De la efectividad de las vacunas a la efectividad de los candidatos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Evaluación y decisiones
Por CLEAR LAC - CIDE
En el Centro para el Aprendizaje en Evaluación y Resultados de América Latina y el Caribe, CLEA... En el Centro para el Aprendizaje en Evaluación y Resultados de América Latina y el Caribe, CLEAR LAC, nos dedicamos a promover la mejora de las políticas públicas mediante programas de formación en monitoreo y evaluación, investigación aplicada y difusión del conocimiento. CLEAR es una red global con seis centros en Asia, América y África, que promueve la toma de decisiones basadas en evidencia; buscamos que los gobiernos y las organizaciones mejoren su desempeño y logren mejores resultados para el beneficio de la población. CLEAR LAC es parte del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) desde 2012. (Leer más)
De la efectividad de las vacunas a la efectividad de los candidatos: el mercado de evidencia para decidir
Ante las elecciones más grandes de la historia, es indispensable que la ciudadanía cuente con la información y evidencia necesaria para evaluar las propuestas de los candidatos.
Por Thania de la Garza y Alonso de Erice
22 de abril, 2021
Comparte

En este espacio se ha conversado ampliamente sobre la importancia del uso de evidencia para la toma de decisiones y, específicamente en la columna Evidencia para navegar la incertidumbre y combatir la desconfianza publicada en agosto pasado, sobre su creciente rol dentro de la comunicación entre sociedad y gobierno en el contexto de la pandemia. Entendemos por evidencia el conjunto de información disponible, generada de manera creíble y rigurosa, para apoyar una afirmación. 

Frente a la crisis que seguimos atravesando por la pandemia generada por el virus SARS-CoV2, no debemos dejar de lado la ventana de oportunidad que este contexto abrió para que el debate público se nutriera cada vez más en el uso de datos y evidencia, y que incluso se avanzara hacia su exigencia como parte de lo cotidiano. Ya sea para la medición de la efectividad de una vacuna o para la cuantificación del impacto de las medidas de distanciamiento social, la generación de evidencia y su uso nos permiten mejorar las decisiones que como gobierno y sociedad tomamos día con día. Un efecto positivo de la pandemia ha sido la exigencia por más y mejor evidencia, de forma aparentemente más sistemática que en años anteriores; se debe impulsar que esta demanda trascienda las fronteras de la salud y se haga presente en el terreno electoral. Pero ¿con base en qué evidencia decidimos por quién votar? ¿Qué evidencia necesitamos? ¿Quién nos la debería dar? ¿Su generación es responsabilidad de quienes votan o de quienes son votados?

Desde el siglo pasado los procesos de democratización en la región estuvieron acompañados de una narrativa sustentada en la construcción de mecanismos de rendición de cuentas, transparencia en el uso de recursos públicos y promoción del “voto informado”. Mientras que para los primeros aspectos la tarea estaba a cargo de instituciones públicas y del congreso –aunque impulsado consistentemente por la sociedad civil–, el ejercicio del voto informado puso parte de la responsabilidad directamente en los ciudadanos. Ese último elemento produjo en México numerosas campañas sobre el voto informado que hasta la fecha son considerados como instrumentos valiosos para la toma de decisiones de las y los ciudadanos y se siguen realizando en diferentes formas. Basta con recordar algunos ejemplos como la plataforma Voto Informado (UNAM), las tareas de fact checking de Verificado, la iniciativa ciudadana #3de3 y el Sabueso de Animal Político, entre otras.

Si bien es un error asumir que el grueso de la responsabilidad sobre el voto informado debería recaer en la ciudadanía, colocar al votante como el oferente de evidencia demuestra que el error se ha cometido. El voto informado no debe depender únicamente de que las personas ingresen a consultar las listas de asistencia de la Cámara de Diputados, el número de promesas cumplidas por quienes son ahora candidatos (o por los partidos a los que representan) o que diseñen indicadores de desempeño de sus representantes. Como resultado de la exigencia del votante en su rol de demandante de evidencia, las tareas de comunicación política y transparencia deberían surgir desde las instituciones públicas, sean organismos estatales, partidos políticos o candidaturas independientes. A esto se le pueden sumar los esfuerzos desde los medios de comunicación, ejerciendo un compromiso claro con el uso de información fidedigna y una difusión responsable. 

En vísperas de las elecciones más grandes en la historia de México, donde se votará por más de 20 mil cargos de elección popular, y con la posibilidad de reelección por primera vez para cargos legislativos a nivel federal, es indispensable que la ciudadanía cuente con medios accesibles que acerquen la información y evidencia necesaria para evaluar las propuestas disponibles y el desempeño de sus representantes. En este sentido, desde la ciudadanía, debemos demandar a los partidos políticos y sus candidatos que asuman el rol de oferentes y se presenten con propuestas basadas en evidencia. 

Nutrir a la política de evidencia está en el mejor interés de todas y todos, para que cada vez más nos encaminemos a que, sin importar el color o la camiseta de temporada, los proyectos políticos poco a poco estén más orientados a resultados en las condiciones de vida de la población, aseguren su viabilidad y sean sensibles a los contextos en donde se buscan implementar. Por otra parte, una comunicación política desde el uso de la evidencia tiene el potencial de afianzar una constante pedagogía política y, por lo tanto, apoyar en la garantía del ejercicio de nuestros derechos políticos. 

La pandemia contribuyó a popularizar el mercado de la evidencia, pues logró que un mayor número de personas se interesara en encontrarlo y entrar en él. El proceso electoral se presenta como una oportunidad para que, en el doble rol de oferentes y demandantes, la ciudadanía no solo busque evidencia sobre la efectividad de las vacunas sino también sobre la de los candidatos.  

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.