¿Jalar la cobija para la salud descobijando a... Salud? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Frente a la Pobreza
Por Acción Ciudadana
Acción Ciudadana Frente a la Pobreza es una agrupación formada por más de 65 organizaciones de... Acción Ciudadana Frente a la Pobreza es una agrupación formada por más de 65 organizaciones de la sociedad civil. Su finalidad es promover la nueva visión de Cohesión Social para lograr mejores resultados frente a la pobreza y la desigualdad. El horizonte de la Cohesión Social es una sociedad con igualdad de oportunidades y sin privilegios. La Cohesión Social sólo puede avanzar reduciendo brechas de desigualdad. Los objetivos de Cohesión Social que trazan rumbo: Economía incluyente. Derechos Garantizados. Capacidades Estatales. Corresponsabilidad Ciudadana. www.frentealapobreza.mx Twitter: @Frenteapobreza Facebook: Frentealapobreza (Leer más)
¿Jalar la cobija para la salud descobijando a... Salud?
Quitan dinero a fideicomisos para ciencia y otros fines esenciales supuestamente para darle más recursos a la salud... sin que en realidad se aumente el presupuesto para la salud.
Por Acción Ciudadana
8 de octubre, 2020
Comparte

Estamos ante la paradoja de quienes pretenden justificar quitar dinero a fideicomisos para ciencia, protección de derechos humanos, atención a desastres naturales y otros fines esenciales, supuestamente para darle más recursos a la salud… sin que en realidad se aumente el presupuesto para la salud.

Es más. En la sesión de la Cámara de Diputados del 6 de octubre por la noche, se llegó al absurdo de proponer quitarle dinero a la salud, para entregarlo a Hacienda. Quien se supone lo entregaría nuevamente a la Secretaría de Salud. Absurdo.

El movimiento circular de Salud a Hacienda para que regrese a Salud carece de justificación alguna y por el contrario, parece más bien una maniobra más de acopio de recursos para cubrir los boquetes de ingreso para el presupuesto 2021. Parece que esa intención ya se corrigió. Se informa que la propuesta de expropiar los recursos del Fondo de Salud para el Bienestar (FSB) ha sido retirada. Pero es un buen ejemplo del tipo de discusión que estamos presenciando.

Urge más presupuesto para la salud. Invertir en salud como la prioridad nacional número uno debiera ser la principal lección del COVID-19. Pero esta transfusión de recursos a salud no puede hacerse a costa de otras funciones esenciales del estado o dejando de atender otros padecimientos. Esta situación lo han mostrado reportajes recientes en Animal Político: Hay mayor mortalidad en este año: 173 mil muertes más hasta Agosto, que el mismo periodo de 2019. Puede ser por COVID no registrado, pero también por falta de atención a otras enfermedades. También ha habido menos servicios: 1.5 millones de personas dejaron de ser atendidas en hospitales públicos. Y también hay menor atención y detección, por ejemplo en el IMSS.

Sin presupuesto adicional no hay cómo garantizar condiciones de trabajo adecuadas al personal de salud, al que no le bastan los “aplausos” y el reconocimiento. Sin presupuesto adicional no hay cómo garantizar abasto completo de medicamentos, ni camas de hospitales, o respiradores, o consultorios y quirófanos, o la vacuna para el COVID, una vez que se produzca.

Sin más presupuesto para salud habrá más enfermedades, más dolor y más muertes evitables, por muchas causas y no sólo por COVID. E incluso habrá mayores costos futuros en salud por falta de prevención.

Desde la sociedad civil mantenemos la exigencia de incrementar un punto del PIB para la salud, (firma aquí) y asignarlos a población sin seguridad social, esto es al INSABI y al IMSS Bienestar, para construir un piso de igualdad en la calidad de la atención.

Un punto del PIB para salud requiere recursos adicionales. Adicionales significa sin tomar recursos de fideicomisos que cubren funciones esenciales, como el Fonden para desastres naturales. Tampoco es válido quitarle dinero al Fondo de Salud para el Bienestar recién creado para cubrir gasto corriente. Jalar la cobija de unas partidas y unos rubros a otros dentro del mismo presupuesto de salud atenta contra el derecho a la salud. No es válido desatender el cáncer para curar el COVID. O desmantelar la prevención para tener respiradores. Se requieren ambas. Y por eso se requieren recursos adicionales.

La inversión en salud debe ser real, adicional y sostenible. Conviene entonces precisar:

1. El proyecto de presupuesto (PPEF) en salud para 2021 presentado por el gobierno es raquítico, no contempla recursos adicionales respecto a 2020

Tiene un mínimo incremento de 12,757 millones de pesos (mdp). Esto es 1.9% más, lo cual ni siquiera recupera el valor de la inflación.

Hay que subrayar que el presupuesto para 2020 se aprobó antes de que hubiera pandemia. En 2020 se aprobaron 679,672 mdp. El PPEF 2021 contempla 692,430 mdp. Entre subsistemas sí hay variaciones, el único incremento sustancial es a los servicios de salud para PEMEX (34%) y un ligero incremento en la SSA de 9%.

Figura 1. Diferencias presupuesto 2021 con 2020, por subsistema

 

Fuente: Elaboración propia con datos CIEP.

2. El proyecto de presupuesto 2021 (PPEF) para salud es inercial, pareciera que no hay pandemia

El PPEF se presenta como si no estuviéramos en medio de la peor emergencia sanitaria en décadas. Una pandemia que llegará pronto al millón de contagios registrados y a los primeros 100 mil fallecimientos, antes de terminar el año.

El PPEF 2021 no contempla recursos para cubrir los grandes déficits de infraestructura, de personal, de equipamiento, de medicamentos y tratamientos que la pandemia ha develado.

El proyecto no representa un incremento sustancial respecto al gobierno anterior. De 2016 a 2021, en términos reales el incremento es de 18,025 mdp, es decir menos de 3% de incremento en valor real en 5 años: 2.7%. (Ver figura 2).

Figura 2. Evolución del presupuesto para la salud (valor real)

 

3. El PPEF 2021 es insuficiente para la salud, incluso si no hubiera pandemia

El total del monto para salud es menos de la mitad de los 6 puntos del PIB que se requieren para cumplir la promesa de garantizar cobertura universal de salud (CUS). Muy lejos de la recomendación mínima de la OMS para el sistema público de salud (6%).

En México llevamos 10 años con presupuesto que cubre menos de la mitad de esa meta mínima. Aún con la caída de 10 puntos del PIB de este año, el presupuesto de salud para 2021 representa 2.7% del PIB. Esto es, aún con un PIB menor no llegamos ni a la mitad de la meta mínima.

4. El PPEF 2021 para salud mantiene la exclusión a millones de personas

La reciente reforma a la Ley General de Salud establece que el INSABI dará atención en salud a población a toda la población sin seguridad social. Esto es alrededor del 60% de la población, o sea debe cubrir alrededor de 75 millones de personas.

La reforma presentada por este gobierno establece que quienes estaban en el “seguro popular” mantendrían la atención a través del INSABI. Aún no se sabe cómo funcionará esta cobertura. Además, está pendiente definir cómo se incorporarán quienes no estaban afiliados al “seguro popular.

Sin recursos adicionales la “cobertura universal en salud” es imposible. O peor, es un engaño, pues crea “afiliación” de papel que no tiene condición para recibir atención real cuando se requiere.

5. El PPEF 2021 del gobierno mantiene la desigualdad, en detrimento de personas más pobres y con mayores carencias

La asignación presupuestal para salud es profundamente inequitativa y da menos a quienes menos tienen.

Mientras que los servicios de salud de Pemex cuentan con más de 13 mil pesos por persona, los servicios de salud para el IMSS Bienestar que atiende a comunidades indígenas y rurales marginadas cuenta con poco más de 1 mil pesos por persona.

Para la mayoría de la población, 75 millones de personas que carecen de seguridad social, se destinan poco más de 2 mil 600 pesos por persona (incluyendo los recursos para INSABI y los del Ramo 33 que se descentralizan a los estados en el Fondo de Atención a la Salud – FASSA).

Figura 3. Gasto por persona en salud por subsistema

Fuente: Elaborada por CIEP.

Sin salud no hay bienestar. No hay democracia. No hay trabajo digno o seguridad. Por eso: Un punto del PIB para la salud. Un punto por la igualdad. #MásPresupuestoParaSalud.

Firma aquí.

Agradecemos y reconocemos al Centro de Investigación Económica y Presupuestaria – CIEP, por facilitar los datos y las gráficas que se usan en este texto.

@FrenteaPobreza

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.