¡La Suprema Corte legaliza el autocultivo en México! - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Innovaciones en políticas de drogas
Por Instituto RIA AC
El Instituto RIA genera investigación de alto nivel, resaltando y proponiendo soluciones innovad... El Instituto RIA genera investigación de alto nivel, resaltando y proponiendo soluciones innovadoras para incidir y abogar por políticas públicas dentro de un marco de justicia social. En este espacio, reflexionaremos sobre el panorama nacional e internacional en materia de políticas de drogas, la regulación legal, la reducción de riesgos y daños y la construcción de paz, con una perspectiva de derechos humanos y desarrollo para las personas usuarias y las comunidades cultivadoras. (Leer más)
¡La Suprema Corte legaliza el autocultivo en México!
No, todavía no puedes prender un porro en un parque (a menos que todas las personas presentes hayan dado su consentimiento).
Por Instituto RIA AC
29 de junio, 2021
Comparte

¿Qué significa que la Suprema Corte de Justicia haya declarado inconstitucional la prohibición del uso adulto de la cannabis? 

Ayer, 28 de junio, 8 de los 11 ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) votaron a favor de la inconstitucionalidad de la prohibición absoluta de la cannabis. La Declaratoria General de Inconstitucionalidad (DGI) es un mecanismo para garantizar los derechos y el acceso a la justicia que solo se ha aplicado una vez anteriormente en la historia mexicana.

Se avanzó en la DGI por una falta de cumplimiento por parte del Congreso tras la notificación de la jurisprudencia en febrero 2019. Como bien saben, tanto el Senado de la República, como la Cámara de Diputados habían solicitado prórrogas para legislar en la materia. Sin embargo, la última fecha límite del 30 de abril de 2021 pasó sin la solicitud de una prórroga, ni la aprobación de una ley. El resultado es la Declaratoria.

En particular, se votó por eliminar los últimos párrafos de los artículos 235 y 247 de la Ley General de Salud, donde se establece que el uso de la cannabis está reservado exclusivamente para fines medicinales.

¿Qué implicaciones tiene este fallo inédito de la SCJN? El primero y más importante es que representa el principio del fin de más de 100 años de la prohibición de cannabis en el país (solo hubo unos meses en 1940 cuando todas las drogas fueron legales).

Se trata del más alto tribunal en el país declarando que la prohibición del uso adulto de la cannabis y del THC representa ir en contra de la Constitución. Por esta razón, se trata de un triunfo a la libertad de cada persona para decidir sobre sí misma. Como lo declaró el propio ministro presidente de la Corte, Arturo Zaldívar: ”Día histórico para las libertades. Se consolida el derecho al libre desarrollo de la personalidad tratándose del uso lúdico o recreativo de la marihuana”.

Aunque la declaración de la Corte es explícita en declarar la prohibición absoluta de cannabis como inconstitucional, no quiere decir que ya se eliminaron todas las limitaciones para su consumo.

La DGI requiere que cualquier persona que quiera cultivar cannabis para uso personal, deba tramitar un permiso ante la COFEPRIS. A diferencia del proceso de los amparos, COFEPRIS no puede negar la autorización para expedir estos permisos, siempre y cuando sea únicamente para el autocultivo de cannabis (y los verbos asociados con el autocultivo) y que se trate de una persona adulta. Asimismo, se estableció que COFEPRIS deberá emitir los lineamientos y modalidades para adquirir semillas de cannabis. Quienes reciban eventualmente su permiso para el autocultivo no podrán ejercerlo frente a menores de edad ni consumir en lugares públicos con presencia de terceros que no hayan dado su autorización. También se establece que está prohibido conducir o manejar maquinaria pesada bajo los efectos de la cannabis.

Lo que no resuelve la DGI es la parte del mercado comercial. La SCJN reconoció sus limitantes en solamente proteger derechos e interpretar la Constitución, mientras que el trabajo del Congreso es el diseño y creación de las políticas públicas. Esto quiere decir que la Declaratoria no puede incidir en un mercado regulado con perspectiva de justicia social, ya que únicamente resuelve el tema del autocultivo.

Es innegable que esta sentencia de la Corte marca un parteaguas en el reconocimiento de nuestros derechos, pero el camino para la regulación del mercado de la cannabis y el fin definitivo de la cultura prohibicionista seguirá pasando por el Congreso de la Unión.

El simple hecho de que haya sido la SCJN quien se pronunció al respecto se debe a que la Corte ya había declarado inconstitucionales los artículos que establecen que el uso de la cannabis está reservado exclusivamente para fines medicinales, y le habían fijado un plazo de tiempo al Congreso para que fueran los votos de las y los legisladores de ambas Cámaras y no una sentencia judicial, lo que definiera el marco legal de la cannabis.

El plazo se cumplió, el Congreso no cumplió.

A pesar de que la Corte ya fijó una postura constitucional hacia el uso adulto de la cannabis, las condiciones específicas para que la COFEPRIS emita permiso para el autocultivo, así como las reglas de importación de semillas están en manos del Ejecutivo, mientras la posibilidad de un futuro mercado legal de cannabis sigue dependiendo enteramente de que el tema sea prioritario para el Congreso.

Es un hecho irrefutable que, en lo que va del actual sexenio, se han logrado avances considerables en cuanto a la regulación de la cannabis, destacando las declaraciones del presidente López Obrador resaltando la importancia del tema así como de muchos otros actores de relevancia dentro de Morena, incluyendo a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero. Pero, la propia bancada de Morena, que tiene mayoría en ambas Cámaras, ha sido incapaz (hasta ahora, al menos) de siquiera cumplir con los plazos fijados por la SCJN para legislar sobre el tema.

El balón vuelve a estar en la cancha del poder legislativo y la realidad es que, gracias a esta sentencia de la Corte, ya no deben debatir sobre si la prohibición debe mantenerse o eliminarse. Se trata de definir los cómos.

Pero como quien dice, el diablo está en los detalles. Seguiremos informando y presionando.

@InstitutoRIA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.