close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Evaluación y decisiones
Por CLEAR LAC - CIDE
En el Centro para el Aprendizaje en Evaluación y Resultados de América Latina y el Caribe, CLEA... En el Centro para el Aprendizaje en Evaluación y Resultados de América Latina y el Caribe, CLEAR LAC, nos dedicamos a promover la mejora de las políticas públicas mediante programas de formación en monitoreo y evaluación, investigación aplicada y difusión del conocimiento. CLEAR es una red global con seis centros en Asia, América y África, que promueve la toma de decisiones basadas en evidencia; buscamos que los gobiernos y las organizaciones mejoren su desempeño y logren mejores resultados para el beneficio de la población. CLEAR LAC es parte del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) desde 2012. (Leer más)
¿Estudiar o trabajar? El dilema de los jóvenes y la 4T
La diferencia entre los dos programas insignia de este gobierno, de $1,200 al mes, podría ser lo suficientemente grande como para incentivar a muchos jóvenes a optar por hacer sus prácticas en lugar de estudiar.
Por CLEAR LAC - CIDE
15 de agosto, 2019
Comparte

Por: Erick Herrera (@equidistando08) y Oliver Peña-Habib (@oliverph)

En principio, parecería una buena idea de política pública apoyar a los jóvenes para que realicen prácticas profesionales y para que estudien una carrera. Esto ha hecho la cuarta transformación mediante dos de sus programas insignia: Jóvenes Construyendo el Futuro, que apoya a jóvenes que no estudian ni trabajan para que hagan sus prácticas en centros de trabajo, y Jóvenes Escribiendo el Futuro, que ofrece una beca mensual a estudiantes de educación superior.

El problema está en los detalles. Jóvenes Construyendo ofrece un apoyo de $3,600 mensuales durante un año, mientras que Jóvenes Escribiendo da una beca de $2,400 mensuales. La diferencia entre uno y otro apoyo, de $1,200 al mes, podría ser lo suficientemente grande como para incentivar a muchos jóvenes a optar por hacer sus prácticas en lugar de estudiar.

En México, la gente con educación superior tiene un ingreso, en promedio, de más del doble que la gente con educación media superior.1 De los 900,000 practicantes inscritos en Jóvenes Construyendo el Futuro, 78 % tiene una escolaridad de nivel medio superior o menor.2 No puede descartarse la posibilidad de que el programa esté fomentando que muchos jóvenes sin estudios universitarios se inicien en una vida laboral que, si no se complementa con más educación, probablemente no mejorará de manera sustancial su ingreso ni su bienestar en el largo plazo. Además, los datos sugieren que una vez que los jóvenes abandonan la escuela, muy rara vez llegan a continuar su educación más tarde.3

En este sentido estos dos programas que por separado parecerían ser buenas iniciativas, cuando se implementan en conjunto podrían estar generando lo que en ciencias sociales se conoce como “incentivos perversos”, es decir, estímulos que terminan teniendo consecuencias no deseadas.

Más aún, es mucho más fácil acceder a las prácticas profesionales que a las becas de educación superior, como se observa en los siguientes mapas. Mientras que Jóvenes Construyendo llegó a 900,000 practicantes este año y se encuentra en 95 % de los municipios del país, las becas de Jóvenes Escribiendo están topadas a 300,000, y las instituciones que las otorgan se encuentran en apenas 10 % de los municipios.4 Actualmente, los dos programas operan simultáneamente en 238 municipios que concentran a más de 13 millones de jóvenes de entre 15 y 29 años. De ellos, los más vulnerables podrían estar expuestos a este incentivo perverso, pues los jóvenes que no estudian ni trabajan se encuentran en los menores deciles de ingreso.5

Jóvenes construyendo el futuro

Adicionalmente, el diseño de estos programas no atiende las mayores desventajas que enfrentan las mujeres. La proporción de mujeres que no estudian ni trabajan es mucho mayor que la de hombres, lo cual está asociado a factores como el embarazo adolescente, el matrimonio precoz y el cuidado del hogar,6 además de que en su vida diaria las mujeres realizan muchas más actividades no remuneradas que los hombres.

Pese a ello, los apoyos de los programas no son diferenciados por sexo y, además, se han cancelado programas eficaces como el de Estancias Infantiles, que tenía resultados comprobados de favorecer la inclusión laboral de las mujeres.7

¿No podrían explorarse sinergias entre estos dos programas? ¿No podrían ofrecerse, por ejemplo, prácticas profesionales pagadas de medio tiempo condicionadas a que el practicante continúe sus estudios? ¿O un monto mayor para los jóvenes que se comprometan a trabajar y estudiar al mismo tiempo?

Hasta ahora, no tenemos una explicación de por qué el gobierno parece querer incentivar más las prácticas profesionales que la educación. Estos dos programas, implementados en conjunto, podrían llegar a ser contraproducentes, por lo menos para los jóvenes para los que los $1,200 de diferencia pueden afectar las decisiones que toman sobre su futuro (que se encuentran entre los jóvenes más vulnerables).

Para comprobar que Jóvenes Construyendo el Futuro tiene efectos positivos sobre los practicantes, y que no los incentiva a disminuir su escolaridad y su ingreso futuro, necesitaremos contar con evidencia rigurosa del impacto de este programa, especialmente en el largo plazo. Sin esta pieza clave, difícilmente sabremos los resultados de la apuesta de la 4T por los jóvenes.

* Erick Herrera es gerente de proyectos en CLEAR LAC. Oliver Peña-Habib es director de Evaluación y Análisis en CLEAR LAC y profesor asociado del CIDE.

 

1 OCDE, Panorama de la educación, 2017.

2 Página web de Jóvenes Construyendo el Futuro.

3 De Hoyos et al., Ninis en América Latina, 2016.

4 Datos obtenidos de la página web de Jóvenes Construyendo. Para Jóvenes Escribiendo, se buscaron los municipios en donde se ubican las universidades prioritarias de la primera etapa de selección del programa (normales rurales, interculturales y agrarias, y universidades Benito Juárez), pues sólo éstas otorgan la beca a la totalidad de sus estudiantes.

5 Novella et al., Millennials en América Latina y el Caribe: ¿trabajar o estudiar?, 2018. La cifra de los más de 13 millones corresponde a datos del INEGI del censo de 2010. Aunque la edad para ser elegible a Jóvenes Construyendo el Futuro es entre 18 y 29 años, incluimos los jóvenes desde los 15 años por los grupos de edad del censo y porque están próximos a tomar la decisión de trabajar o estudiar.

6 Eva Arceo-Gómez, “Becarios, sí; ninis, no”, 2018.

7 Gabriela Calderón, “The Effects of Child Care Provision in Mexico”, 2014.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.