¿Despenalizar o no despenalizar? He ahí el dilema - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Inteligencia Pública
Por Inteligencia Pública
Somos una organización dedicada al análisis de políticas públicas y a la creación de conteni... Somos una organización dedicada al análisis de políticas públicas y a la creación de contenidos, a través del procesamiento de información especializada. Nuestro objetivo es contribuir a detonar el desarrollo del país generando ideas innovadoras, prácticas y aplicables a la realidad.  Somos especialistas en finanzas públicas, transparencia y rendición de cuentas, gestión por resultados, evaluación de políticas públicas, sistema de justicia y medio ambiente.  Puedes consultar nuestras publicaciones en inteligenciapublica.com. (Leer más)
¿Despenalizar o no despenalizar? He ahí el dilema
Debemos entender que la resolución de la SCJN relacionada al amparo promovido por los miembros de SMART, tiene como objetivo desarrollar los criterios regulatorios y las capacidades institucionales para desarrollar políticas públicas que permitan su cultivo y consumo bajo estrictos controles del estado, contrarias a las políticas prohibicionistas del Estado que hasta el momento existen.
Por Inteligencia Pública
13 de noviembre, 2015
Comparte

Por: Ana Laura Santos (@alaurita)

Hace unos días la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) autorizó el consumo lúdico y recreativo de la mariguana a cuatro ciudadanos que presentaron un amparo. Este amparo se les concedió para que puedan producir y consumir su propia mariguana para uso recreativo. Los ciudadanos que presentaron dicho amparo integran la Sociedad Mexicana de Autoconsumo Responsable y Tolerante (SMART), al mismo tiempo que son consejeros de la organización civil México Unido Contra la Delincuencia.

Desde la perspectiva de los promotores del amparo, el objetivo es “la despenalización del consumo de la mariguana como parte de una estrategia para reducir los índices delictivos y la violencia en el país”.

Para entender lo anterior es necesario entender la diferencia entre la despenalización y la legalización. Según la Real Academia de la Lengua Española, legalizar es la acción de hacer legal algo, es decir, que esté prescrito por ley conforme a ella o al derecho; por otro lado despenalizar significa dejar de tipificar como delito o falta una conducta anteriormente castigada por la legislación penal.

Lo que nos dicen los significados es muy simple: que no se está dando permiso para el uso y venta de la mariguana de manera libre, sino que, el consumirla y cosecharla de forma propia, no será un delito que se castigue. Ojo, pero esto aplica sólo para las cuatro personas de SMART.

Según datos de SMART, de las personas que están pagando alguna pena en la cárcel por consumo ilegal de drogas, el 65 por ciento son consumidores de mariguana.

Por lo anterior, esta Sociedad busca que su medida de amparo sea replicada para así poder crear jurisprudencia y poder plantear otros escenarios de consumo y también, de los que trafican con esto.

Como en todo tipo de decisiones públicas, sobre todo en las relacionadas con los temas de seguridad, las posiciones sobre la despenalización del cultivo y el consumo de la mariguana son encontradas.

Algunos de los argumentos a favor sostienen que es a través del recurso legal interpuesto por los que fueron beneficiados, que se garantiza el respeto y la protección de los Derechos Humanos de autodeterminación de los individuos y la libre elección, además de que viola el libre desarrollo de la personalidad.

Otro argumento se refiere a la no persecución de consumidores de mariguana para que la autoridad se concentre en los delitos de mayor impacto y daño a la sociedad (como el secuestro, la extorsión, la trata de personas, la venta de órganos), así también se pueden atender las adicciones financiados con los recursos que se ahorren.

Además, y este es el argumento central de SMART, despenalizar el cultivo y el consumo de mariguana podría reducir los índices de violencia y delincuencia en el país (cosa que está por verse).

En contraparte, hay quienes afirman que en cuanto a problemas de drogas, el cultivo, la distribución y la comercialización de la mariguana no es una actividad que le genera mayores beneficios al crimen organizado en México, sino la producción y el trasiego de droga sintética, el secuestro, la extorsión, la piratería, la trata de personas y la venta de órganos, por lo que la violencia y la delincuencia no necesariamente se vería reducida.

También existe la postura de que la despenalización del consumo de la mariguana multiplicaría el número de adictos, por lo que dispararía la demanda de atención en los centros de rehabilitación, y con ello, los requerimientos presupuestarios del sector salud (difícil de considerar ante un panorama de restricción en el gasto público).

Se aprobó el amparo pero, ¿cuál es el siguiente paso?

Debemos entender que la resolución de la SCJN relacionada al amparo promovido por los miembros de SMART, tiene como objetivo desarrollar los criterios regulatorios y las capacidades institucionales para desarrollar políticas públicas que permitan su cultivo y consumo bajo estrictos controles del estado, contrarias a las políticas prohibicionistas del Estado que hasta el momento existen.

Para el ciudadano, el antecedente establecido por el amparo concedido a los miembros de SMART establece un camino a seguir, ya que cada uno de ellos que desee cultivar, transportar y consumir mariguana deberá primero solicitar permiso a la COFEPRIS, para que una vez que ésta se lo niegue, promueva de manera inmediata su amparo. Una vez presentado el amparo, deberá esperar la sentencia definitiva y en el caso de que sea concedido dicho amparo, podrá realizar estas actividades.

Sin embargo, hay un hecho que se debe considerar. Habrán relevos en la SCJN, y será necesario para que la estrategia de SMART funcione para otros ciudadanos, que los nuevos ministros o ministras que accedan al Alto Tribunal compartan esta visión y por lo tanto, otorguen los amparos (al menos otros cuatro más) para que se genere jurisprudencia (se necesitan cinco en el mismo sentido) y por tanto, los supuestos del amparo apliquen para todos los ciudadanos. La otra opción es que el Congreso de la Unión legisle en la materia en ese mismo sentido, lo que abre un espacio de análisis, discusión y debate en torno a este tema. ¿Seremos capaces de entrarle como sociedad a este debate? Despenalizar o no despenalizar. Ahí el dilema.

 

* Ana Laura Santos es Investigadora de Inteligencia Pública (@IntPublica)

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.