close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Hojas en el cenicero
Por Carlos Escoffié
Carlos Luis Escoffié Duarte es miembro investigador del Centro de Estudios de Derechos Humanos d... Carlos Luis Escoffié Duarte es miembro investigador del Centro de Estudios de Derechos Humanos de la Universidad Autónoma de Yucatán. Litigante independiente en colaboración con distintas organizaciones de derechos humanos, entre ellas Techo México y el Colectivo de Comunidades Mayas de los Chenes. Trabajo temas de derecho a la vivienda, derecho a la verdad e igualdad y no discriminación. Iba a ser escritor de ciencia ficción pero me lastimé la rodilla. Twitter: @kalycho. (Leer más)
La igualdad de Morelos frente a la igualdad de hoy
El actual gobierno pareciera entender el concepto de igualdad y como se hacía a principios del Siglo XIX: si hay igualdad formal, habrá igualdad real; si la gente recibe más dinero, habrá menos pobreza. Quizá por eso los recortes presupuestales a instancias educativas y de salud no distinguen los gastos superfluos de los imprescindibles. Bajo una visión tan poco conectada a su presente, es inevitable que las políticas públicas, como procesos técnicos que son, pasen a ser ninguneadas.
Por Carlos Escoffié
17 de septiembre, 2019
Comparte

Si bien tomo con cautela estas fechas –mucho se ha escrito ya sobre el mito del “patriotismo” y sus implicaciones-, no puede ignorarse el valor que tienen para miles de personas con las que compartimos este tan extenso como complejo territorio. En virtud de la ocasión, así como de las recurrentes referencias discursivas que el actual gobierno federal hace a las y los insurgentes independentistas, vale la pena un ejercicio de relectura de “Sentimientos de la nación” de José María Morelos y Pavón para reflexionar cómo se entendía antes la idea de igualdad, cómo la entendemos ahora, y cómo aparentemente no la está entendiendo la actual administración.

Tanto en artículos como en clases suelo recurrir a ese texto, no porque responda necesariamente a los retos, las necesidades y los objetivos de hoy. Más bien, porque los 23 puntos que lo conforman brillan tanto por arcaicos como por su vigencia, convirtiéndolo en un escrito muy rico para detonar discusiones sobre distintos temas de interés político, jurídico y social, como lo es el concepto de igualdad.

En el punto número doce de “Sentimientos de la nación”, Morelos señala que las leyes emanadas del Congreso deben tener entre sus objetivos “moderar la opulencia y la indigencia”. En el punto quince, pronuncia la famosa frase que ha quedado grabada en los billetes de 50 pesos: “Que la esclavitud se proscriba para siempre, y lo mismo la distinción de castas, quedando todos iguales y solo distinguirá a un americano de otro, el vicio y la virtud”.

Ambos puntos conforman la idea general de igualdad que tenía Morelos. Como es obvio por conocido, la misma responde a la influencia que tuvo el liberalismo clásico tanto en el libertador como en muchos contemporáneos suyos. Según este entendimiento, la igualdad se alcanzaba por decreto. Desmantelados los privilegios y separados los grilletes de los cuerpos, las personas serían libres para poder construir su futuro por sí mismas. Hasta cierto punto, la abolición de la pobreza era vista como una consecuencia casi natural de la abolición de la esclavitud.

Es verdad que Morelos también previó que debían existir cambios en las relaciones de poder para que esa liberación sea efectiva. Por ejemplo, también en el punto doce señala –con un lenguaje que hoy día nos parece una estigmatización de la pobreza- la necesidad de aumentar “el jornal del pobre” para que “mejore sus costumbres, alejando la ignorancia, la rapiña y el hurto”. Pero Morelos no pensaba que el Estado tuviese un papel más activo que eso en la búsqueda de la igualdad entre las personas.

No fue sino hasta la Revolución mexicana que por primera vez se concluye en la necesidad de reconocer los llamados derechos sociales, ante la insuficiencia de la igualdad formal. La igualdad pasa a ser entendida como un imperativo que debe ser alcanzado a partir de esfuerzos institucionales, y no una dádiva que algunos podrían alcanzar en la tómbola de la libertad.

“Sentimientos de la nación” nos recuerda cómo ha cambiado en 209 años nuestra forma de comprender la igualdad en el proyecto político de nación. Lo cual tiene un valor agregado cuando el actual Gobierno Federal pareciera entender ese concepto tal y como se hacía a principios del Siglo XIX: si hay igualdad formal, habrá igualdad real; si la gente recibe más dinero, habrá menos pobreza. Quizá por eso los recortes presupuestales a instancias educativas y de salud, por poner unos ejemplos, no distinguen los gastos superfluos de los imprescindibles. Bajo una visión tan poco conectada a su presente, es inevitable que las políticas públicas, como procesos técnicos que son, pasen a ser ninguneadas. Y con ellas la labor de instituciones como el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL).

Desde la independencia, el país inició un largo camino por la búsqueda de la igualdad. Hoy día sabemos que la igualdad cuesta, por lo que se necesita que todas las políticas públicas, programas y servicios necesarios para garantizar los derechos económicos, sociales y culturales cuenten con el presupuesto, personal y material necesarios. Y que también necesitamos información estadística para medir los resultados de las acciones estatales, así como para identificar con evidencias medibles –no con corazonadas- qué acciones verdaderamente nos llevan a los resultados deseados. No entender esto es querer dirigir al país con estándares anacrónicos. Y quienes más lo resienten son, precisamente, los más pobres. Aquellos que se dijo serían los primeros en este sexenio.

@kalycho

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.