close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
FÁCTICO
Por DATALABMX
DATALABMX es un centro de investigación interdisciplinario y apartidista, centrado en el anális... DATALABMX es un centro de investigación interdisciplinario y apartidista, centrado en el análisis científico de datos (data analytics) que, junto con investigación académica, crea políticas públicas confiables, efectivas e innovadoras. Este espacio comparte información oportuna y veraz, así como análisis científico de los problemas que enfrentamos los mexicanos. Su objetivo es dar elementos que permitan una mejor toma de decisiones de política pública. (Leer más)
En dónde y cuándo ocurre el robo a negocios en la CDMX
Las zonas espacio-temporales de crimen muestran patrones de concentración de delitos estadísticamente significativos como para merecer recursos policiacos extra diariamente.
Por Alejandra Barrios Rivera y Daniel E. Rodriguez Otero
30 de octubre, 2019
Comparte

El robo es una de las formas en que la violencia amenaza a la población mexicana y las empresas no son la excepción. Desde el pequeño locatario hasta los grandes corporativos y los negocios en crecimiento, todos los tamaños de unidades económicas han sufrido cuantiosas pérdidas en años recientes. Estudios como el recién publicado Estimación de costos del delito y la violencia (USAID, 2019) son ilustrativos para entender el escenario en el que se encuentran las empresas. Según el documento, el impacto económico del delito y la violencia en México para el año 2018 se ha estimado en alrededor de 1.52 mil millones de pesos, lo que corresponde a 6.8 por ciento del PIB nacional. Si se considera dividirlo entre el total de empresas o unidades económicas del país (5 millones 78 mil 737), el costo anual por cada empresa asciende a 298 mil 834 pesos. Si consideramos que existen 11 mil 528 empresas grandes (esto es, mayores de 251 empleados), las que producen 60 por ciento del PIB nacional, el costo para cada una de estas empresas grandes alcanza un total de 131 millones de pesos anuales.

Por su parte, la Encuesta Nacional de Victimización de Empresas 2018 (INEGI) revela la situación en la que se encuentran muchos establecimientos, negocios y corporativos. Los datos hablan: a nivel nacional el 59.3 por ciento de las unidades económicas grandes del país fueron víctimas de algún delito, 61.5 por ciento las medianas, 51.4 por ciento las pequeñas y 32.9 por ciento las micro. Identificar las zonas de riesgo podría ayudarnos a entender las dinámicas de este delito y así poder implementar estrategias focalizadas.

¿Puede un análisis espacio-temporal aproximarse a una dimensión distinta del fenómeno de la violencia y propiciar con ello acciones de política pública para aminorar y prevenir actos delictivos en lugares como la Ciudad de México? ¿El análisis puede también identificar patrones sistemáticos en zonas de crimen conocidas como “puntos calientes”? ¿Podemos conocer las actividades económicas más susceptibles a ser violentadas?

A partir de los datos de 4 mil 294 carpetas de investigación de robo a negocio con violencia y 12 mil 490 sin violencia generados por la Procuraduría General de Justicia de la CDMX y publicados por la Agencia Digital de Innovación Pública, se agrupó cada carpeta registrada durante toda la presente administración (diciembre 2018-septiembre de 2019) en tiempo y espacio, con el objetivo de identificar las zonas de crimen de manera espacio-temporal, para así obtener una radiografía de la violencia más precisa.

En la siguiente imagen se muestran las zonas de mayor riesgo en denuncias registradas de robo a negocio sin violencia, mismas que abarcan colonias enteras. En la delegación Benito Juárez encontramos las colonias: Del Lago, Merced Gómez, Unidad Habitacional Emiliano Zapata; en Coyoacán: Barrio Oxtopulco, Fovissste Oxtopulco; en Cuauhtémoc: Vista Alegre, Tránsito, Buenavista, por mencionar algunas.

Cabe aclarar que las carpetas que se registran dentro de estas zonas espacio-temporales de crimen (identificadas a través de metodologías de puntos calientes) siguen una conducta sistemática en los horarios en los que se delinque. La siguiente figura lo demuestra. Los delitos que se ubican dentro de la zona espacio-temporal de crimen ocurren principalmente en viernes y sábado y en un rango de 15:00 a 19:00 horas; un comportamiento opuesto a los delitos que se ubican fuera del la zona de mayor riesgo. Esto podría sugerir que existen dinámicas bien estructuradas, es decir, dentro de estos polígonos existen atractores que propician la delincuencia.

Con la finalidad de conocer qué tipo de atractores existen en las zonas espacio-temporales de crimen se analizaron las actividades económicas que se realizan dentro y fuera de éstas, y se encontraron dos tipos de actividades económicas con una distribución atípica al resto: comercio al por menor en tiendas departamentales y negocios en donde exhiben películas y otros materiales audiovisuales. En ambas actividades, más del 60 por ciento de los negocios de toda la ciudad se encuentran a menos de 30 metros de cada delito. Ahora bien, si comparamos la distribución de ese 60 por ciento dentro y fuera de la zona espacio-temporal de crimen (zona de mayor riesgo), encontramos que la mayor proporción de negocios se encuentran dentro de las zonas espacio-temporales de crimen. Lo anterior sugiere que estas actividades podrían tener características específicas atractoras de la denuncia de este delito. Sin embargo, para conocer más a detalle, se requeriría un estudio en donde se analicen diversas variables como desigualdad, presencia o ausencia de centros comerciales, escuelas, parques, entre otras, y ver si existe una relación con las denuncias registradas.

Por otra parte, en la siguiente imagen se muestran las zonas espacio-temporales de crimen para el robo a negocio con violencia. Como se puede observar, las zonas de mayor concentración de denuncias alcanza varias regiones de la Ciudad de México. En contraste con el robo a negocio sin violencia, en este delito no hay una diferencia considerable entre los horarios en los que se delinque dentro y fuera de la zona de mayor riesgo, razón por la cual podría explicarse que no exista una actividad económica potencialmente atractiva.

Destaca una conclusión de estos comportamientos delictivos a lo largo de estos 10 meses: existen zonas específicas donde se agrupan y concentran las carpetas de investigación, mismas que han sido persistentes a lo largo del tiempo. El criminólogo iraelí-estadounidense David Weisburd (2015) sostiene que el crimen se concentra de 10 a 20 veces más en puntos calientes que de manera uniforme a lo largo de un territorio. Las zonas espacio-temporales de crimen muestran patrones de concentración de delitos estadísticamente significativos como para merecer recursos policiacos extra diariamente. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización de Empresas 2018, un negocio eroga en promedio 59 mil 750 pesos anuales en aspectos relacionados con la violencia, de los cuales 13 mil 546 son a causa de pérdidas directas, 29,875 por violencia y delitos, 845 por corrupción y 15 mil 484 por gastos en seguridad y prevención; dichos recursos bien podrían destinarse a mejorar la competitividad de la empresa y el gobierno garantizar la atracción de inversión.

@MxDatalab

 

Bibliografía:

  • Weisburd, David. (2015). “The law of crime concentration and the criminology of place”. Criminology, 53 (2): 133-57.
  • USAID ( 2019). Estimación de costos del delito y la violencia para el sector privado en México y la importancia de su participación en la prevención de la violencia como estrategia de su modelo de negocios a largo plazo. Recuperado aquí.
Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.