#DefensaDDHH 2.0 - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
La dignidad en nuestras manos
Por CDH Fray Vitoria
El Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria OP, A. C., es una organización no gubern... El Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria OP, A. C., es una organización no gubernamental que desde la década de los ochenta contribuye a la defensa de los derechos de las personas y los pueblos. Desde este espacio diverso y crítico, con la dirección del Dr. Miguel Concha Malo, buscamos abonar a una cultura basada en los derechos humanos. Trabajamos con la firme convicción de que “Otro mundo es posible”, donde se respete la dignidad humana. Optamos por acompañar a los grupos en situación de vulnerabilidad y de esa manera aspirar a un mundo más justo, sororo y fraterno. (Leer más)
#DefensaDDHH 2.0
Actualmente, las organizaciones de derechos humanos difícilmente podemos prescindir, en los proyectos de defensa integral, de las herramientas que nos brinda la web. La Primavera Árabe, los indignados, Occupy Wall Street, el movimiento #Yosoy132, el caso #1DMX, lo que sucede recientemente en Turquía y demás movimientos sociales, donde las Redes Sociales y otras plataformas juegan un papel fundamental, nos hacen revalorar su efectividad en los procesos organizativos de lucha y en la documentación de violaciones a #DDHH.
Por CDH Fray Vitoria
7 de junio, 2013
Comparte

Por: Carlos A. Ventura Callejas (@carlosarveca)

Las organizaciones sociales de derechos humanos encuentran mucha de su razón de ser en el acompañamiento y defensa de casos donde el Estado ha cometido violaciones a derechos humanos (#DDHH) de personas y pueblos. En los últimos treinta años la #defensaDDHH ha cambiado notoriamente en relación a cómo realizarla y las herramientas con las que se cuenta. Una cosa sí se conserva: se defiende la esperanza, la vida, la dignidad de las personas, de los pueblos, de la tierra y la naturaleza.

La #defensaDDHH en México se ha realizado a través de movilizaciones sociales (marchas, huelgas, escrache, pintas, “volanteo”, caravanas), misivas enviadas a las instituciones públicas, mesas de negociación, litigios en tribunales, incidencia en medios impresos y audiovisuales. En la década de los ochenta se sumó la posibilidad de accionar mecanismos internacionales de protección y denuncia, como el sistema interamericano.  Se ha echado mano de lo que se puede, incluidas fiestas,  sorteos, subastas, kermeses, conciertos, obras de teatro, el tradicional boteo, de todo lo que ayude para continuar en la lucha por los #DDHH. La creatividad de las y los defensores de derechos humanos no tiene límite.

Con la llegada de Internet se crea una herramienta más, sobre todo con la Web 2.0 que  sabemos es la acumulación de los cambios que han hecho a la World Wide Web desde la década de los noventa. Esto posibilita el intercambio de información de manera rápida y con ello se originó una comunidad digital. Sin demora apareció también la comunidad de defensores de #DDHH.

En la actualidad, las defensoras y defensores de derechos humanos difícilmente podemos prescindir, en los proyectos de defensa integral, de las herramientas que nos brinda la web. La Primavera Árabe, los indignados, Occupy Wall Street, el movimiento #Yosoy132, el caso #1DMX,  lo que sucede recientemente en Turquía y demás movimientos sociales, donde las Redes Sociales y otras plataformas juegan un papel fundamental, nos hacen revalorar su efectividad en los procesos organizativos de lucha y en la documentación de violaciones a #DDHH. Incluso la ONU ha recomendado su uso para la defensa y promoción de la dignidad de las personas y los pueblos.

La firma de Acciones Urgentes o pronunciamientos, la visita a blogs, wikis, streamings, fan pages o perfiles en Facebook, cuentas en Twitter, Vimeo, You Tube y Flickr, incluso, aunque no lo crean, la inserción de información con tags “derechohumaneros” en perfiles de instagram, pinterest y hasta foursquare son muestra de la interacción entre lo virtual y lo real en la lucha por los derechos.

Constantemente se nos convoca a tuitear, retuitear, favear, postear, dar like,  tagear, firmar una petición con un simple clik, volver trending topic un tema, compartir y linkear la información que denuncia la violencia estructural, todo con la finalidad de viralizar casos donde haya graves violaciones a #DDHH. ¡Vaya que cuesta lograr que las personas retomen lo que publicas! En esta época donde la información bulle tan rápido como un géiser, que algún caso sea retomado masivamente es difícil, pero no imposible. La solidaridad de personas en espacios digitales es igual de importante que la experimentada Away From Keyboard (AFK), pues en ambos casos se ayuda a visibilizar las exigencias de un movimiento social, de un grupo o persona que está siendo violentada.

Para las organizaciones sociales, en especial para las personas encargadas de actividades propias de un community manager, es labor de todos los días scrollear y captar información que abone a la construcción de una cultura de respeto de los #DDHH. Es una tarea constante resignificar las herramientas de la web y transformarlas en instrumentos que evidencien las situaciones que imposibilitan la realización de las condiciones necesarias para una vida digna.

Todo esto no es fácil. La misma comunidad virtual defensora de derechos humanos ha tenido que afrontar las desavenencias que se le presentan en este nuevo escenario de lucha. Es importante observar que en la web los estigmas y prejuicios están presentes, y obstaculizan la construcción de espacios de información incluyentes, respetuosos y  libres de discriminación.

Como muestra este video:

Existen “personajes” contrarios a los #DDHH, no sólo los bots, incluso personas reales, anónimas o no, que llevan a cabo acciones (amenazas, descalificaciones, extorsiones, acoso, ataques)  contrarias a la construcción de un mundo justo y digno.

El alza de mensajes discriminatorios en Redes Sociales hace evidente cómo la sociedad lleva sus aspectos más negativos a todos los espacios. En repetidas ocasiones en Twitter, Facebook u otras aplicaciones parecidas se pueden observar expresiones o imágenes discriminatorias hacia personas o grupos que históricamente han sido excluidos y marginados, ejemplo de ello son los hashtags: #SéFelizYGolpeaAUnaMujer, #ApestasAHomosexual, #ApestasAIndígena. De hecho, existe un debate en relación con la posible colisión entre el derecho a la no discriminación y el derecho a la libertad de expresión en estos lugares de socialización.

Igual de grave es cuando alguna cuenta se ve impedida para seguir con el ciberactivismo por los #DDHH, pues recibe amenazas y se le obliga a desistir de su lucha. Recordemos el caso Valor por Tamaulipas, donde el administrador de las cuentas de Facebook y Twitter fue objeto de ataques debido a la difusión de información sobre situaciones graves de violencia en esa entidad.

El Estado y los poderes fácticos han visto una amenaza en estas herramientas. En repetidas ocasiones hemos atestiguado cómo, a través de estrategias legales, buscan gradualmente acotar la fuerza de las plataformas que usan ciberdefensores de derechos humanos: Nuevo León y sus reformas a legislación penal para regular redes sociales, la firma del ACTA y la limitación a contenidos, la implementación de policías informáticas, son algunos ejemplos. Antes que la censura, criminalización,  o la limitación en el ciberespacio, el Estado debería implementar políticas públicas, con base en los #DDHH, que coadyuven a la construcción y difusión de una cultura alejada del miedo, la discriminación e impunidad.

He aquí nuevos retos en la defensa de los derechos y nuevas reflexiones para el Estado y la sociedad en torno a la web. Lo cierto es que las herramientas que nos brinda la Web 2.0 reconfiguran y fortalece la defensa de la vida, la esperanza y la construcción de Otro mundo posible.

 

* Carlos A. Ventura Callejas es responsable de Educación, Promoción y Difusión del CDH Vitoria.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts