La baja de la tarifa eléctrica en México: ¿a qué se debe? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Inteligencia Pública
Por Inteligencia Pública
Somos una organización dedicada al análisis de políticas públicas y a la creación de conteni... Somos una organización dedicada al análisis de políticas públicas y a la creación de contenidos, a través del procesamiento de información especializada. Nuestro objetivo es contribuir a detonar el desarrollo del país generando ideas innovadoras, prácticas y aplicables a la realidad.  Somos especialistas en finanzas públicas, transparencia y rendición de cuentas, gestión por resultados, evaluación de políticas públicas, sistema de justicia y medio ambiente.  Puedes consultar nuestras publicaciones en inteligenciapublica.com. (Leer más)
La baja de la tarifa eléctrica en México: ¿a qué se debe?
La reducción de las tarifas se debe principalmente a la sustitución de combustibles caros y contaminantes, como el combustóleo, por fuentes más baratas como el gas natural. Sin embargo, a pesar de estar produciendo a un menor costo, los subsidios aún tratan de compensar altos costos de producción de la energía eléctrica de CFE para brindar una tarifa menor.
Por Inteligencia Pública
25 de septiembre, 2015
Comparte

Por: Liliana Estrada (@LilianaEG145)

Uno de los motivos que originaron y permitieron en su momento la aprobación de la Reforma Energética fue el tener tarifas eléctricas más bajas. Esto debido a que en México la tarifa promedio era 25 a 50% más alta que la de Estados Unidos aún con subsidios. Actualmente, la promesa se ha ido cumpliendo, pues de acuerdo a datos de Comisión Federal de Electricidad (CFE), en los últimos años la tarifa ha descendido desde un 2%, como lo es para la tarifa doméstica, hasta en un 20% para las tarifas industriales. Pero, ¿a qué se debe la baja de dichas tarifas?

En primer lugar, se debe a que entre el 2012 y 2014 CFE redujo su consumo de combustóleo en un 43%; el cual representaba uno de los energéticos más caros y contaminantes para generar electricidad, pues producir un Kilowatt-hora (KWh) oscila entre uno o cinco pesos mexicanos, cuando el precio por otros combustibles, principalmente renovables, se encuentran en 40 centavos.

En segundo lugar, CFE aumentó su consumo de gas natural y la producción de electricidad por energía hidráulica con un porcentaje del 6 y 40%, respectivamente. Esto ha permitido acceder a fuentes que representan un menor costo económico (80 centavos a 1.50 pesos por KWh). Sin embargo, aún son combustibles y tecnologías que tienen grandes externalidades negativas al medio ambiente, lo cual pone en duda de considerarlos como la principal forma para producir energía eléctrica.

En este sentido, la reducción de las tarifas se debe principalmente a la sustitución de combustibles caros y contaminantes, como el combustóleo, por fuentes más baratas como el gas natural. No obstante, a pesar de que estos puntos son una realidad, existe un tercer factor que también interviene en la baja de las tarifas.

El tercer punto son los subsidios a la electricidad, los cuales se han incrementado en un 1% anual, pues tan sólo del 2013 al 2014 aumentaron 457 millones de pesos. Es decir, a pesar de estar produciendo a un menor costo, los subsidios aún tratan de compensar altos costos de producción de la energía eléctrica de CFE para brindar una tarifa menor.

Si bien se reconoce que estas medidas han permitido acceder a mejores tarifas buscando mayor eficiencia en la generación de energía, así como la de dejar de depender de energéticos contaminantes, esto constituye un freno para avanzar a la transición energética, pues no estamos invirtiendo en nuevas tecnologías renovables sino en seguir una alta dependencia de combustibles fósiles, ahora como el gas natural.

Además, si el objetivo para tener tarifas más bajas fuera la producción por combustibles más baratos y sobre todo amigables con el medio ambiente, la generación de energía eléctrica debería estar enfocada en el uso de energías renovables, ya que actualmente son las tecnologías con los menores precios, al oscilar entre 40-90 centavos el KWh.

Por ello, no sólo se debe de estar pensando en la sustitución de combustibles sino en la ampliación de la gama de energéticos a fin de abatir costos de producción al no depender de un precio internacional de los energéticos, lo que se reflejaría en menores tarifas a los usuarios de electricidad.

El seguir subsidiando la electricidad por combustibles fósiles son medidas contraproducentes para reducir los impactos de la mala calidad del aire y el medio ambiente, ya que alrededor del 30% de los gases de efecto invernadero (GEI) del país fueron generados por la producción de energía eléctrica.

De tal modo, no sólo debe importarnos la baja de tarifas eléctricas sino la fuente y la tecnología que se está utilizando para producir electricidad, pues puede que a corto plazo la sustitución de combustibles permita obtener los resultados esperados; sin embargo, a largo plazo al depender de un solo energético y de los precios internacionales puede que lleguemos al mismo punto que hoy estamos tratado de remediar.

Finalmente, es preciso modificar los mecanismos de subsidiar a la electricidad puesto que, los actuales mantienen un gran costo político, económico, ambiental y social. Los montos de los subsidios deben reasignarse a nuevas obras de infraestructura que permitan mejorar la calidad del servicio eléctrico y acceder a mejores precios.

 

* Liliana Estrada es investigadora de @IntPublica

 

 

 

El subsidio a la electricidad para el 2013 fue de 85,770 millones de pesos, mientras que para el 2014 totalizaron 86,227 millones de pesos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.