¿Será cierto, como dice el Maestro Tabárez, que el camino es la recompensa? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Evaluación y decisiones
Por CLEAR LAC - CIDE
En el Centro para el Aprendizaje en Evaluación y Resultados de América Latina y el Caribe, CLEA... En el Centro para el Aprendizaje en Evaluación y Resultados de América Latina y el Caribe, CLEAR LAC, nos dedicamos a promover la mejora de las políticas públicas mediante programas de formación en monitoreo y evaluación, investigación aplicada y difusión del conocimiento. CLEAR es una red global con seis centros en Asia, América y África, que promueve la toma de decisiones basadas en evidencia; buscamos que los gobiernos y las organizaciones mejoren su desempeño y logren mejores resultados para el beneficio de la población. CLEAR LAC es parte del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) desde 2012. (Leer más)
¿Será cierto, como dice el Maestro Tabárez, que el camino es la recompensa?
Las agencias especializadas en la evaluación de políticas públicas constituyen, sobre todo, una oportunidad para mejorar las capacidades estatales y construir políticas de calidad a largo plazo.
Por Leopoldo Font
4 de noviembre, 2021
Comparte

En 2015 escribíamos el informe de Uruguay para la publicación Panorama de los sistemas nacionales de monitoreo y evaluación en América Latina,1 y lo titulábamos «Pequeños pasos, grandes movimientos». Uruguay estaba en pleno proceso de consolidación de un sistema que parecía que perduraría. Estábamos muy entusiasmados, ya que desde los orígenes de la red de evaluadores y evaluadoras promovíamos una cultura de evaluación, por entenderla indisolublemente ligada a la calidad democrática.

En esa dirección, desde el organismo correspondiente se realizó en mayo de 2016 un taller de desarrollo de capacidades en monitoreo y evaluación y en setiembre de 2017 un plan nacional de desarrollo de capacidades para el monitoreo y la evaluación (DCME). Sin embargo, en el contexto de hoy, aquel informe habría que titularlo «Pequeños movimientos, grandes pasos».

En el año 2020, la ley 19889, en su artículo 305, creó la Agencia de Monitoreo y Evaluación de Políticas Públicas, y ello significó un gran paso para el sistema de evaluación en Uruguay, donde no existe una normativa que regule la evaluación del conjunto de la política pública a nivel nacional. Así, con la creación de la Agencia es posible pensar que toda la normativa dispersa logrará formar un ecosistema de evaluación que nos permitirá alcanzar mejores resultados en el mediano plazo.

Sin embargo, existe una legislación que atribuye poderes de evaluación a algunas agencias estatales. Este es el caso de la Oficina de Planificación y Presupuesto (OPP), el Instituto Nacional de Evaluación de la Educación (INEEd), el Ministerio de Desarrollo Social (MIDES) y la propia agencia recientemente creada en el ámbito de la Presidencia de la República.

Cada organismo prioriza el desempeño de la evaluación en sus áreas de especialización, y la OPP, como organización transversal, además de realizar evaluaciones trabaja en la institucionalización y promoción de una cultura estatal de evaluación.

La Agencia se constituye así con el cometido principal de «realizar el monitoreo y la evaluación de las políticas públicas que fije el Poder Ejecutivo, como forma de maximizar la eficiencia administrativa, a cuyo efecto actuará con autonomía funcional e independencia técnica».

Si bien es un gran paso, nos resulta de todas formas insuficiente centrar el cometido en la maximización de la eficiencia administrativa. La calidad del gasto es sin dudas un enfoque de gestión pública a seguir, pero la eficiencia administrativa no debe estar en el centro de la evaluación. Lo importante en una evaluación son tanto los procesos como sus resultados, y obviamente estos deben obtenerse con una buena gestión de los recursos.

Compartimos con CIPPEC que las agencias especializadas en la evaluación de políticas públicas constituyen, sobre todo, una oportunidad para mejorar las capacidades estatales y construir políticas de calidad a largo plazo. Las evaluaciones deben generar conocimiento y aprendizajes sobre lo que funciona bien y lo que no; para tomar mejores decisiones sobre las intervenciones estatales que afectan la vida de las personas. Porque el centro de las políticas públicas y, por ende, el centro de la evaluación, tiene que estar orientado a la calidad democrática y a la calidad de vida de las personas.

Y nos resulta cuestionable, por decir lo menos, que se haga referencia a la autonomía funcional e independencia técnica cuando la dirección de la agencia es nombrada por el presidente de la República. Existen muchos modelos, pero, para que una agencia de evaluación sea creíble, debe ser realmente independiente.

Al ser extremadamente insuficiente la práctica de la evaluación, tiene poco sentido hablar de su enfoque de género o de derechos y, mucho menos, hablar de la participación de las organizaciones de la sociedad civil tanto en el diseño como en el seguimiento y la evaluación de las políticas, pero estos asuntos no pueden quedar por fuera de la agenda de la nueva agencia.

Por lo dicho, suena muy bien contar con una agencia. Lamentablemente no tiene definida aún una forma operativa ni está reglamentado su funcionamiento. Un gran paso, pero pocos movimientos que den claridad hacia dónde se encamina la evaluación de políticas públicas en el Uruguay.

Como dice el Maestro Tabárez, director técnico de la selección de futbol de Uruguay, el camino es la recompensa. ¿Será este el caso? ¿Lograremos en Uruguay mejorar la calidad democrática, la calidad de vida de las personas, haciendo evaluaciones de calidad? ¿Será este camino (algo sinuoso) lo que nos lleve a ese lugar?

Ya ha pasado más de un año desde la creación de la agencia y al momento se han dejado de realizar evaluaciones; esta agencia aún no está operativa y son muy pocos los movimientos que se ven. Apenas se ha designado su dirección ejecutiva. Es hora de actuar.

* Leopoldo Font es Vicerrector de Desarrollo de la Universidad CLAEH, coordinador de la Red uruguaya de evaluadores y evaluadoras y profesor de la Universidad de la República. Es miembro de la UIM. Fue miembro del Comité Ejecutivo de la ReLAC. Editor asociado de Cuadernos del Claeh N°112 que tuvo como temática, justamente, «Evaluación y desarrollo sostenible».

 

 

1 Disponible aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.