Muerte evitable y sistema de salud moribundo - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Frente a la Pobreza
Por Acción Ciudadana
Acción Ciudadana Frente a la Pobreza es una agrupación formada por más de 65 organizaciones de... Acción Ciudadana Frente a la Pobreza es una agrupación formada por más de 65 organizaciones de la sociedad civil. Su finalidad es promover la nueva visión de Cohesión Social para lograr mejores resultados frente a la pobreza y la desigualdad. El horizonte de la Cohesión Social es una sociedad con igualdad de oportunidades y sin privilegios. La Cohesión Social sólo puede avanzar reduciendo brechas de desigualdad. Los objetivos de Cohesión Social que trazan rumbo: Economía incluyente. Derechos Garantizados. Capacidades Estatales. Corresponsabilidad Ciudadana. www.frentealapobreza.mx Twitter: @Frenteapobreza Facebook: Frentealapobreza (Leer más)
Muerte evitable y sistema de salud moribundo
Se requiere un sistema de salud que no discrimine y condicione la atención, y no haga distinción entre personas “derechohabientes” y quienes no lo son. Porque la salud es un derecho humano, no es una prestación laboral.
Por Acción Ciudadana
8 de noviembre, 2020
Comparte

En 2020, México superará un millón de muertes. 281 mil más de “lo esperado” según las tendencias demográficas. Esta cifra de mortalidad excesiva es mayor a la mortalidad de la COVID, que puede causar 115 mil muertes al 31 de diciembre.

Es indispensable aprender de la tragedia. Hay que entender que contar servicios públicos de salud que funcionen bien, con calidad y equidad, para todas las personas, debe ser la prioridad nacional número uno.

La muerte no es un destino fatal, inevitable. En la cifra de mortalidad esperada -sin Covid ni mortalidad excesiva- hay miles de muertes evitables. De 2000 a 2018, alrededor del 70% de las muertes en personas menores de 75 años eran evitables. Esto es alrededor del 40% del total en esos años, fueron muertes prematuras, eran tratables, se hubieran podido posponer.

El reporte especial “La muerte tiene permiso” elaborado por “Frente a la Pobreza” muestra la relación entre la mortalidad evitable y las fallas sistémicas en los servicios públicos de salud. Así como su mayor incidencia en la población con mayores carencias.

Ofrecemos un pequeño avance, referido a uno de los aspectos abordados en el reporte y les invitamos a conocerlo.

Mortalidad evitable y fallas del sistema de salud

La mortalidad evitable es un indicador usado en muchos países, por ejemplo España, para monitorear y evaluar el funcionamiento del sistema de salud. Refiere a muerte por eventos externos por causas cuyo tratamiento o medidas de prevención están disponibles en los servicios de salud y que hubieran podido ser atendidas si el sistema de salud hubiera funcionado correctamente en todos sus pasos.

Es decir, son los casos en que el tratamiento está disponible en los servicios de salud, para ser prevenido, contenido o curado desde su fase más temprana. En todos los estudios se usa un límite de edad, que para México se definió en menores de 75 años de edad.

La causa de muerte evitable se refiere al conjunto del proceso de enfermedad. No se circunscribe al momento final, por ejemplo, al evento final en hospitales por enfermedades en estado muy avanzado. Pues es muy posible que para ese momento ya no eran evitables, por la gravedad y el grado de avance del padecimiento.

El concepto es útil entonces para identificar las fallas en las fases previas de prevención, de detección de riesgo, y sobretodo de detección y contención oportuna de los padecimientos.

Es el caso de la dos principales causas de muerte en México. En 2018, hay 105,822 muertes por enfermedades isquémicas del corazón y 98,837 por diabetes. Representan juntas el 29% del total de muertes. Y más de la tercera parte de las muertes evitables (36%).

Y sin embargo, la detección oportuna y la contención de la enfermedad presenta graves fallas. A nivel nacional, el tablero del Sistema de Enfermedades Crónicas (SIC), con información de 12,319 centros de salud en todo el país, reporta únicamente 1 millón 11 mil personas con diagnóstico de diabetes y 1 millón 109 mil con hipertensión (HTA). Muy por debajo de las prevalencias.

Pero quizá lo más grave es que se reporta que menos de la mitad de quienes tienen detección de diabetes (47.6%) cuentan con una prueba de hemoglobina en sangre en los últimos 3 meses.

En el caso de la hipertensión, solo 7 de cada 10 personas detectadas tuvieron medición de presión arterial en los últimos 3 meses.

Estas dos son las pruebas mínimas de control y seguimiento. Ambas son de bajo costo, sobretodo si se les compara con el costo posterior derivado de estas fallas. Ambas debieran estar disponibles en cualquier centro de salud. No requieren un hospital, ni personal médico especializado. Es más, no requieren ser aplicadas por un médico.

La baja detección y la falla de seguimiento y control de pacientes ya detectados es mucho peor en estados con mayor pobreza y rezago social, como Chiapas y Guerrero.

Este es sólo un ejemplo. A nivel nacional la detección está muy por debajo de lo esperado. Lo cual redundará en mayores problemas y mayor mortalidad en el futuro.

Por un sistema de salud con cobertura universal, con calidad y equidad

El reporte concluye con propuestas para construir un sistema de salud que funcione para todas las personas, con calidad y equidad.

Un sistema de salud que no discrimine y condicione la atención, y no haga distinción entre personas “derechohabientes” y quienes no lo son. Porque la salud es un derecho humano, no es una prestación laboral.

Por eso urge romper la cadena que amarra el acceso a servicios de salud del trabajo.

Las propuestas se resumen así:

Un sistema de salud con cobertura universal de salud requiere

1. Romper el vínculo entre salud y régimen laboral, para que toda persona pueda acceder a servicios de salud de primero, segundo y tercer nivel, como un derecho, sin condiciones y sin distinción.

2. Un modelo de salud con calidad centrada en las personas, iniciando desde la atención primaria en salud.

3. Financiamiento sostenible basada en impuestos generales que reduzca sustancial- mente el gasto privado y el gasto de bolsillo y termine con las contribuciones y “cuotas obrero-patronales”.

4. Sistemas de información integrados, mecanismos de defensa de usuarios y vías de participación ciudadana, para evitar y corregir la negación del servicio, el desabasto de medicamentos y las fallas de calidad en la atención a los tres niveles.

El punto 2 recoge la importancia de la Atención Primaria en Salud (APS) para contar con servicios de calidad centrados en las personas. Es la única manera de reducir las muertes evitables.

@FrenteaPobreza

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.