Los compromisos de la evaluación de políticas - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Evaluación y decisiones
Por CLEAR LAC - CIDE
En el Centro para el Aprendizaje en Evaluación y Resultados de América Latina y el Caribe, CLEA... En el Centro para el Aprendizaje en Evaluación y Resultados de América Latina y el Caribe, CLEAR LAC, nos dedicamos a promover la mejora de las políticas públicas mediante programas de formación en monitoreo y evaluación, investigación aplicada y difusión del conocimiento. CLEAR es una red global con seis centros en Asia, América y África, que promueve la toma de decisiones basadas en evidencia; buscamos que los gobiernos y las organizaciones mejoren su desempeño y logren mejores resultados para el beneficio de la población. CLEAR LAC es parte del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) desde 2012. (Leer más)
Los compromisos de la evaluación de políticas
La evaluación no es un ejercicio frío con aspiraciones incontestables y carente de posicionamientos sociales. En principio, la evaluación de políticas es un quehacer enraizado en valores democráticos y republicanos.
Por Emil Salim Miyar
5 de agosto, 2021
Comparte

La evaluación de políticas públicas generalmente es considerada como un trabajo frío, técnico e incluso árido. Muchos la vinculan casi exclusivamente con los métodos cuantitativos y con el paradigma híper empirista que defiende verdades objetivas e infalibles. Sin embargo, una mirada atenta al desarrollo histórico de la evaluación en diferentes lugares revela una realidad mucho más compleja. El contraste entre la realidad y el discurso sobre la evaluación es evidente, pues la evaluación no es un ejercicio frío con aspiraciones incontestables y carente de posicionamientos sociales. En principio, la evaluación de políticas es un quehacer enraizado en valores democráticos y republicanos.

Un breve recuento de la función de la evaluación de políticas públicas en Estados Unidos servirá para ilustrar el valor democrático que enarbola. Una de las características fundamentales de la democracia es la división del poder. El desarrollo de la disciplina evaluativa en Estados Unidos hace patente que la evaluación de programas favorece la división del poder, en este caso entre el legislativo y el ejecutivo. De acuerdo con Eleanor Chelimsky 1, la evaluación de políticas públicas en Estados Unidos está inserta en la lógica de supervisión legislativa sobre el poder ejecutivo, particularmente porque el Congreso tiene facultades para limitar el gasto federal y para investigar cómo se ha implementado la legislación.

La vigilancia que permite realizar la evaluación de políticas no termina con la supervisión del legislativo sobre el ejecutivo. Chelimsky resalta el papel del pueblo como vigilante último de las acciones del gobierno en su conjunto 2. En ese sentido, la evaluación pone en circulación insumos que no se limitan a las actividades políticas institucionales, pues proporciona herramientas a disposición de todos los interlocutores del debate público.

Adicionalmente, Robert Dahl subrayó que el acceso a fuentes alternativas de información es una de las instituciones indispensables para la existencia de la democracia a larga escala. Las fuentes alternativas pueden ser provistas por otros ciudadanos, medios de comunicación, expertos y, por qué no, organismos públicos autónomos o descentralizados. El acceso a fuentes alternativas e independientes de información, que descansa en la libertad de expresión, posibilita la “comprensión ilustrada” de la ciudadanía acerca de los gobiernos y sus políticas. Los reportes de evaluación constituyen una fuente alternativa de información de las acciones gubernamentales, particularmente cuando son reportes independientes.

En este sentido, es importante destacar el papel de instituciones como el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) en México, que presenta informes evaluativos de manera independiente y resalta áreas de oportunidad, recomendaciones de mejora de las políticas y evidencia sobre la evolución de la pobreza en México. Sin lugar a dudas, la información que provee el CONEVAL contribuye a fortalecer el debate público, pues ofrece información cuidadosamente elaborada, y puede fortalecer la “comprensión ilustrada” de la ciudadanía mexicana más allá de los discursos y las intenciones políticas de los gobernantes.

Es importante destacar la coyuntura que dio origen al CONEVAL para comprender cómo la evaluación cristaliza valores republicanos. Me refiero a la tradición republicana clásica, aquella que busca el desarrollo de instituciones encaminadas a generar igualdad sustantiva entre ciudadanos de distinto origen social. El CONEVAL se instituyó por medio de la Ley General de Desarrollo Social de 2004, en un escenario de gobierno dividido, cuando el ejecutivo representaba a un partido distinto al de la mayoría de los legisladores. Las diferencias partidistas pudieron conducir al desarrollo de la evaluación como un mecanismo de control del ejecutivo.

Sin embargo, el control funcionó como un regalo griego. Aquello que pretendía ser una herramienta de supervisión, terminó institucionalizando el desarrollo social como una política de Estado en México. Las principales funciones del CONEVAL son coordinar la evaluación de los programas que articulan la política de desarrollo social y la medición multidimensional de la pobreza. El compromiso fundamental del CONEVAL, más allá de su trabajo técnico, es evidente: generar información para encaminar las acciones de gobierno hacia la igualdad ciudadana.

Más allá de prejuicios y lugares comunes, después de este breve recorrido es posible afirmar que la labor evaluativa en el ámbito de las políticas públicas encarna valores democráticos –el fortalecimiento de la división de poder y la generación de fuentes alternativas de información– y republicanos –la lucha por la igualdad sustantiva–. La evaluación no es un ejercicio neutral, sino uno profundamente comprometido con la democracia y la república. Uno de los retos de la evaluación es fortalecer la comunicación de sus hallazgos para tener mayor penetración en la opinión pública. Hoy, 5 de agosto de 2021, CONEVAL publica la medición de la pobreza 2018-2020 en México. Es importante desmenuzar y discutir la evidencia del documento para fortalecer nuestra república democrática.

* Emil Salim Miyar (@emilsalimmiyar) es Coordinador de Capacitación y Comunicación en CLEAR LAC.

 

1 y 2 Chelimsky, E. (2015), Los propósitos de la evaluación en una sociedad democrática, en Pérez Yarahuán, G. y Maldonado Trujillo, C., Antología sobre evaluación. La construcción de una disciplina. CIDE-CLEAR LAC, págs. 212 y 213.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.