Convenio 190 de la OIT: trabajadoras de la industria indumentaria
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
La justicia será feminista o no será
Por La Círcula
El Círculo Feminista de Análisis Jurídico es una organización feminista cuya misión es logra... El Círculo Feminista de Análisis Jurídico es una organización feminista cuya misión es lograr que el derecho sea una herramienta accesible que contribuya a la emancipación y autonomía de las mujeres, lo anterior mediante la divulgación de la cultura jurídica desde una perspectiva feminista y colectiva. (Leer más)
Ratificación de Convenio 190 de la OIT: avance en los derechos de las trabajadoras de la industria indumentaria
Es momento de que las grandes empresas de la industria del calzado y del vestido en México se hagan responsables de las violaciones a los derechos humanos que persisten en las cadenas de suministros de sus estrategias de negocio.
Por Ivanna Ramos González
2 de abril, 2022
Comparte

El pasado 15 de marzo, el Senado de la República ratificó el Convenio 190 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) o Convenio sobre la violencia y el acoso laboral. Expertos en la materia y organizaciones de la sociedad civil han expresado su importancia para la protección a los derechos humanos en nuestro país. Por esta razón, desde la Círcula consideramos relevante profundizar en los efectos que tendrá este convenio en las obligaciones del Estado y de los particulares, poniendo particular atención en una de las industrias más feminizadas a nivel internacional: la industria indumentaria. 1

Como bien señala Intersecta, uno de los beneficios más relevantes para las y los trabajadores con la ratificación de este convenio será la visión sistemática 2 al abordar el fenómeno de la violencia y el acoso, poniendo énfasis en las medidas preventivas y de reparación. Además, atiende la necesidad de analizar las diferentes violencias centrándose en las personas afectadas, sin que la única manera de administrar justicia sea a través de la vía penal.

Adicionalmente, el convenio hace hincapié en la necesidad de adoptar un enfoque inclusivo e integral que tome en cuenta las consideraciones por género, pero no solamente eso, ya que se debe de garantizar el derecho a la igualdad y a la no discriminación de todas las personas, en especial de los grupos en situación de vulnerabilidad que estén afectados de manera desproporcionada por la violencia. Asimismo, la protección de este convenio es tan amplia que toma en cuenta a todas las personas que trabajan, sin importar la situación contractual en la que se encuentren, es decir, a trabajadoras en formación, pasantes, voluntarias, postulantes a empleo, entre otras.

Como se mencionó anteriormente, la Círcula considera importante analizar la situación de las niñas y mujeres trabajadoras, quienes representan la mayor parte de la mano de obra dentro de la industria del calzado y del vestido en nuestro país. Con base en el “Índice de la Transparencia de la Moda en México 2021” , 3 elaborado por Fashion Revolution, se estima que a nivel internacional entre el 70% y el 80% de la fuerza laboral del sector de las prendas de vestir confeccionadas en los países productores son mujeres con bajos niveles de educación y, con frecuencia, menores de edad. 4 Sumado a esto, de acuerdo con la OIT, los salarios de las mujeres dentro de la industria textil, la confección y el calzado son inferiores a los de los hombres a nivel internacional.

En México, esta industria contribuye aproximadamente con el 2.4% del PIB del sector manufacturero. Solo en 2018, el sector del vestido empleó a más de medio millón de personas, en su mayoría mujeres. En cuanto al sector del calzado, México es el noveno productor mundial, encabezado por el estado de Guanajuato, donde se fabrican 7 de cada 10 pares de zapatos en el país. 5

De acuerdo con el INEGI y la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (CANAIVE), en México las mujeres representan 68% de la fuerza de trabajo en la industria de la confección de prendas de vestir, a comparación con el 35% que representan en la industria manufacturera en general. 6 Sin embargo, con base en el Índice de Transparencia de la Moda en México 2021, estos porcentajes no toman en cuenta los eslabones de la cadena vinculados con el diseño de la prenda, la producción de insumos o la comercialización, entre otras actividades; por lo que seguramente el porcentaje de la participación de la mujer es mucho más alto.

Además, también se concluyó que el 90% de las marcas evaluadas no divulgan información sobre salarios, prestaciones, horarios de trabajo, días de descanso y el pago de horas extra. Solamente el 3% publica anualmente la diferencia salarial entre hombres y mujeres, incluyendo la distribución de los puestos de trabajo dentro de la empresa, así como la prevalencia de violaciones laborales por razón de género en las instalaciones de sus proveedores.

Por lo tanto, en una industria en la que la mayoría de las trabajadoras son mujeres, las violaciones a sus derechos humanos (como lo es el acoso sexual, la desigualdad en la remuneración y de oportunidades) requieren ser analizadas de manera diferenciada y con perspectiva de género, y resulta preciso preguntarnos lo siguiente: ¿es el Convenio 190 de la OIT un mecanismo jurídico de cambio social en favor de la vida de las niñas y mujeres trabajadoras de nuestro país?

Con base en este convenio, el Estado mexicano tiene la obligación de crear mecanismos de prevención, atención y reparación para las diferentes violencias que pueda llegar a vivir una persona en el ámbito laboral, sin embargo, esta obligación no es exclusiva de las autoridades mexicanas, ya que el Convenio aplica a todos los sectores: público o privado, de la economía formal e informal.

Es momento de que las grandes empresas de la industria del calzado y del vestido en México se hagan responsables de las violaciones a los derechos humanos que persisten en las cadenas de suministros 7 de sus estrategias de negocio. Es un hecho que la industria indumentaria tiene grandes beneficios en la economía de nuestro país, en el sentido de que proporciona puestos de trabajo a las personas; sin embargo, también tiene efectos negativos, dado que esos puestos de trabajo suelen ser precarios, mal pagados, basados en la explotación y carentes de protección de los derechos laborales y humanos de las personas.

El colapso de la fábrica de ropa de Chimalpopoca, causado por el terremoto del 19 de septiembre de 2017, demostró que la fuerza laboral de la industria de la confección en México sigue trabajando en condiciones deplorables. La industria indumentaria sigue sin conocer las condiciones de trabajo que prevalecen en las fábricas en donde se producen las mercancías que venden. Las empresas no solamente son responsables de sus relaciones comerciales directas, también son responsables de la protección a los derechos laborales de las personas que se encuentran dentro de toda su cadena de suministro.

A partir de la ratificación del Convenio 190 de la OIT contaremos con mecanismos más amplios de protección para las personas trabajadoras, sin embargo, es necesario contar con la implementación de políticas públicas por parte del Estado, así como con políticas de transparencia e instrumentos de prevención, atención y reparación dentro de las empresas, que tomen en cuenta los contextos y violencias que atraviesan a las personas que laboran en esos espacios.

* Ivanna Ramos González es cofundadora y abogada de la Círcula (@CirculoAnalisis).

 

 

1 De manera general, abarca la confección de prendas, calzados y otras piezas que usan las personas para vestirse.

2 Disponible aquí.

3 Disponible aquí.

4 De acuerdo con el Sistema de Clasificación Industrial de América del Norte (SCIAN) entre la población de 5 a 17 años se estimó que existen 51 mil niñas, niños y adolescentes que realizan actividades en la industria del vestido y del calzado en 2017. Según estas estimaciones, el estado con mayor trabajo infantil y adolescente sería Puebla con 36.1%, seguido del estado de Guanajuato con 23.7% respecto del total nacional.

5 Cámara de la Industria del Calzado de Guanajuato, 2018. Estadísticas a propósito de la Industria del Calzado, INEGI 2014.

6 INEGI y CANAIVE (2019), Colección de estudios sectoriales y regionales Conociendo la Industrias del vestido, México.

7 Es el conjunto de actividades, instalaciones y medios de distribución necesarios para llevar a cabo el proceso de venta de un producto en su totalidad. Esto es, desde la búsqueda de materias primas, su posterior transformación y hasta la fabricación, transporte y entrega al consumidor final.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.