close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Evaluación y decisiones
Por CLEAR LAC - CIDE
En el Centro para el Aprendizaje en Evaluación y Resultados de América Latina y el Caribe, CLEA... En el Centro para el Aprendizaje en Evaluación y Resultados de América Latina y el Caribe, CLEAR LAC, nos dedicamos a promover la mejora de las políticas públicas mediante programas de formación en monitoreo y evaluación, investigación aplicada y difusión del conocimiento. CLEAR es una red global con seis centros en Asia, América y África, que promueve la toma de decisiones basadas en evidencia; buscamos que los gobiernos y las organizaciones mejoren su desempeño y logren mejores resultados para el beneficio de la población. CLEAR LAC es parte del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) desde 2012. (Leer más)
¿Transformación sin mujeres? La falta de enfoque de género en los programas de la 4T
Una de las principales críticas a Jóvenes Construyendo el Futuro y Sembrando Vida es que no reconocen las diferencias entre los hombres y las mujeres que constituyen su población objetivo.
Por Karla Pinel y Ulises Vera
10 de octubre, 2019
Comparte

La administración encabezada por Andrés Manuel López Obrador trajo consigo nuevos programas sociales y, con ello, la cancelación de otros que fueron reemplazados por una nueva lógica de política pública. Si bien estos nuevos programas tienen ambiciones de llegar a una cobertura masiva en la mayor parte del territorio mexicano, no siempre cuentan con elementos en su diseño que atiendan las desventajas sistemáticas que enfrentan las mujeres.

Entre las nuevas intervenciones, destaca el programa Jóvenes Construyendo el Futuro, que busca fortalecer las capacidades y la experiencia laboral de los jóvenes entre 18 y 29 años, y el programa Sembrando Vida, que pretende impulsar la participación de productores agrícolas en actividades agroforestales en localidades rurales. Ambos programas ofrecen transferencias mensuales de $3,600 a los jóvenes y de $5,000 a los agricultores; sin embargo, los objetivos y los lineamientos de operación de ambos programas no incorporan un enfoque de género claro.

Una de las principales críticas a estos nuevos programas es que no reconocen las diferencias entre los hombres y las mujeres que constituyen su población objetivo. Así lo señala el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria en un informe en el que, a partir de datos de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares de 2016, contabilizan que 5.2 millones de personas entre 18 y 29 años declararon no haber trabajado en el mes previo al levantamiento de la encuesta ni estar estudiando en ese momento. De estos 5.2 millones, 83 % son mujeres y 17 % son hombres. También la OCDE ha señalado que el porcentaje que no estudia ni trabaja es superior entre las mujeres (40 %) que entre los hombres (10 %).

En un análisis del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY) se destaca que Jóvenes Construyendo el Futuro ignora las necesidades específicas de las madres jóvenes que no estudian ni trabajan, ya que éstas dedican hasta el doble de tiempo en actividades no remuneradas como el cuidado de sus hijos y del hogar en general, respecto a los hombres en estas mismas condiciones. Una de las recomendaciones que hace el CEEY es que las mujeres beneficiarias del programa con dependientes puedan acceder las guarderías del IMSS, un componente ausente en la intervención.

De hecho, el programa de Estancias Infantiles, que atendía esta necesidad específica, fue eliminado y reemplazado por el programa Bienestar de Niñas y Niños, Hijos de Madres Trabajadoras, el cual entrega directamente $1,600 pesos cada dos meses con el fin de cubrir los gastos de cuidado infantil. Uno de los problemas de atender esta necesidad únicamente con una (insuficiente) transferencia monetaria es que no asegura el acceso a un servicio de cuidado integral de las niñas y niños, un problema que han señalado OXFAM México, Save The Children y el Grupo de Información en Reproducción Elegida.

En el caso de Sembrando Vida, los pequeños agricultores en México son mayoritariamente hombres; uno de los problemas de fondo es la exclusión de las mujeres de las actividades agrícolas. Según la FAO, 74.4 % de las unidades económicas rurales de agricultura familiar están a cargo de hombres. Más aún, uno de los requisitos para ser beneficiario del programa es ser propietario o poseedor de 2.5 hectáreas de cultivo, y sabemos que la tenencia de la tierra en México se concentra principalmente en manos de los hombres, sobre todo en zonas rurales.

Los lineamientos de operación de Sembrando Vida definen lo que se considera como igualdad de género: una intervención que impulsa la participación efectiva de mujeres y hombres con la intención de contribuir a cerrar brechas de desigualdad por género y etnia en el acceso a los recursos. Sin embargo, el programa no establece de manera clara cuál es la estrategia o los mecanismos específicos con los que buscará fomentar la participación de las mujeres en actividades agroforestales.

La política pública no puede ignorar las brechas de género. Al contrario, debe reconocer, analizar e intervenir en las diferencias que experimentan las mujeres y los hombres en su vida diaria, que influyen en el acceso a oportunidades para mejorar su calidad de vida. El diseño de la política pública de una administración que pretende transformar al país debe ser firme y claro en cuanto a erradicar las brechas persistentes de género entre la población. Y eso empieza con que los programas insignia de la cuarta transformación reconozcan las desventajas que enfrentan las mujeres.

A menos de un año de gobierno, la 4T aún está a tiempo de ajustar el diseño de sus programas para que logren tener el mayor impacto posible en beneficio de sus poblaciones objetivo, tomando en cuenta sus necesidades particulares. Además, estos dos programas, como están diseñados ahora, podrían poner en una ventaja todavía mayor a los hombres sobre las mujeres, y la política pública tendría que prevenir su posible impacto sobre aumentar o disminuir las brechas entre los roles de género y la división del trabajo. Lo que nos queda claro es que no queremos que estas brechas sigan creciendo, y que el gobierno debería tomarse en serio su capacidad de reducirlas.

* Karla Pinel (@karlapinelv) es investigadora de CLEAR LAC y Ulises Vera (@Ulysses_Vera) es responsable del área de gestión del conocimiento.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.