¿Igualdad discursiva de género en México? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Inteligencia Pública
Por Inteligencia Pública
Somos una organización dedicada al análisis de políticas públicas y a la creación de conteni... Somos una organización dedicada al análisis de políticas públicas y a la creación de contenidos, a través del procesamiento de información especializada. Nuestro objetivo es contribuir a detonar el desarrollo del país generando ideas innovadoras, prácticas y aplicables a la realidad.  Somos especialistas en finanzas públicas, transparencia y rendición de cuentas, gestión por resultados, evaluación de políticas públicas, sistema de justicia y medio ambiente.  Puedes consultar nuestras publicaciones en inteligenciapublica.com. (Leer más)
¿Igualdad discursiva de género en México?
Para el INMUJERES el empoderamiento económico de las mujeres puede lograrse “mediante la obtención de UN INGRESO”, refiriéndose a trabajos eventuales como contestar encuestas en línea y ganar hasta 75 dólares por registrarse y completar el primer cuestionario. ¿Dónde está la política pública que impulse un mercado laboral sin diferenciación de género?
Por Inteligencia Pública
11 de septiembre, 2014
Comparte

Por: Carmina Borja

La igualdad discursiva de oportunidades entre mujeres y hombres es aquella igualdad que se queda en palabras, promesas y acuerdos escritos. En términos legales esta diferencia se conoce como de jure, cuando los derechos están estipulados por la ley escrita pero no necesariamente se aplican o practican en realidad. En México contemporáneo hay principalmente cuatro ejemplos de esto:

El primer discurso ha estado presente 62 años, se trata de un acuerdo escrito que nuestro país firmó ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT, ILO por sus siglas en Inglés) el 23 de Agosto de 1952, para ser garante del derecho que tienen las mujeres de recibir un pago igual al de los hombres por trabajos similares.

El segundo y tercer discursos tienen 53 años, son compromisos que nuestro país adquirió ante esta misma organización (OIT) para eliminar la discriminación a las mujeres en el empleo y en la ocupación (desde el 11 de septiembre de 1961), y a mejorar los estándares de seguridad social para las empleadas (desde el 12 de octubre de 1961).

El cuarto discurso tiene una prevalencia de 33 años, se refiere a un compromiso que México adquirió ante Naciones Unidas (ONU) el 23 de marzo de 1981, para eliminar todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW, por sus siglas en Inglés).

Aunque relacionados de manera confusa, algunos de estos conceptos pueden encontrarse en declaraciones recientes de Pablo Navarrete Gutiérrez (2014), Coordinador de Asuntos Jurídicos del Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES), quien argumentó que “la falta de autonomía económica de las mujeres es un indicador básico de la desigualdad de género y un factor que perpetúa la pobreza, discriminación y violencia en su contra. empoderarlas económicamente mediante la obtención de UN INGRESO, que les permita no solo mejorar su calidad de vida, fortalecer su autonomía, también sacarlas de la espiral de la violencia en la que se encuentran inmersas”. Pero ¿qué tipo de ingreso es aquél que contribuye al empoderamiento económico de las mujeres?

Definición desplegada sobre lo que debe entenderse como empoderamiento económico de las mujeres en la página oficial de INMUJERES

Captura de pantalla 2014-07-30

Como se muestra en la imagen, un hipervínculo en el Comunicado de Prensa de INMUJERES en su versión en línea sugiere que el empoderamiento económico de las mujeres puede lograrse “mediante la obtención de UN INGRESO”, refiriéndose a trabajos eventuales como contestar encuestas en línea y ganar hasta 75 dólares por registrarse y completar el primer cuestionario.

Como vimos, siguiendo los principales compromisos que México ha adquirido en temas de igualdad de género, lo que esta dependencia federal debería estar enfatizando es que durante este sexenio el gobierno tiene al menos dos grandes programas cuyo objetivo es cerrar la brecha económica de género:

El Programa de Fortalecimiento de la Transversalidad de la Perspectiva de Género, que a partir del año pasado pone a disposición de las mexicanas un presupuesto de 342 millones de pesos que deben ser destinados al desarrollo de proyectos independientes presentados por las Instancias de las Mujeres en las Entidades Federativas (IMEF), así como a “acciones estratégicas de coordinación para la igualdad de género que sean realizadas de manera coordinada con otras instituciones públicas estatales”, a “políticas públicas de igualdad entre hombres y mujeres”, y a “proyectos orientados al desarrollo y fortalecimiento de capacidades institucionales”, todas ellas presentados por las Instancias de las Mujeres en los Municipios (IMM) (Véase INMUJERES, 2013, pp. 22). El segundo ejemplo son diversas convocatorias de la Secretaría de Economía y del Instituto Nacional de la Economía Social (INAES) con el objetivo de impulsar proyectos productivos de empresarias mexicanas organizadas en sociedades cooperativas.

Por lo tanto, el discurso que claramente debería estar difundiendo INMUJERES sobre la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, es que el empoderamiento de las mujeres mexicanas puede alcanzarse, si y sólo si, las políticas públicas de la actual administración logran impulsar por primera vez un mercado laboral con ingresos, seguridad social y asistencia pública no diferenciados por género.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.