México, sin mecanismo de seguimiento para las recomendaciones internacionales  - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
La dignidad en nuestras manos
Por CDH Fray Vitoria
El Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria OP, A. C., es una organización no gubern... El Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria OP, A. C., es una organización no gubernamental que desde la década de los ochenta contribuye a la defensa de los derechos de las personas y los pueblos. Desde este espacio diverso y crítico, con la dirección del Dr. Miguel Concha Malo, buscamos abonar a una cultura basada en los derechos humanos. Trabajamos con la firme convicción de que “Otro mundo es posible”, donde se respete la dignidad humana. Optamos por acompañar a los grupos en situación de vulnerabilidad y de esa manera aspirar a un mundo más justo, sororo y fraterno. (Leer más)
México, sin mecanismo de seguimiento para las recomendaciones internacionales 
El SERIDH no es un mecanismo nacional de seguimiento e implementación de las recomendaciones internacionales en materia de derechos humanos, como se ha promovido desde la administración federal, sino simplemente una herramienta más que tendría que ser parte de este mecanismo, aún inexistente.
Por CDH Fray Vitoria
26 de marzo, 2021
Comparte

El pasado viernes 19 de marzo se llevó a cabo una audiencia solicitada por el Estado mexicano ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para presentar el Sistema de Seguimiento y Atención de Recomendaciones Internacionales en materia de Derechos Humanos (SERIDH), este se dio a conocer por la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) en febrero de 20201.

Durante la audiencia, la cancillería mencionó que dicha plataforma sistematiza las más de 3,500 recomendaciones formuladas por órganos de tratados, procedimientos especiales y/o mecanismos del sistema universal y regional de derechos humanos, con el argumento que de esta manera que se está cumpliendo con el seguimiento a las recomendaciones internacionales en materia de derechos humanos. Sin embargo, desde la sociedad civil y la academia se compartió que el SERIDH no es un mecanismo nacional de seguimiento e implementación de dichas recomendaciones, como se ha promovido desde la administración federal, sino simplemente una herramienta más que tendría que ser parte de este mecanismo, aún inexistente2.

Hasta marzo de 2021, la SRE compartió que el 57% de estas recomendaciones cuentan con acciones reportadas, no obstante, durante esta audiencia también se evidenció que la metodología que compone al SERIDH tiene distintas limitaciones y fallas como es la falta de indicadores claros que permitan verificar de manera integral este avance. Además, debido a que gran parte de las recomendaciones internacionales son de carácter estructural, el tener una o dos acciones reportadas no implica un cumplimiento integral de la recomendación.

De hecho, el diciembre pasado se publicó el Programa Nacional de Derechos Humanos (2020- 2024)3 en el cual dentro de su estrategia prioritaria 1.4 se menciona el establecimiento de un mecanismo que permita dar seguimiento a la atención de las recomendaciones internacionales en materia de derechos humanos, señalando la responsabilidad de su instrumentalización a la Secretaría de Gobernación (SEGOB) y a la SRE, siendo esta última la entidad coordinadora para su implementación. A pesar de esto, pareciera que las vinculaciones interinstitucionales no se están llevando a cabo de la manera que deberían, porque hasta la fecha no se conoce una iniciativa que pretenda atender integralmente dicha estrategia prioritaria, la cual incluya dentro de su implementación a la sociedad civil, la academia y, mucho más importante, a todas las víctimas.

El establecimiento de mecanismos nacionales de seguimiento a recomendaciones internacionales no es algo nuevo, sino que ha sido parte del compromiso en materia de política exterior que distintos gobiernos han realizado para el cumplimento de sus responsabilidades internacionales. En mayor o menor medida éstos se han acompañado por diversos actores, como la sociedad civil, la academia y/o los organismos internacionales.

La naturaleza de estos mecanismos puede ser distinta en cuanto a su institucionalización dentro del aparato estatal, pero tienen como principio común coordinar y supervisar la aplicación a nivel nacional de las obligaciones derivadas de los tratados y las recomendaciones que emanan de distintas revisiones y/o evaluaciones a los Estados, así como dar un seguimiento integral a los avances en la materia para la sustentación de futuros informes ante órganos de tratados y/o mecanismos especiales.

Asimismo, requieren de un alto grado de coordinación interinstitucional e involucramiento de distintas instancias del gobierno y otros actores para un resultado efectivo. Las instituciones responsables de su implementación deben ser promotoras del diálogo y la cooperación entre los distintos sectores que componen estos mecanismos, y tener como objetivo principal identificar los avances y/o retos existentes en materia de derechos humanos, tomando en consideración las recomendaciones internacionales.

Además, la participación en particular de la sociedad civil y las víctimas resulta fundamental debido a que gran parte de las recomendaciones que reciben los Estados derivan de un esfuerzo a nivel internacional por evidenciar y dar a conocer ante distintas instancias las situaciones que se viven en mucho países en materia de derechos humanos, que en el caso mexicano no es menor y de ahí que contemos hasta la fecha con un número muy alto de recomendaciones.

Estas características relativas a los mecanismos nacionales de seguimiento no las tiene el SERIDH, y es por esto que desde hace varios años se ha tratado de impulsar el establecimiento de un mecanismo que realmente pueda atender las obligaciones que tiene el Estado mexicano a nivel internacional, que sea participativo y que cuente con mecanismos amplios para la rendición de cuentas que permitan realmente identificar el avance en cuanto al cumplimiento de las recomendaciones. Cumplir con estas recomendaciones es atender las exigencias de víctimas, de colectivos, de personas defensoras y de la sociedad civil, las cuales tienen toda la legitimidad de exigir su cumplimiento ya que durante décadas han llegado hasta instancias internacionales para poder ser realmente escuchadas.

Ante la crisis de derechos humanos que atraviesa México, las recomendaciones internacionales son un eje fundamental para conocer las áreas de oportunidad y los vacíos existentes que tiene el Estado mexicano, así como para construir y realizar acciones más integrales que den respuesta a las distintas situaciones y problemáticas. No es suficiente con tener una apertura al escrutinio internacional o participar activamente en los foros multilaterales si al interior no se están asumiendo las responsabilidades internacionales efectivamente y, al contrario, se continúan realizando acciones que contravienen estas disposiciones.

@CDHVitoria

 

 

1 Sitio oficial del SERIDH.

2 Audiencia ante la CIDH sobre la experiencia del Estado mexicano con el SERIDH.

3 PNDH 2020- 2024.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.