Día Internacional de la Juventud 2013: las otras miradas en el camino hacia la Dignidad - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
La dignidad en nuestras manos
Por CDH Fray Vitoria
El Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria OP, A. C., es una organización no gubern... El Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria OP, A. C., es una organización no gubernamental que desde la década de los ochenta contribuye a la defensa de los derechos de las personas y los pueblos. Desde este espacio diverso y crítico, con la dirección del Dr. Miguel Concha Malo, buscamos abonar a una cultura basada en los derechos humanos. Trabajamos con la firme convicción de que “Otro mundo es posible”, donde se respete la dignidad humana. Optamos por acompañar a los grupos en situación de vulnerabilidad y de esa manera aspirar a un mundo más justo, sororo y fraterno. (Leer más)
Día Internacional de la Juventud 2013: las otras miradas en el camino hacia la Dignidad
Los datos específicos para América Latina ubican que los derechos humanos más violentados para las personas jóvenes son: trabajo, educación, empleo, salud, participación y no discriminación. Es importante enfatizar que el único violador de derechos humanos es el Estado y en él todas las instituciones y personas que pertenecen a la estructura gubernamental, de acuerdo con el derecho internacional de los derechos humanos.
Por CDH Fray Vitoria
13 de agosto, 2013
Comparte

Dedicado a las juventudes que han escrito otras historias transformando el mundo.

 

Por: Clara G. Meyra Segura

El 12 de agosto de cada año a partir de 1999 se conmemora el Día Internacional de la Juventud; con este motivo en los medios de comunicación se mueven una gran cantidad de datos y opiniones al respecto. Muy seguramente gobiernos, empresas, organizaciones, académicos, entre otras, estaremos señalando lo importante que son los jóvenes, las juventudes, las personas jóvenes y la juventud para el desarrollo del país; sin embargo ¿qué tan posible es reconocer esta “importancia” cuando las personas jóvenes nos encontramos con menos oportunidades desde hace décadas? Este artículo dirige la mirada hacia las juventudes desde un enfoque de derechos humanos en una realidad desigual para esta población, la cual deviene de un proceso histórico capitalista y utilitarista de lo que ha significado ser joven.

Las organizaciones y personas interesadas en defender los derechos humanos de las juventudes nos hemos podido acercar a la teorización de Juventud gracias a la Academia. Desde diferentes enfoques, ubicamos que el concepto como se les presenta actualmente a las personas jóvenes tiene que ver con el nacimiento de la Revolución Industrial, es decir, jóvenes como fuerza de trabajo y factores importantes para la producción en cadena. Al respecto Sven Morch señala que el concepto juventud tiene un origen histórico, puesto que no en todas las épocas se concibe como en la actualidad; juventud”, afirma, “es una construcción histórica nacida en la etapa de la edificación del capitalismo”.

El tiempo pasó y la realidad de los jóvenes se transformó conforme el capitalismo se expandió en el mundo, y así como las formas de explotación de las personas y de los bienes naturales se especializaron, también fueron cambiando las formas de explotación y el utilitarismo hacia las personas jóvenes. Por tanto, no es de sorprendernos que los momentos históricos donde las manifestaciones de jóvenes se han hecho presentes, en diferentes formas y en distintas partes del mundo, se mantiene una relación directa con las crisis económicas y la violencia institucional.

El académico Carles Feixa refiere que durante los años 1950-1970 la sociología y la psicología concibieron a la juventud como un periodo preparatorio, que bajo el modelo modernizador desarrollista se veía como un periodo de preparación hacia la adultez sin mirarles como sujetos sociales en el presente; jóvenes de diversas partes del mundo salieron a las calles a denunciar a una sociedad de consumo, como lo planteaban estudiantes en el llamado Mayo Francés o Primavera Francesa; también buscaban llamar a la paz, así como a un sistema social y económico justo, en él participaban estudiantes universitarios y obreros, principalmente. En México, durante 1968-1971, estudiantes mexicanos sufrieron persecuciones, desapariciones, represión y ejecuciones; esto significa una página marcada de sangre en la historia de las personas jóvenes de nuestro país.

En la década de los años 80, durante la caída del Muro de Berlín, muchas manifestaciones se hicieron presentes como las de jóvenes anarquistas que cuestionaban a los gobiernos que se dirigían desde un sistema de injusticia. Recordemos que ésta se denominó década pérdida por la crisis económica mundial, “curiosamente” fue la década en que se presentaba el llamado bono demográfico, es decir, en el mundo había un considerable porcentaje de persona en edad productiva, contradictoriamente se presentaba un considerable índice de desempleo juvenil. Es en esa misma década, cuando en 1985 la Asamblea General de la ONU nombra el Día Internacional de la Juventud: Participación, Desarrollo y Paz”, cabe mencionar que desde aquel tiempo se previó que en los años 2010 y 2020 en Latinoamérica se presentaría nuevamente el llamado bono demográfico; con respecto a este, la Comisión Económica para América Latina (Cepal) ha generado varios informes.

Y llegó el tiempo en que caminamos en medio del bono demográfico, este término tiene todo que ver con la fuerza de trabajo. La Cepal, en el documento titulado El bono demográfico: una oportunidad para avanzar en materia de progresión en educación secundaria, presentado en 2008, dice lo siguiente:

“Estos cambios en la estructura por edades configuran un periodo en que la proporción de personas en edades potencialmente productivas crece de manera sostenida en relación con las personas en edades potencialmente inactivas y las relaciones de dependencia descienden y alcanzan mínimos históricos, para después aumentar como resultado del incremento de la proporción de personas mayores. En este período, conocido como bono demográfico u oportunidad demográfica, se produce una situación particularmente favorable para el desarrollo, ya que aumentan las posibilidades de ahorro e inversión en crecimiento económico”.

Paradójicamente la Organización Internacional Trabajo (OIT) informa que en esta década se mantienen cifras preocupantes en lo que se refiere al creciente desempleo en el mundo, de acuerdo con datos de este organismo en 2013: “El mundo enfrenta una crisis de empleo cada vez más grave: los jóvenes tienen tres veces mayores probabilidades de estar desempleados que los adultos, y casi 73 millones de jóvenes en el mundo están buscando trabajo.”

La realidad actual y en ella las manifestaciones sociales expresan nuevamente las inconformidades hacia un sistema que deshumaniza y cosifica. Así se escucha desde el movimiento de los mileuristas, posteriormente indignados; la Primavera Árabe, las manifestaciones de estudiantes en Chile, Colombia y en otros países latinoamericanos. En el caso de México resuenan las demandas de los movimientos de estudiantes de las normales rurales, el movimiento #YoSoy132 y la respuesta de las autoridades como las detenciones arbitrarias del  1 de diciembre de 2011, 1DMX; la Marcha del Silencio del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en la que una mayoría de miradas fueron jóvenes de las comunidades en Chiapas, entre otras expresiones de hartazgo ante un sistema de injusticia que les está coartando todo, hasta los sueños, no en vano la frase “si no nos dejan soñar no los dejaremos dormir”, lo importante es la vida y la esperanza que se genera en cada una de estas expresiones promovidas por jóvenes.

Los datos específicos para América Latina ubican que los derechos humanos más violentados para las personas jóvenes son: trabajo, educación, empleo, salud, participación y no discriminación. Es importante enfatizar que el único violador de derechos humanos es el Estado y en él todas las instituciones y personas que pertenecen a la estructura gubernamental, de acuerdo con el derecho internacional de los derechos humanos. ¿Por qué decir esto?, porque los discursos del gobierno se jactan de mencionar palabras como: “desarrollo”, “progreso”, “capital social”, “cohesión social”, todas estas palabras utilizadas como un disfraz perverso que se dirige a convertir a las personas jóvenes en números, consumidoras, objetos, criminales, replicadoras del sistema, en el que a los gobiernos y poderes económicos como las empresas no les conviene que les cuestionen sus dinámicas de injusticia, marginalidad y reproducción de la miseria.

Hablar de derechos humanos de las juventudes significa poner en el centro la dignidad humana ubicando la diversidad, la autonomía, el género, el territorio y la participación en todos los espacios de su vida, el momento histórico que están viviendo. Esto, para romper con los determinismos históricos y teóricos, que responden al poder político y económico, los que han despojado a las personas jóvenes del propio poder de transformar personal y colectivamente la realidad.

La OIT nombró para 2013 el Día Internacional de la Juventud “Jóvenes migrantes, hagamos avanzar el desarrollo”. La pregunta es ¿los gobiernos estarán dispuestos a avanzar  hacia el desarrollo con la participación plena de las personas jóvenes? Esta pregunta se responde y se responderá en los hechos, desde lo escrito en las leyes, hasta lo tangible cumplido en la vida de cada persona. Así que las juventudes seguiremos y seguirán buscando recordarle a la humanidad que la dignidad se debe sentir en el estómago, vivir en todos los territorios y reivindicar en todo momento histórico.

Compartimos el comunicado que firmamos con la Red TDT, “Las juventudes en México: grandes brechas estructurales e institucionales para ver garantizados sus derechos humanos”.

 

* Clara G. Meyra Segura es Coordinadora General del Centro de Derechos Humanos “Fr. Francisco de Vitoria O.P.” A. C.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts