Una nueva ley de juventudes para el Distrito Federal - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
La dignidad en nuestras manos
Por CDH Fray Vitoria
El Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria OP, A. C., es una organización no gubern... El Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria OP, A. C., es una organización no gubernamental que desde la década de los ochenta contribuye a la defensa de los derechos de las personas y los pueblos. Desde este espacio diverso y crítico, con la dirección del Dr. Miguel Concha Malo, buscamos abonar a una cultura basada en los derechos humanos. Trabajamos con la firme convicción de que “Otro mundo es posible”, donde se respete la dignidad humana. Optamos por acompañar a los grupos en situación de vulnerabilidad y de esa manera aspirar a un mundo más justo, sororo y fraterno. (Leer más)
Una nueva ley de juventudes para el Distrito Federal
Más allá del reconocimiento de derechos es necesaria la existencia de mecanismos de exigibilidad efectivos que permitan a las personas jóvenes, como sujetas plenas de derechos, participar y ser tomadas en cuenta en la toma decisiones relacionadas con políticas públicas y asuntos públicos de importancia para ellas y ellos y para la sociedad en general.
Por CDH Fray Vitoria
7 de junio, 2014
Comparte

Por: Aarón E. Hernández Hernández

La Ciudad de México es un espacio lleno de contrastes, un encuentro de diversidad no sólo cultural sino económica, social y política que se refleja en las características de la población y en su entorno. La población joven resalta por representar un cuarto del total que habita en la ciudad, considerando a este grupo no como un todo homogéneo, sino como un conglomerado complejo y heterogéneo, donde el género, el origen étnico, las condiciones socioeconómicas, la identidad (entre otros factores), juegan un papel muy importante para comprender la realidad en la que se desarrollan las personas jóvenes que viven y transitan por la capital.

Si bien ya existe una Ley de las y los Jóvenes del Distrito Federal, aún persiste la gran necesidad de generar e impulsar mecanismos políticos y legislativos que puedan brindar una mayor garantía para el goce y ejercicio de los derechos humanos de las personas jóvenes en la ciudad, que partan desde un enfoque de derechos humanos, no discriminación, de género y de juventudes; elementos necesarios para que la ley sea sensible a la diversidad de necesidades reales y características de la población joven.

Por tal motivo, organizaciones civiles de juventudes y de derechos humanos como Cauce Ciudadano A. C., Ririki Intervención Social, Incide Social y el Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria O. P.  A. C., junto con la V Legislatura de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), decidieron coadyuvar en la creación de una nueva ley de juventudes que promoviera el ejercicio efectivo de los derechos humanos de las personas jóvenes del Distrito Federal, ya que la actual ley conserva un sentido enunciativo, en lugar de ser un mecanismo real para la exigibilidad de los derechos humanos para este grupo de población.

Tres años después, más organizaciones se sumaron al proceso como Altépetl A. C., AJUV11-21 A. C., entre otras, así como la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) y el Mecanismo de Seguimiento y Evaluación del Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal (MSyEPDHDF), éstas últimas instancias gubernamentales. Con todo esto, el proceso de consolidación de esta ley continuó caminando, nutriéndose de un mayor análisis y de perspectivas. Para este año, se unieron otras organizaciones más como Punto Género A. C. y Servicios a la Juventud A. C.

El espíritu de esta nueva ley retoma elementos de la Convención Iberoamericana de los Derechos de los Jóvenes, que si bien no ha sido ni firmada ni ratificada por el Estado mexicano, brinda un marco de reconocimiento de derechos que particularmente son mayormente violentados para las personas jóvenes en el mundo. Con el tiempo, también se han retomado el Plan Iberoamericano de Cooperación e Integración de la Juventud (2009-2015) y la Declaración de Guanajuato que fue resultado de la Conferencia Mundial de Juventud (México en 2010). Por otra parte, esta ley se armoniza con la Reforma Constitucional de 2011 y con la Línea de Acción 1663 del Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal, todo ello con la intención de reconocer a las personas jóvenes como verdaderos sujetas de derechos y agentes reales de transformación social.

Este proceso tan largo ha dado un paso muy importante el pasado miércoles 4 de Junio del presente año, pues en la Primera Sesión Extraordinaria de Comisiones Unidas de Administración Pública Local, Juventud y Deporte y Derechos Humanos se aprobó el dictamen de esta ley. Cabe señalar que la aprobación fue unánime, lo que es muestra de la existencia de la voluntad política por parte de las tres comisiones encargadas de atender estos temas. El dictamen de ley contempló elementos propuestos por diversos sectores al interior de la ALDF, suponemos que el que se logre un acuerdo entre las y los diputados es algo de reconocer.

De ser aprobada al pleno, la ALDF daría un gran paso en el reconocimiento de los derechos humanos civiles, políticos, económicos, sociales, culturales y ambientales para las personas jóvenes que viven y transitan en la capital. Sin embargo, aún hay mucho por hacer, ya que más allá del reconocimiento de derechos es necesaria la existencia de mecanismos de exigibilidad efectivos que permitan a las personas jóvenes, como sujetas plenas de derechos, participar y ser tomadas en cuenta en la toma decisiones relacionadas con políticas públicas y asuntos públicos de importancia para ellas y ellos y para la sociedad en general.

Por ello, el trabajo de las organizaciones de la sociedad civil, tanto de juventudes como de defensa y promoción de los derechos humanos, en conjunto con las instancias gubernamentales como la CDHDF, el MSyEPDHDF, el Instituto de la Juventud del Distrito Federal (INJUVEDF) y la ALDF es muestra del trabajo articulado para la construcción diaria de la democracia.

Con la posible concretización de esta ley, sólo se avanza en un primer escalón hacia una sociedad más justa. No se trata del final de un proceso, pues el trabajo continúa para dar operatividad a la ley. El reglamento de la ley y demás legislación necesaria juegan un papel relevante en el ejercicio efectivo de derechos para las personas jóvenes, estaremos al pendiente de ello también. En todo momento, las políticas públicas de juventud, programas sociales para jóvenes y demás acciones gubernamentales deben de ser pensadas para, junto y desde las y los jóvenes de la Ciudad de México.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts