Derechos humanos y juventudes: una sombra para el Estado mexicano - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
La dignidad en nuestras manos
Por CDH Fray Vitoria
El Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria OP, A. C., es una organización no gubern... El Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria OP, A. C., es una organización no gubernamental que desde la década de los ochenta contribuye a la defensa de los derechos de las personas y los pueblos. Desde este espacio diverso y crítico, con la dirección del Dr. Miguel Concha Malo, buscamos abonar a una cultura basada en los derechos humanos. Trabajamos con la firme convicción de que “Otro mundo es posible”, donde se respete la dignidad humana. Optamos por acompañar a los grupos en situación de vulnerabilidad y de esa manera aspirar a un mundo más justo, sororo y fraterno. (Leer más)
Derechos humanos y juventudes: una sombra para el Estado mexicano
Por las omisiones de la perspectiva de juventudes y acciones particulares en las medidas destinadas a la prevención y atención de la pandemia por la COVID-19, se constituyeron violaciones a derechos humanos hacia las y los jóvenes en tanto no se garantizaron las obligaciones del Estado mexicano para proteger y respetar sus derechos.
Por Ivonne Quintana y Mariana Bermúdez
4 de septiembre, 2021
Comparte

El pasado 12 de agosto se celebró el Día Internacional de las Juventudes, fecha que reconoce las potencialidades de las mismas como personas con capacidad de agencia en la construcción de la sociedad y como parte activa en la resolución de las problemáticas que enfrentan. Sin embargo, es importante mencionar que definir a las juventudes resulta complejo debido a las características, roles, estereotipos y  prejuicios que se interrelacionan a partir de la visión adultocentrista y de las condiciones sociales, históricas y culturales en donde se ha posicionado a este grupo etario.

Lo anterior se puede observar en las narrativas construidas en la pandemia por la COVID-19 en México, ya que en su comienzo la población identificada en situación de mayor riesgo de contagio habían sido las personas adultas mayores, para quienes se destinaron acciones específicas de atención y prevención de la transmisión del virus. Mientras que a las juventudes se les reconocía como el grupo “más fuerte” ante la situación, generando la ausencia de medidas enfocadas a sus necesidades e impactos diversos en otros ámbitos de sus vidas.

Ello provocó la perpetuación de estereotipos sobre las personas jóvenes ante un contexto de vulnerabilidad. Asimismo, resultó preocupante la ausencia del enfoque de las juventudes en las medidas sanitarias, siendo actualmente las más afectadas por el virus, pues representan el 24.6% del total de la población, de acuerdo con la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (ENADID) del 2018.

En ese sentido, por las omisiones de la perspectiva de juventudes y acciones particulares en las medidas destinadas a la prevención y atención de la pandemia por la COVID-19, se constituyeron violaciones a derechos humanos hacia las y los jóvenes en tanto no se garantizaron las obligaciones del Estado mexicano para proteger y respetar sus derechos. Aunado a ello, hay una carencia en la implementación de dicho enfoque en las estadísticas y las políticas públicas, por lo que las necesidades y problemáticas de las juventudes quedan invisibilizadas en el contexto mexicano actual e histórico.

A raíz de ello, desde el Centro de Derechos Humanos “Fray Francisco de Vitoria OP”, A.C. se realizó una investigación para identificar los impactos generados por la COVID-19 en las juventudes mexicanas, así como en analizar las posibles violaciones a sus derechos humanos en los ámbitos relacionados con el derecho a la educación, el empleo, la salud, la libertad de expresión y, la participación política y social desde la perspectiva de juventudes y de derechos humanos. Se construyó mediante un instrumento de medición en línea en el cual participaron 205 jóvenes de 18 a 29 años, pertenecientes a 27 estados de la República mexicana, en donde predominaron personas con estudios de licenciatura y una representación mayoritaria de mujeres.

Algunos de los hallazgos identificados en el informe son:

  • La brecha digital ha sido uno de los aspectos con mayor impacto en el derecho a la educación de las juventudes, pues tan sólo en México, el 44.3% de los hogares no cuenta con un equipo de cómputo y únicamente el 56.4% tiene una conexión a internet. Además, la carencia en el personal educativo para el cambio de una educación presencial a virtual, profundizó las desigualdades sociales y económicas en el acceso a la educación.
  • El 22.7% de las juventudes participantes expresaron que han experimentado violaciones a sus derechos laborales y no en todos los casos se han proporcionado las medidas sanitarias adecuadas para realizar sus actividades, teniendo como principales impactos la limitación y/o reducción de gastos, así como de ingresos, además de enfrentarse a una situación de riesgo al exponerse a la COVID-19 por realizar actividades laborales y/o la pérdida de empleo.
  • Durante la pandemia por la COVID-19, el 62.4% de las juventudes participantes no tuvieron una preocupación o limitación en cuanto a cantidad o calidad de sus alimentos. Sin embargo, el 29.30% manifestó haber tenido problemas de manera esporádica para acceder a una alimentación adecuada y el 8.3% expresó haber tenido una preocupación frecuente en este ámbito.
  • El 77.6% de las juventudes participantes mencionaron haber tenido impactos negativos en su salud mental (ansiedad; mal humor; desánimo; sensación de fracaso) a raíz de la pandemia, en donde el 63.4% reconocieron que no cuentan con las herramientas necesarias para trabajar sus emociones, de las cuales el 43.9% comentaron que les gustaría iniciar o retomar acompañamiento psicoterapéutico.
  • La participación social y política durante la etapa de la pandemia por la COVID-19 disminuyó, pues el 44.1% de las juventudes participantes indicaron que a falta de un espacio de participación; jornadas laborales extensas y falta de recursos, su participación se vio limitada en actividades de defensa, dado el contexto.

En consecuencia, las y los jóvenes enfrentan retos complejos a causa de las vulnerabilidades originadas por las discriminaciones y las violencias sistemáticas e históricas de las que son víctimas, cuyas realidades han sido visibilizadas y agudizadas por la pandemia y las crisis mundiales que la acompañan. Además, se convierten en una generación con latente preocupación en cuanto a sus oportunidades laborales y educativas en el futuro debido a las limitaciones y complejidades evidenciadas en la pandemia por la COVID-19 para su desarrollo pleno e integral.

Por ende, es necesario atender las demandas y necesidades para este grupo etario mediante políticas públicas y acciones focalizadas, contextuales, integrales y con perspectiva de juventudes, ya que pareciera no ser prioridad para el gobierno mexicano. Asimismo, generar espacios y mecanismos de incidencia para las personas jóvenes, para su reconocimiento como agentes transformadores y participantes en la construcción de sociedades equitativas, solidarias, empáticas y resilientes ante los cambios estructurales para un futuro incluyente y garante de sus derechos humanos.

* Ivonne Quintana y Mariana Bermúdez colaboran en el @CDHVitoria.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.