close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Hojas en el cenicero
Por Carlos Escoffié
Carlos Luis Escoffié Duarte es miembro investigador del Centro de Estudios de Derechos Humanos d... Carlos Luis Escoffié Duarte es miembro investigador del Centro de Estudios de Derechos Humanos de la Universidad Autónoma de Yucatán. Litigante independiente en colaboración con distintas organizaciones de derechos humanos, entre ellas Techo México y el Colectivo de Comunidades Mayas de los Chenes. Trabajo temas de derecho a la vivienda, derecho a la verdad e igualdad y no discriminación. Iba a ser escritor de ciencia ficción pero me lastimé la rodilla. Twitter: @kalycho. (Leer más)
El error de pensar que éramos cuatro
No puede existir paz verdadera en Yucatán si se discrimina a la población LGBT, como sucedió con los activistas en favor del matrimonio igualitario en la Cumbre de Premios Nobel por la Paz.
Por Carlos Escoffié
23 de septiembre, 2019
Comparte

A cinco meses de que el Congreso de Yucatán rechazara por medio de una votación secreta el matrimonio igualitario, se celebró en Mérida la Cumbre Mundial de Premios Nobel. Por temor a que el reclamo tuviera espacio durante los cuatro días que duró el evento, nos vetaron la entrada a varios activistas a favor de la protección de todas las formas de familia. Pero no pudieron evitar que el tema acaparara la atención. Precisamente porque supera a cualquier grupo, colectivo u organización.

El gobierno de Mauricio Vila –quien en campaña firmó la agenda del Frente Nacional por la Familia y se reusó a firmar la agenda de colectivos de la comunidad LGBTI+- enfocó durante meses sus energías y presupuesto en posicionar la Cumbre Mundial de Premios Nobel que se realizó la semana pasada en la capital yucateca. Sin embargo, el evento tuvo un giro –realmente no tan inesperado-: lejos de posicionar el discurso que ilustra a Yucatán como un estado idílico donde “no pasa nada” y reina la paz, quedó marcado por los constantes mensajes de rechazo al Congreso de la entidad por impedir el reconocimiento del matrimonio igualitario.

Durante el evento, Diego Luna, Gabriela Waketin, Yuriria Sierra, Martha Debayle, Joy Huerta, Miguel Bosé y Ricky Martin abiertamente se pronunciaron a favor de que en Yucatán se reconozca el matrimonio igualitario. Por poner tan solo unos ejemplos de las declaraciones, Bosé le dijo a las y los legisladores de Yucatán: “Por favor, un poquito de sesos”. Joy Huerta les recordó el contenido del artículo 1 constitucional y llamó al Congreso a que se reconozcan todas las formas de familia. “La comunidad LGBTI en este estado no se siente representada ”, señaló Diego Luna.

Además de los mensajes dados durante las mesas, en la Declaración de las Juventudes de la Cumbre presentada en la ceremonia de cierre, las y los estudiantes de Yucatán pusieron como uno de los puntos la necesidad de que se permita el matrimonio entre personas del mismo sexo en la entidad. Por su fuera poco, Ricky Martin cerró su concierto en la principal avenida de Mérida –el cual sería el evento más importante de la Cumbre- con un mensaje contundente: “Que viva el amor igualitario, que viva el matrimonio igualitario, para que esta tierra próximamente, en esta tierra lo podamos ver próximamente. Sería un problema menos para los gobernantes”.

Otras voces no presentes físicamente se unieron al llamado. A través de sus cuentas de Twitter, Genaro Lozano, Ophelia Pastrana, Claudia Ramos y la Presidenta del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, Alejandra Haas, se manifestaron en el mismo sentido, así como condenando el veto a activistas.

Un par de semanas antes de la Cumbre, el titular del Infonavit, Carlos Martínez Velásquez, señaló en un evento realizado en Mérida, teniendo en frente al gobernador Mauricio Vila, que el derecho a la vivienda debía garantizarse a todo tipo de familias y que cuando los congresos locales niegan el matrimonio igualitario obstaculizan el ejercicio de ese derecho humano.

En suma, el mensaje involuntario que marcó el evento fue: no puede existir paz verdadera en Yucatán si se discrimina a la población LGBT+. (Por supuesto, no es el único y existen otros temas pendientes en la entidad, como lo es la falta de presupuesto a servicios de rehabilitación a la población con discapacidad y la contaminación del agua de cenotes en comunidades mayas como Homún).

Como ha sido motivo de vergüenza y de titulares, este año el Poder Legislativo yucateco rechazó dos veces una iniciativa sobre matrimonio igualitario, una vez el 10 de abril y otra el 15 de junio. Legisladores como Enrique Castillo –quien ilegalmente impuso un mecanismo de votación secreta para evitar costos políticos – creyeron que el tema se apagaría en cuestión de días. Felipe Cervera, presidente de la bancada local del PRI, señaló en entrevista a La Jornada Maya que quienes hacíamos activismo por el tema éramos solo cuatro personas –en referencia a una fotografía que circuló en medios, luego de que presentamos una demanda de amparo contra el Congreso- y que nos tenían “bien identificados”. Esa frase dio origen al #NoSomosCuatro y a distintas consignas, cartones y memes que circularon los meses siguientes como protesta a la decisión del Poder Legislativo.

El error del Congreso y del Gobierno de Yucatán fue precisamente creer que solo somos cuatro personas en esta lucha. Es por eso que, pensando que evitarían que el tema del matrimonio igualitario fuera mencionado, nos vetaron la entrada a la Cumbre a personas que formamos parte del Colectivo por la Protección de Todas las Familias de Yucatán (Colectivo PTFY), a pesar de que contábamos con el código ID de registro, nuestro Código QR con el que se nos confirmó nuestro espacio y los correos de respaldo. En lo personal, fui sacado del edificio con seis personas de seguridad siguiéndome y presionándome.

Al día siguiente del incidente, una persona que formaba parte del staff de la Cumbre –cuya identidad omito por razones obvias- me contactó para decirme en privado que “vio cómo me bloquearon”, asegurando que el veto no vino de la organización de la Cumbre sino por “motivos políticos”, confirmando que la decisión había venido de instituciones de gobierno.

En entrevista al medio español El País, el equipo de prensa de la organización de la Cumbre dijo que el registro de Alex Orué y los demás miembros del Colectivo PTFY se había realizado “de forma tardía” y que habían pedido una disculpa tras el incidente. Tal y como Orué negó a ese medio, confirmo que ninguno de nosotros ha recibido disculpa alguna, ni mucho menos una explicación. El registro para participar en las actividades se realizó en tiempo y forma, tal y como le demostramos en su momento al personal del evento.

A pesar de la contraproducente restricción, el tema se apoderó de la Cumbre. Y pasó a ser El Tema del evento. Y esto ocurre cuando se pretende hacer un evento en torno a la paz, la democracia y los derechos humanos con ánimos publicitarios y sin un compromiso serio. La gente que participa en él –laureados del Nobel, artistas, activistas, jóvenes y asistentes- sí van a acudir para tomarse en serio el discurso. Los derechos humanos no pueden servir para un barniz de legitimidad: cuando no se está dispuesto realmente a implementar lo que significan, el performance cae por su propio peso.

Afortunadamente no somos cuatro. Nunca lo hemos sido y cada día somos más.

@kalycho

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.