Contingencia ambiental en la ZMVM: ¿el cuento de nunca acabar? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Inteligencia Pública
Por Inteligencia Pública
Somos una organización dedicada al análisis de políticas públicas y a la creación de conteni... Somos una organización dedicada al análisis de políticas públicas y a la creación de contenidos, a través del procesamiento de información especializada. Nuestro objetivo es contribuir a detonar el desarrollo del país generando ideas innovadoras, prácticas y aplicables a la realidad.  Somos especialistas en finanzas públicas, transparencia y rendición de cuentas, gestión por resultados, evaluación de políticas públicas, sistema de justicia y medio ambiente.  Puedes consultar nuestras publicaciones en inteligenciapublica.com. (Leer más)
Contingencia ambiental en la ZMVM: ¿el cuento de nunca acabar?
Debido a la magnitud y la diversidad de factores involucrados en la calidad del aire de la ZMVM, es deseable que las políticas públicas para reducir y prevenir la contaminación no se concentren sólo en la reducción de las emisiones provenientes de vehículos, sino en abordar problemas estructurales asociados a la movilidad, el desarrollo urbano, la corrupción, la seguridad, la salud pública y el cambio climático, entre otros.
Por Inteligencia Pública
19 de mayo, 2016
Comparte

Por: Karina Tamayo (@Kar_Tamayo)

Las altas concentraciones de ozono (O3) y partículas menores a 10 micrómetros (PM10) alcanzadas en la Ciudad de México y la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM), y la consecuente activación del Programa de Contingencias Ambientales Atmosféricas (PCAA) por cuatro ocasiones desde el mes de marzo, hacen necesario reflexionar sobre la efectividad de las políticas impuestas por la Comisión Ambiental de la Megalópolis, así como sobre el rumbo que éstas deberán tomar en el corto, mediano y largo plazo para enfrentar la problemática de la manera más eficiente.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), la mala calidad del aire está presente en casi todas las ciudades del mundo, condición de la cual la CDMX no escapa. La situación es alarmante dado sus efectos adversos para la salud humana, ya que aumenta el riesgo de padecer accidentes cerebrovasculares, enfermedades cardiacas, cáncer de pulmón y enfermedades respiratorias agudas para las personas que habitan en urbes con niveles de calidad del aire que exceden los límites de la OMS. Aunado a los estragos en la salud, y su consecuente impacto en la economía; la contaminación del aire repercute en los tiempos de traslado y reduce la productividad de las personas. En consecuencia, vulnera su calidad de vida y su derecho a vivir en un medio ambiente sano.

Debido a la magnitud y la diversidad de factores involucrados en este fenómeno, es deseable que las políticas públicas para reducir y prevenir la contaminación del aire en la ZMVM no se concentren sólo en la reducción de las emisiones provenientes de vehículos, sino en abordar problemas estructurales asociados a la movilidad, el desarrollo urbano, la corrupción, la seguridad, la salud pública y el cambio climático, entre otros. En este sentido, la implementación de las Medidas Temporales para Prevenir, Controlar y Minimizar las Contingencias Ambientales o Emergencias Ecológicas Provenientes de Fuentes Móviles, las cuales ponen en el centro de la solución para mejorar la calidad del aire al programa Hoy no Circula (HNC), están lejos de este propósito.

Entre las principales debilidades del programa HNC se encuentran su ineficacia para reducir el uso de vehículos particulares, más allá de incentivar el uso del transporte público no contaminante y otros medios alternos de movilidad. Dada la inexistencia de un transporte público eficiente, los automovilistas optan por opciones más cómodas y seguras como el servicio de taxi privado, o bien, deciden circular impunemente. Esta situación obstaculiza la reducción del congestionamiento vial y con esto, la cantidad de emisiones. Asimismo, el HNC sigue contemplando exenciones para el servicio público de pasajeros (vagonetas y microbuses) así como para el transporte de carga, siendo las fuentes móviles que producen mayor cantidad de emisiones contaminantes, debido a su falta de mantenimiento y esquemas de operación irregulares.

Por otro lado, las medidas temporales para prevenir las contingencias ambientales no inciden en la reducción de Compuestos Orgánicos Volátiles (COV), que en conjunto con los óxidos de nitrógeno y la luz solar, son precursores del ozono. Estos compuestos escapan de las calderas industriales, estufas, boilers e incluso autos. De esta manera, los COV provienen principalmente de procesos industriales, así como de la combustión de gas LP y diesel, el almacenamiento de combustibles, la quema de leña y biocombustible, el uso de solventes y desengrasantes, y la aplicación de asfalto.

Ante los limitados resultados del HNC y bajo la premisa de que la afectación ambiental en la ZMVM es producto del incremento del parque vehicular en 1.7 millones de vehículos que obtuvieron su verificación de manera irregular entre los meses de julio y diciembre de 2015, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) anunció la próxima entrada en vigor el 1 de julio de la Norma Emergente de Verificación Vehicular para la ZMVM, que incluye 16 delegaciones de la CDMX y 18 municipios del Estado de México.

Esta norma busca endurecer el proceso de verificación a través del empleo de nuevas tecnologías, como los sistemas de diagnóstico abordo, y de esta manera, evitar la corrupción en los centros de verificación y garantizar que los autos obtengan el holograma correspondiente a su nivel de emisiones. Asimismo, facultará a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) para realizar las inspecciones de los verificentros, y en caso de ser necesario sancionarlos.

Si bien esta norma enfrenta de manera directa una de las principales causas de la crisis ambiental por contaminación, que es la corrupción en los centros de verificación, aún quedan muchos aspectos por definir para su operación exitosa. Entre éstos se encuentran cómo se controlará e identificará la posible manipulación de software; cómo funcionará el empleo del dinamómetro en aquellos vehículos que no cuenten con el sistema diagnóstico a bordo; cómo se realizará la homologación de los criterios de verificación para vehículos particulares, públicos y con placas federales, y qué mecanismos financieros se impulsarán para la reconversión tecnológica de los verificentros así como para la adquisición, mantenimiento y operación de los contaminómetros, la cual es muy costosa.

Bajo este escenario, entre las medidas inmediatas para evitar futuras contingencias ambientales en la ZMVM se encuentra dirigir las nuevas políticas de reducción de emisiones no sólo al ciudadano, sino a las principales industrias y a los transportistas de pasajeros y carga, poniendo fin a las condiciones de impunidad en las cuáles éstos últimos han operado por décadas.

En segundo lugar, es preciso impulsar políticas congruentes e integrales enfocadas en la reducción de emisiones. En este sentido, cabe cuestionar la eficacia de los límites de velocidad establecidos en las reglas de tránsito de la CDMX, que propician un mayor consumo de combustible, tiempos de traslado más largos y por tanto, incrementan el volumen de emisiones. De la misma manera, es vital frenar la tala indiscriminada y clandestina de árboles cuya práctica se ha extendido en la ciudad a favor de la construcción de puentes, túneles y avenidas, entre otras obras. Por otro lado, es necesario abandonar aquellas medidas que ya no responden a la realidad, como el HNC, e implementar otras que se adapten y solucionen de manera integral las condiciones ambientales actuales.

El principal reto en el mediano y largo plazo consiste en desincentivar el uso del automóvil como el principal medio de transporte, a través del impulso de la inversión orientada al desarrollo de un transporte masivo de calidad, seguro y eficiente en toda la ZMVM, y avanzar paulatinamente hacia el establecimiento de sistemas integrados de transporte público. Además, queda pendiente avanzar hacia la transición energética e impulsar el uso de tecnologías y energías más limpias no sólo en el sector transporte, sino en el industrial, de servicios y residencial.

A la par de las acciones mencionadas, es indispensable generar conciencia en la opinión pública respecto a la problemática de la contaminación atmosférica en la ZMVM, que muchos ciudadanos parecen ignorar e incluso muestran escepticismo hacia ésta. Asimismo, es preciso promover una cultura de participación ciudadana que incremente el compromiso en el cumplimiento de acciones que reduzcan las emisiones que propician el cambio climático.

El camino es largo y difícil, sin embargo, los recientes episodios de contingencia ambiental dan una oportunidad tanto al gobierno como a la sociedad para reaccionar y actuar lo más pronto posible para poner fin a este cuento.

 

* Karina Tamayo es investigadora en @IntPublica

 

 

A través de estas medidas, del 5 de abril al 30 de junio del presente año todos los vehículos (sin importar su holograma) que transitan en la CDMX y en los 18 municipios conurbados del Estado de México, dejarán de circular un día entre semana así como un sábado al mes de acuerdo a su color de engomado y terminación de placa.

Además de las implicaciones en materia de corrupción en la operación del sistema. En este aspecto cabe mencionar que la empresa encargada de implementar y operar este sistema, Autotraffic, recibirá 46% del total de las ganancias obtenidas por las multas, situación que pone en evidencia cómo se privilegian los intereses privados vis a vis el interés ciudadano.

Tales como la renovación de flota del transporte público de pasajeros en sus diversas modalidades, la instalación de parquímetros, la eliminación de topes, la reducción de espacios para estacionamientos, la imposición de horarios y tarifas de circulación en determinadas zonas, facilitar el trabajo desde casa y el establecimiento de sistemas de transporte escolar y de personal, y la suspensión de actividades en construcciones en determinados horarios, por mencionar solo algunas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.