Y a pesar de todo, en México, la prevalencia de diabetes sigue aumentando - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
FÁCTICO
Por DATALABMX
DATALABMX es un centro de investigación interdisciplinario y apartidista, centrado en el anális... DATALABMX es un centro de investigación interdisciplinario y apartidista, centrado en el análisis científico de datos (data analytics) que, junto con investigación académica, crea políticas públicas confiables, efectivas e innovadoras. Este espacio comparte información oportuna y veraz, así como análisis científico de los problemas que enfrentamos los mexicanos. Su objetivo es dar elementos que permitan una mejor toma de decisiones de política pública. (Leer más)
Y a pesar de todo, en México, la prevalencia de diabetes sigue aumentando
Datos de la ENSANUT 2018 indican que en 2012, 9.2% de la población padecía diabetes, para 2018, este número se elevó a 10.3%. El crecimiento más pronunciado lo experimentaron las mujeres, ya que pasó de 9.7 a 11.4%.
Por Alicia Santana
19 de diciembre, 2019
Comparte

Enfermedades como la diabetes representan una carga financiera importante para el sistema de salud y trae importantes costos para la sociedad. Esta enfermedad representa una de las consecuencias más preocupantes del sobrepeso. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la prevalencia de diabetes en personas con sobrepeso es tres veces mayor respecto a una persona que no sufre esta condición, pero además, este mismo organismo advierte que actualmente el número de personas que sufren diabetes es cuatro veces más que en 1980.

Fuente: Elaboración propia con base en OECD Health Statistics 2017.

Los números indican que México ocupa el primer lugar en adultos con sobrepeso entre los países pertenecientes a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE 2017). Las cifras son alarmantes, ya que 7 de cada 10 adultos reportan este problema. Asimismo, la OCDE también revela que México ocupa el primer lugar en porcentaje de adultos con diabetes entre los países miembros.

Fuente: Elaboración propia con base en OECD Health Statistics 2017.

Por este motivo, en nuestro país se han implementado diversas medidas para mejorar los hábitos alimenticios, disminuir el porcentaje de población con sobrepeso y controlar el creciente número de población que padece diabetes. Por ejemplo, en 2013, se inició una campaña en la Ciudad de México sobre el consumo de refrescos, en donde se preguntaba ¿Te comerías doce cucharadas de azúcar?, ¿Por qué te las bebes en un refresco?. En 2014, se introdujo un impuesto de un 1 peso por litro (aproximadamente 10% de su precio de venta) a las refrescos, jugos de fruta, jarabes, esencias o extractos con azúcar añadida. Y ese mismo año, se aprobó una iniciativa de ley que regula los alimentos y bebidas que se venden en las escuelas, prohibiendo la venta de comida “chatarra” para fomentar la venta de alimentos saludables. Asimismo, este año se hizo una reforma para modificar el etiquetado de los alimentos que informa sobre el contenido nutricional. Este nuevo etiquetado utilizará textos y símbolos sencillos para dar cuenta del nivel de azúcares y carbohidratos que contienen los productos.

Sin embargo, a pesar de todos los esfuerzos emprendidos para mejorar la situación, parece que lejos de resolverse se ha acentuado. Los datos más recientes de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT 2018) indican que en 2012, 9.2% de la población padecía diabetes, para 2018, este número se elevó a 10.3%. El crecimiento más pronunciado lo experimentaron las mujeres, ya que pasó de 9.7 a 11.4%.

Fuente: Elaboración propia con base en la ENSANUT 2018.

De acuerdo con esta misma encuesta Campeche, Tamaulipas e Hidalgo son las entidades que registran el mayor número de población con diabetes. Uno de los principales factores que explica esta problemática es la mala alimentación. Por poner un ejemplo, en México, el consumo de frutas y verduras es menor respecto al de otros países y se encuentra por debajo del promedio del consumo de los países miembros de la OCDE.

Fuente: Elaboración propia con base en OECD Health Statistics 2017.

Los datos más recientes de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT, 2018), revelan que alrededor del 20% de los niños menores de 12 años consumen verduras.

Fuente: Elaboración propia con base en la ENSANUT 2018.

En cambio más del 80% de los niños menores de 12 años toman bebidas no lácteas endulzadas. Otro dato que revela este fenómeno es que México ocupa el primer lugar a nivel mundial en consumo de refrescos; al año, cada mexicano consume 137 litros, en Francia, por ejemplo, se consumen 37 litros por persona (Conacyt, 2019). Existe una extensa literatura que demuestra que el consumo de refrescos se asocia de manera significativa al sobrepeso.

Sobre este tema, un estudio publicado en la New England Journal of Medicine, establece que los niños que tomaron 8 onzas/250 ml de bebidas azucaras por día durante 18 meses, aumentaron de peso más que los niños que no consumieron estas bebidas (Rodríguez Burelo, Ávalos-García; López-Ramón, 2014). Un estudio longitudinal del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), demostró que las personas que tomaron más de un refresco al día presentaron un 37% más riesgo de tener obesidad en comparación con los que no consumieron esta cantidad de refrescos. Este estudio también demostró que los niños con consumo habitual de bebidas azucaradas entre comidas tuvieron 2.4 veces más probabilidad de tener sobrepeso respecto a los que no consumían refrescos (Rivera; Velasco; Carriedo, 2015).

Fuente: Elaboración propia con base en la ENSANUT 2018.

En este sentido, es claro que mejoras en la dieta y hábitos alimenticios en la población resulta obligado para disminuir esta problemática. Empezar desde edades tempranas a inculcar y fomentar buenos hábitos alimenticios es indispensable. Asimismo, un acompañamiento de actividad física potenciará los resultados.

Los gobiernos juegan un papel importantísimo para la prevención y cambio en el comportamiento de las personas. Se pueden implementar estrategias en las escuelas, difundir mensajes claros y contundentes, hacer campañas de concientización, hacer uso de mecanismos fiscales, etcétera.

No obstante, en cualquier caso, es indispensable, invertir en la generación de información oportuna y confiable sobre dieta y nutrición, así como implementar medidas y elementos que permitan dar seguimiento, monitorear y evaluar las acciones emprendidas.

 

Referencias

Conacyt. (2019). ¿Funciona el Impuesto a las Bebidas azucaradas? Disponible aquí.

Ensanut 2018. Disponible aquí.

INSP. (2015) Rivera; Velasco; Carriedo. CONSUMO DE REFRESCOS, BEBIDAS AZUCARADAS Y EL RIESGO DE OBESIDAD Y DIABETES. Disponible aquí.

OECD Health Statistics 2017.

Rodríguez Burelo, Ávalos-García; López-Ramón (2014). Consumo de bebidas de alto contenido calórico en México; un reto para la Salud Pública. Disponible aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts