ENCOVID-19 Infancia: la importancia de conocer las afectaciones de los hogares con niños - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Evaluación y decisiones
Por CLEAR LAC - CIDE
En el Centro para el Aprendizaje en Evaluación y Resultados de América Latina y el Caribe, CLEA... En el Centro para el Aprendizaje en Evaluación y Resultados de América Latina y el Caribe, CLEAR LAC, nos dedicamos a promover la mejora de las políticas públicas mediante programas de formación en monitoreo y evaluación, investigación aplicada y difusión del conocimiento. CLEAR es una red global con seis centros en Asia, América y África, que promueve la toma de decisiones basadas en evidencia; buscamos que los gobiernos y las organizaciones mejoren su desempeño y logren mejores resultados para el beneficio de la población. CLEAR LAC es parte del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) desde 2012. (Leer más)
ENCOVID-19 Infancia: la importancia de conocer las afectaciones de los hogares con niños
La ENCOVID-19 Infancia nos ha dado información clave sobre cómo el COVID-19 afecta a la infancia que nos permitirá desarrollar recomendaciones y acciones de mitigación que permitan hacer frente a esta amenaza a corto, mediano y largo plazo.
Por Catalina Gómez
6 de noviembre, 2020
Comparte

La encuesta ENCOVID-19 surge como respuesta a un desafío impuesto por el COVID-19: la carencia de información que permita tomar decisiones basadas en evidencia, según se narra en esta columna del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Equidad (Equide) de la Universidad Iberoamericana. Para complementar ese esfuerzo, desde UNICEF planteamos realizar la ENCOVID-19 Infancia, dirigida a generar datos que permitan conocer la situación de la infancia y adolescencia en el contexto de la pandemia.

¿Que el COVID-19 no afecta a la infancia?

La recesión económica de 2008 mostró que, aunque una crisis no esté focalizada en las niñas, los niños y adolescentes, no por ello deja de impactarles en cuanto a su desarrollo y bienestar, ya que sus efectos directos e indirectos pueden contribuir a perpetuar ciclos de pobreza y desigualdad que por años se ha buscado reducir.

Dado que niñas, niños y adolescentes tienen un menor índice de prevalencia de COVID-19, al principio de la pandemia se desestimó el impacto que tendría sobre ellos. Sin embargo, este grupo etario sí comenzó a resentir otros efectos: el confinamiento cerró las escuelas, afectó el ingreso disponible de los hogares, redujo la cantidad de alimentos saludables disponibles e incrementó el estrés en sus familias.

Luego de conocer los resultados de la primera ENCOVID-19 en mayo de 2020, desde UNICEF reconocimos el valor de la implementación de una encuesta representativa a nivel nacional que lograra capturar cómo las familias estaban siendo afectadas por la pandemia y de ahí surgió ENCOVID-19 Infancia con el propósito de ahondar en las afectaciones que ha generado el COVID19 en los hogares con niñas, niños y adolescentes. Esta versión de la encuesta comenzó a implementarse a partir de mayo 2020 y se mantendrá hasta el primer semestre de 2021.

¿Qué dicen los hallazgos de la ENCOVID-19 Infancia?

El panorama que hasta ahora muestra la encuesta no es muy alentador, pues los hogares con niñas, niños y adolescentes presentan una desventaja significativa en comparación con los integrados exclusivamente por adultos, por diferentes razones.

En el país, la composición de los hogares con niños es de 4.9 integrantes en promedio, comparado con 2.6 en los integrados por adultos; un mayor número de integrantes significa que las presiones económicas dentro de las familias son mayores, particularmente si varios de ellos no perciben un ingreso. También, en los hogares con niños hay un mayor grado de ocupación informal (56% frente a 48% de hogares compuestos de sólo adultos). Estas características en hogares con niños implican que la desocupación y el desempleo los afectan en mayor medida, puesto que limitan el ingreso familiar y la posibilidad de cubrir las necesidades básicas.

Una consecuencia directa de esta reducción del ingreso, según los hallazgos hasta julio de 2020, es que la seguridad alimentaria va en descenso, lo cual significa que la proporción de hogares con niños que cuenta con acceso seguro a alimentos sanos, nutritivos y en cantidad adecuada es menor que los hogares que solo tienen adultos (21% en comparación a 33%).

El confinamiento ha traído otros problemas adjuntos. En estos meses, se registra un deterioro de la salud mental en los hogares: más del 30% de la población presentó síntomas severos de ansiedad, por ejemplo. Sin embargo, el porcentaje de personas con síntomas severos es mayor en los hogares con niños, especialmente cuando tienen dos o más hijos, que en otros hogares (35% respecto al 27%). La ENCOVID-19 Infancia también resalta que la salud durante la primera infancia se ha descuidado, ya que casi el 40% de los hogares entrevistados reportaron haber dejado de vacunar a los niños durante la contingencia o sólo haber aplicado algunas vacunas.

Otro problema grave es el rezago educativo. El cierre físico de las escuelas ha creado dificultades adicionales a las familias, y la falta de recursos para el seguimiento de las clases, como la carencia de internet por ejemplo, llevó a que durante el cierre del ciclo escolar 2019-2020 uno de cada seis niños de menores recursos no tomó clases a distancia, algo que puede incrementar el rezago educativo y/o la deserción escolar en este grupo.

Si bien es cierto que las familias con niños reciben apoyos gubernamentales en mayor medida que las que no los tienen y uno de cada dos hogares con niñas y niños de menor nivel socioeconómico recibe asistencia a través de algún programa social,  atender a la proporción de la población de menores recursos que declara todavía no recibir apoyos es una tarea pendiente en México.

¿Qué sugiere UNICEF ante la persistencia de la pandemia?

La ENCOVID-19 Infancia nos ha dado información clave sobre cómo el COVID-19 afecta a la infancia que nos permitirá desarrollar recomendaciones y acciones de mitigación que permitan hacer frente a esta amenaza a corto, mediano y largo plazo.

UNICEF propone, entre otras medidas, la expansión de programas de protección social y bienestar, tanto transferencias monetarias como asistencia alimentaria, para que más familias puedan cubrir sus necesidades básicas, y acceder a una adecuada alimentación, particularmente en el caso de las mujeres embarazadas y los niños y niñas en su primera infancia.  En el caso de las transferencias monetarias, UNICEF aconseja que se complementen con información sobre cuidado personal en el contexto de COVID-19, prácticas de crianza y cuidado de niñas, niños y adolescentes, promoción de la vacunación y de la lactancia materna, etc.

UNICEF propone también que la formulación de políticas públicas de salud incluya la ampliación de la atención psicosocial a familias, con el fin de combatir los altos niveles de ansiedad y estrés causados por la pandemia, padecimientos que están afectando a adultos y niños, y potencialmente aumentando la violencia intrafamiliar.

En cuanto a la educación de niñas, niños y adolescentes, tema que desde antes de la pandemia tenía asignaturas pendientes, en el caso de la educación a distancia, UNICEF recomienda asegurar que las poblaciones con acceso limitado a televisión o internet vean cubierta esa necesidad con carácter de urgencia. Asimismo, la organización aconseja esfuerzos adicionales para que los maestros acompañen más cercanamente a los alumnos durante el aprendizaje en casa, como forma de prevenir una posible deserción escolar; todo esto con el fin de evitar que se profundicen los rezagos educacionales que perpetúan la pobreza y desigualdad en el país.

UNICEF ha compartido con las autoridades nacionales tanto los aprendizajes que emanan de ENCOVID-19 Infancia, como las propuestas anteriores, reiterando nuestra disponibilidad de apoyar los esfuerzos de México por asegurar el cumplimiento de los derechos de la infancia en el contexto de la pandemia.

* Catalina Gómez es Jefa de Política Social de UNICEF México [email protected]

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.