close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Evaluación y decisiones
Por CLEAR LAC - CIDE
En el Centro para el Aprendizaje en Evaluación y Resultados de América Latina y el Caribe, CLEA... En el Centro para el Aprendizaje en Evaluación y Resultados de América Latina y el Caribe, CLEAR LAC, nos dedicamos a promover la mejora de las políticas públicas mediante programas de formación en monitoreo y evaluación, investigación aplicada y difusión del conocimiento. CLEAR es una red global con seis centros en Asia, América y África, que promueve la toma de decisiones basadas en evidencia; buscamos que los gobiernos y las organizaciones mejoren su desempeño y logren mejores resultados para el beneficio de la población. CLEAR LAC es parte del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) desde 2012. (Leer más)
Crimen y carencias: de la política social y la inseguridad
¿Cómo se puede utilizar la investigación científica para exigir políticas públicas con mejores resultados en materia de inseguridad y violencia?
Por Gabriela Pérez Yarahuán
6 de noviembre, 2019
Comparte

La violencia y la inseguridad se encuentran entre los problemas que más agobian a la sociedad mexicana, y esto es cierto para los millones de padres que vemos a nuestros hijos salir a la escuela, en transporte público o privado, y para el empresario que aumenta la seguridad en su casa o negocio. El crimen y la delincuencia han sido, desde hace décadas, preocupaciones constantes y generalizadas. No sólo implican pérdidas de valiosas vidas humanas, también provocan que se deteriore la confianza y disminuya la interacción social, lo que lleva a efectos negativos sobre la actividad cultural y comunitaria, la participación política y el crecimiento económico.

La exigencia social para que se implementen políticas públicas efectivas ha estado presente en las múltiples marchas ciudadanas, las denuncias en redes sociales y todos los días en los medios de comunicación. Sin embargo, los sucesos en Culiacán y Chihuahua dejan patente que la acción del gobierno no ha sido efectiva.

Hoy existe un vasto acervo de investigaciones con diferentes enfoques disciplinarios que ponen a prueba diversas hipótesis sobre las causas que originan comportamientos violentos y sobre el tipo de programas que generan buenos resultados para prevenirlas. ¿Cómo se puede utilizar la investigación científica para exigir políticas públicas con mejores resultados en materia de inseguridad y violencia?

Una de las principales apuestas de la actual administración es garantizar empleo, educación, salud y bienestar (Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024). En términos generales, nadie podría estar en desacuerdo con estos objetivos. El supuesto fundamental es que tener empleo, educación, atención médica y bienestar en general evitará que los jóvenes incurran en comportamientos delictivos, y ello disminuirá la incidencia del crimen. Sin embargo, Steven Levitt ha mostrado de manera convincente que una de las mayores motivaciones de los jóvenes para incurrir en actividades criminales, a pesar del riesgo que conllevan, tiene que ver con sus expectativas de ingreso y ascenso al entrar en una organización delictiva, que superan por mucho las que tiene la población joven en promedio. Esto es particularmente relevante cuando se trata de poblaciones en pobreza, pero más aún cuando el acceso a oportunidades reales de ascenso social es mínimo. Es decir, mientras la movilidad social y la igualdad de oportunidades no mejore en el país, tampoco disminuirá la violencia ni el crimen.

La política social de la actual administración se ha enfocado particularmente en transferencias monetarias no condicionadas para el bienestar de diversos grupos de la población: jóvenes, adultos mayores, madres trabajadoras, agricultores, etc. La evidencia disponible sobre programas de transferencias señala, por una parte, que los programas de transferencias monetarias condicionadas tienen efectos positivos en la disminución de la actividad criminal y, por el otro, que programas de transferencias no condicionadas tienen el efecto contrario. La explicación de esta diferencia en resultados radica en que los condicionamientos generan interacciones sociales con otras familias en circunstancias similares, con los operadores de los programas y con las personas o colectivos que prestan los servicios de educación y salud. Estas interacciones generan conocimiento y cercanía con miembros de la comunidad que inhiben acciones criminales.

Uno de los requisitos para que los programas de transferencias monetarias puedan tener efectos positivos en la disminución de actividades delictivas es que su focalización sea adecuada. Esto quiere decir que existan parámetros transparentes, objetivos y puntuales para seleccionar a las personas que recibirán estos programas, pero también que estos parámetros sean aceptados como legítimos para la comunidad.

En materia de inseguridad y violencia, los ciudadanos debemos exigir que las decisiones sobre política social se justifiquen considerando la evidencia disponible sobre las causas de la incidencia delictiva y los efectos que pueden tener los programas sociales que pretenden abatirla. Las buenas intenciones no son suficientes si la acción gubernamental no logra resultados.

* Gabriela Pérez Yarahuán (@gabypyarahuan) es doctora en Políticas Públicas por la Universidad de Chicago, es directora regional de @clear_lac y profesora investigadora asociada del @CIDE_MX.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.