press Herald

Los datos de su biografía podrían haber sido extraídos de una novela victoriana: al estilo de un Charles Dickens actualizado, consignan que a muy temprana edad él (primogénito de una familia de dieciocho hijos) optó por fugarse de casa a los once años de edad para evitar los arranques cada vez más violentos, casi homicidas, de su padre; que vivió en la calle en épocas formativas de su vida; que fue bolero, lavaplatos y cargador entre otros oficios. Se matriculó en el colegio cuando pudo mejorar su manejo del inglés (su familia es de origen francocanadiense, y el francés fue su primer idioma), y obtuvo títulos universitarios que facilitaron su ingreso en la iniciativa privada.

La Anti Gaviota, Primera Dama de Maine. Boston Globe.

La Anti Gaviota, Primera Dama de Maine. Boston Globe.

A diferencia de la telenovelera Angélica Rivera, presunta prestanombres, actriz e inveterada inversionista inmobiliaria, Ann LePage parece ser una esposa encomiable. A sus 58 años, ella obtuvo un trabajo veraniego temporal. Es mesera en McSeagulls (Mac Gaviota), conocido restaurante local de pescados y mariscos en el balneario de Boothbay Harbor. Lo hizo para juntar recursos suficientes –si son de creerse estas razones, resumidas por el Boston Globe- y completar el pago de un auto que pertenecía a su difunta madre que vivió sus últimos días en la residencia del gobernador. Será hasta el mes de octubre cuando Ann LePage deje de atender mesas, regresando así a su actividad habitual como Primera Dama del estado.

Al pernicioso Tea Partier Paul LePage, que no por ley puede postularse para un tercer mandato, le quedan dos años de gestión como gobernador si no se impone Trump en noviembre, en Maine: por cierto, cuna y residencia principal de Stephen King, su habitante más famoso y testigo, con pleno conocimiento de causa, de los horrores reales del titular homófobo y racista del Ejecutivo.

El más loco. America’s Craziest Governor. AP Photo/Robert F. Bukaty.

El más loco. America’s Craziest Governor. AP Photo/Robert F. Bukaty.

El perfil y trayectoria de Paul LePage lo unen a largas listas de demagogos y farsantes acreditados, cuyas estupideces ocasionan daños incalculables a la convivencia social y a la salud y funcionamiento de las instituciones democráticas.

Los bufones Rosario Robles, Javier Duarte, Virgilio Andrade, Emilio Márquez, Fidel Herrera, Fox, Peña Nieto, Calderón, Elba Esther Gordillo, Ángel Aguirre, Graco Ramírez, Manuel Velasco y un elenco numerosísimo de candidatos mexicanos adicionales a la titularidad del casting hipotético para el rol del payasete It, inmortalizado por Stephen King (hijo predilecto y orgullo de Maine), no representan simples Emisarios del Pasado echeverrista. Son algo más grave: agobiantes pesadillas encarnadas. Pobladores burocráticos del presente y del futuro nacionales que se distinguen poco –prácticamente nada- de funcionarios cuya imbecilidad moral es tan evidente como la del zoquete, fanático y racista estadounidense Paul LePage.

Los periódicos son para matar moscas, y limpiar vidrios. La tesis plagiada del presidente es legítima. Grimm Reviewz

Los periódicos son para matar moscas, y limpiar vidrios. La tesis plagiada del presidente es legítima. Grimm Reviewz

 

 

@alconsumidor

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.