Impulsar el sector cultural desde su base - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Inteligencia Pública
Por Inteligencia Pública
Somos una organización dedicada al análisis de políticas públicas y a la creación de conteni... Somos una organización dedicada al análisis de políticas públicas y a la creación de contenidos, a través del procesamiento de información especializada. Nuestro objetivo es contribuir a detonar el desarrollo del país generando ideas innovadoras, prácticas y aplicables a la realidad.  Somos especialistas en finanzas públicas, transparencia y rendición de cuentas, gestión por resultados, evaluación de políticas públicas, sistema de justicia y medio ambiente.  Puedes consultar nuestras publicaciones en inteligenciapublica.com. (Leer más)
Impulsar el sector cultural desde su base
La adecuadamente estructurada retórica de las estrategias federales sobre la importancia de apoyar el sector cultural no es suficiente. El PND y el PECA establecen acertadas líneas de acción, pero sólo con la correcta coordinación a nivel local y en conjunto con la sociedad civil podrán ser fructíferos.
Por Inteligencia Pública
31 de julio, 2014
Comparte

Por: Carmen Menéndez (@mariacarmen1190)

El sexenio presidencial actual se ha caracterizado por una cantidad considerable de esfuerzos por impulsar el sector cultural, a saber: el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 planteó dentro del pilar México con Educación de Calidad objetivos bastante ambiciosos para este sector; por parte del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA), hace un año fue lanzado el Programa Nacional de Fomento y Estímulo a las Industrias Creativas y a Empresas Culturales (PNFEICEC), mediante el cual las micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYMES) culturales podrían tener acceso a crédito para potenciar su actividad.

Por otro lado, en enero del presente año fue presentada la Cuenta Satélite de Cultura 2008-2011 para contabilizar las aportaciones del sector cultural a la economía nacional; finalmente, en abril de 2014 se publica en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el Programa Especial de Cultura y Arte 2014-2018 (PECA) con el objetivo de promover y difundir las expresiones artísticas, impulsar el desarrollo de industrias creativas y posibilitar el acceso universal a la cultura.

Sin embargo, la adecuadamente estructurada retórica de las estrategias federales sobre la importancia de apoyar el sector cultural no es suficiente. El PND y el PECA establecen acertadas líneas de acción, pero sólo con la correcta coordinación a nivel local y en conjunto con la sociedad civil podrán ser fructíferos. Respecto al PNFEICEC, a la fecha no se tiene acceso a la información sobre el número de beneficiarios o los proyectos llevados a cabo por empresas culturales que hayan recibido un crédito a partir de este programa. Finalmente, la Cuenta Satélite reveló que, del 2.7% que aportó en 2011 el sector cultural al Producto Interno Bruto (PIB), sólo el 0.2% correspondía a los servicios educativos, al corazón del trabajo creativo y artístico: la educación.

¿Cómo entonces se podría impulsar el sector cultural con bases tan débiles?

Aunque quedaría a discusión que medir el desarrollo del sector cultural a partir de su aportación al PIB no refleja la calidad del mismo o la gran labor que una parte del sector puede estar haciendo, es importante notar que tales estadísticas sí muestran el poco interés en impulsar la educación artística y, por ende, en el fomento al sector cultural como un subsector económico con todo el potencial para ser rentable.

La educación artística toma sentido para la sociedad en tanto favorece el desarrollo de creatividad, paciencia, compromiso y respeto, además de contribuir al desarrollo integral del individuo. Sin embargo, la tarea de expandir el arte en la formación de todos los ciudadanos no es sencilla y tampoco debería esperarse que esta gran labor esté sólo a cargo del Estado.

De ahí la importancia de la implementación de programas que no sólo promuevan la parte de profesionalización de los artistas, sino también de aquéllos que busquen apoyar emprendimientos productivos culturales, pues sólo así el sector cultural experimentará crecimiento y generará más oportunidades de desarrollo personal y profesional para las actuales y nuevas generaciones. En este sentido el PNFEICEC parece un buen punto de partida, por eso es poco alentador que aún no tenga resultados visibles.

Así pues, es esencial hacer énfasis en proyectos culturales que promuevan la educación artística y, a su vez, el desarrollo de formadores artísticos que puedan ser el cimiento para impulsar el crecimiento del sector cultural en todos sus aspectos.

En virtud de lo dicho, resulta vital que la política cultural contemple a la educación artística como uno de sus ejes rectores y que a partir de ello se promuevan las expresiones del arte y el trabajo artístico como actividades productivas. A pesar de que el sector cultural ha sido subestimado como parte del motor del crecimiento económico, posee un gran potencial que de ser aprovechado tendría beneficios como la generación de empleos formales para aquéllos que se dedican al arte y para quienes indirectamente contribuyen en el desarrollo de una actividad artística, creación de turismo cultural y, muy importante, una sociedad más sana e integrada.

 

* Carmen Menéndez es investigadora de Inteligencia Pública

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.