close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Inter(sex)iones
Por DSyR CIDE
Este es el blog del Área de Derechos Sexuales y Reproductivos del CIDE. Es un espacio para refle... Este es el blog del Área de Derechos Sexuales y Reproductivos del CIDE. Es un espacio para reflexionar sobre los diferentes puntos de conexión que existen entre el derecho, el género, la sexualidad y la reproducción. (Leer más)
Lecciones sobre el aborto
Las decisiones judiciales que surgen en diferentes países durante la última década, suscriben a una retórica del aborto que se apoya en liberalizar su acceso como un elemento constitutivo de la igualdad entre hombres y mujeres.
Por DSyR CIDE
8 de agosto, 2016
Comparte

Por: Jimena Suárez Ibarrola

En México los derechos reproductivos de las niñas y mujeres atraviesan un contexto desafortunado. Nos encontramos entre satíricas leyes antiaborto con bandera próvida en un estado en el que el derecho a la vida es una moneda de intercambio con escaso valor y la violencia contra las mujeres incrementa exponencialmente desde los últimos años; funcionarias públicas locales que estigmatizan y ofenden a las mujeres más pobres de este país, sugiriendo una esterilización forzada con base en las facilidades económicas que tenga una mujer para proveer para su hija o hijo; niñas y adolescentes que siendo víctimas de una violación sexual se les niega su derecho a que se les practique un aborto legal y seguro poniendo en riesgo su salud e integridad físicas y mentales –todo ello, bajo el auspicio de Códigos Penales restrictivos a la salud y autonomía reproductiva de las mujeres, y jueces que continúan propagando estereotipos sobre la sexualidad de las mujeres, nulificando y silenciando la voz de una mujer cuando asegura haber sido víctima de un abuso sexual (pues para ellos, seguramente, las mujeres y niñas no somos tomadoras de decisiones responsables y creíbles que cuando decimos que no, en realidad, es un sí), sólo por mencionar algunos casos.

La obstaculización continua al derecho a acceder a un aborto legal y seguro –y, por ende, la ausencia de protección y reconocimiento de los derechos reproductivos de las mujeres– nos obliga a reivindicar y reinventar la narrativa que usamos para defender la autonomía reproductiva, la igualdad y la salud de las mujeres en México y en todo el mundo. Reivindicar porque las organizaciones sociales conservadoras han cultivado una cultura de la vida que construye una relación antagónica entre la mujer en estado de embarazo y el feto. Las mismas han tomado las disposiciones de derechos humanos como justificación para alentar la protección absoluta de la vida intrauterina (un ejemplo de ello es el uso del artículo 4º de la Convención Americana sobre Derechos Humanos que protege el derecho a la vida desde la concepción), y perpetuar una idea hegemónica sobre el embarazo como una tarea inherente del sexo femenino que siempre es positiva, salvo en circunstancias limitadas. Reinventar porque los argumentos que se utilizan bajo ciertas jurisdicciones pueden ser nutridos por aquellos usados en otras.

Así, entre complejos retos domésticos para los derechos reproductivos, aterriza un compilado de ensayos que recogen la experiencia de las reformas jurídicas que ha atravesado el aborto en diferentes países y regiones. Dicho trabajo es una herramienta valiosa que provee información para todas y todos los que nos dedicamos a la defensa de los derechos humanos de las mujeres. El libro habla sobre algunas reformas jurídicas del aborto que se han venido dando en los últimos años. La obra editada por Rebecca Cook, Joanna Erdman y Bernard Dickens, El aborto en el derecho transnacional, ofrece una descripción y un estudio comparado de los argumentos y las nuevas ideas que surgen en el marco jurídico –primordialmente en el Derecho Constitucional– del aborto, los significados sociales que emanan de los símbolos jurídicos y la relación entre las leyes que regulan el aborto y la práctica.

Los ensayos que componen El aborto en el derecho transnacional demuestran cómo el discurso constitucional en torno al aborto se ha venido modificando, a través de la intervención judicial para liberalizar –o bien, restringir– el acceso al aborto en distintas países. En este sentido, el parteaguas del análisis constitucional comparado para la mayoría de las cortes constitucionales que revisaron la constitucionalidad de leyes que castigaban el aborto, o bien, abrían el acceso libre al aborto hasta cierto número de semanas de gestación, son el caso estadounidense de 1973 Roe vs. Wade y la decisión emitida por la Corte Constitucional Federal de la entonces Alemania Occidental de 1975.

Roe despenaliza la práctica bajo un esquema trimestral que prohíbe la intervención estatal en el primer trimestre, como resultado del derecho a la privacidad y autodeterminación de las mujeres; permite (pero no requiere) que el Estado regule la práctica del aborto para proteger la salud de las mujeres en el segundo trimestre; y admite la prohibición del aborto cuando el producto es viable como parte del interés estatal de proteger la vida prenatal. La doctrina alemana, por otra parte, establece la necesidad de proteger el derecho a la vida del feto y la obligación correlativa de las mujeres a llevar a término su embarazo para cumplir con su deber innato de la maternidad.

El libro describe ciertas decisiones judiciales que surgen en diferentes países durante la última década que suscriben a una retórica del aborto que se apoya en liberalizar su acceso como un elemento constitutivo de la igualdad entre hombres y mujeres, así como de su derecho al libre desarrollo de la personalidad, el derecho a la salud y autonomía reproductiva, a una vida privada, a la integridad física y mental y a la dignidad. Algunas Cortes, nos cuenta este rico trabajo, han establecido, preponderantemente, modelos legislativos basados en periodos en los que las mujeres pueden solicitar que se les practique un aborto sin que éste sea restringido por circunstancias determinadas por el Estado. Entre estas Cortes, algunas han decidido exceptuar del marco prohibitivo tiene como fin proteger al feto en algunos supuestos, lo que significa que son modelos indicativos: el Estado indica cuando es permisible sacrificar la dignidad y vida prenatal para proteger la vida y dignidad de la madre.

La lección que nos deja El aborto en el derecho transnacional es que con mayor frecuencia las Cortes muestran reticencia en el reconocimiento del producto como titular de derechos. La Corte Constitucional de Portugal recuerda que la vida prenatal es un valor de interés constitucional, que no acarrea el mismo nivel e intensidad en su protección como lo exigen los derechos de las mujeres. Uno de los capítulos de dicha obra recorre los argumentos que usa la Corte Constitucional de la República Eslovaca para romper con el paradigma constitucional más común, y así sostiene la constitucionalidad del acceso libre al aborto en las primeras doce semanas de gestación, como una exigencia que emana de los derechos de las mujeres a la vida privada y a la autonomía en la decisión sobre interrumpir su embarazo, tomando en cuenta los límites y obstáculos que representa el embarazo para el libre desarrollo de su personalidad.

Las reformas y decisiones transnacionales en torno al aborto, que describen los diversos capítulos de esta valiosa herramienta bibliográfica, son testimonio de la creciente noción que el otorgar derechos al feto análogos a los de una persona representa la imposición de limitantes inadmisibles a los derechos de las mujeres. Múltiples cortes constitucionales y poderes legislativos han emprendido un camino que armoniza el interés de proteger al producto en gestación y los límites que imponen los derechos de las mujeres a la interferencia del Estado para regular el aborto: la vida prenatal se protege a través de la mujer en estado de embarazo de forma gradual durante la gestación, conforme al desarrollo del producto. La mejor manera de proteger la vida prenatal, recuerda la Corte portuguesa, es protegiendo la vida existente: la de las mujeres.

La idea que las mujeres son agentes responsables, capaces de tomar decisiones importantes sobre su futuro y su cuerpo (incluyendo al feto) se cristaliza en el ámbito transnacional. Es necesario comenzar a alejarnos de un modelo reproductivo que infantiliza y silencia a las mujeres.

el-aborto-en-el-derecho-transnacional

 

* Jimena Suárez Ibarrola obtuvo la Licenciatura en Derecho del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y la Maestría en Derecho de la Universidad de California, Berkeley. Actualmente es Coordinadora del Proyecto de Investigación del Área de Derechos Sexuales y Reproductivos del Programa de Derecho a la Salud del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.