Derechos humanos para quienes cuidan - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
La justicia será feminista o no será
Por La Círcula
El Círculo Feminista de Análisis Jurídico es una organización feminista cuya misión es logra... El Círculo Feminista de Análisis Jurídico es una organización feminista cuya misión es lograr que el derecho sea una herramienta accesible que contribuya a la emancipación y autonomía de las mujeres, lo anterior mediante la divulgación de la cultura jurídica desde una perspectiva feminista y colectiva. (Leer más)
Derechos humanos para quienes cuidan
La forma actual de reproducción de la vida en sociedad, de la economía y de la distribución de las riquezas debe poner en el centro de la discusión a los cuidados y a las personas que cuidan.
Por Rita Muciño y Alex Guzmán
10 de enero, 2022
Comparte

Hace cuatro años, las integrantes de la Círcula comenzamos a reunirnos para dialogar acerca de varias cosas que nos inquietaban, particularmente la gran distancia que existe entre el Derecho y las mujeres, situación que vemos reflejada en los obstáculos para el acceso a la justicia, el ejercicio del derecho a una vida libre de violencia, a la igualdad y no discriminación, entre otros.

Después de algunos meses de encuentros y pláticas informales, llegó el momento de concretar nuestras ideas. Fue así que comenzó el Círculo Feminista de Análisis Jurídico (alias “La Círcula”), una organización de abogadas feministas cuyo objetivo principal es que el Derecho se transforme en una herramienta útil para las mujeres.

Pues bien, en este año donde nos tocó crecer y consolidarnos también tuvimos que considerar un aspecto muy importante para asegurar el desarrollo progresivo y sostenible de nuestra organización: el autocuidado de quienes defendemos los derechos humanos.

Por tanto, a propósito del cierre de los 16 días de activismo por la eliminación de la violencia contra la mujer que corrió del 25 de noviembre al 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, y del Día Internacional de las Defensoras de Derechos Humanos, ocurrido el pasado 29 de noviembre; decidimos aprovechar este espacio para reflexionar acerca de los derechos de quienes los cuidan.

Cuidar a quienes cuidan

La crisis climática, la pobreza y la desigualdad, las graves violaciones a derechos humanos y otras formas de violencia se han convertido en el continuo de reproducción de la vida a costa del trabajo de cuidados no remunerado de mujeres, diversidades y grupos históricamente vulnerados.

Las defensoras mesoamericanas han nombrado que el sistema actual de reproducción de la vida en sociedad genera en sí mismo un estado continuo de crisis que se ve materializado en contextos de violencia generalizada, y que somos nosotras y nosotres las que terminamos cargando con las cuentas, deudas y consecuencias de estos desbordamientos1.

Cuidar ha sido una narrativa reapropiada y transformada por muchos sectores de la sociedad: las mismas personas cuidadoras, las instituciones responsables de garantizar el cumplimiento de derechos, el Estado y sus representantes.

La defensa de los derechos humanos, por su parte, se ha tenido que consolidar como un derecho a ser garantizado por los Estados, pues el solo hecho de organizarse, de cuidar de la vida existente en las comunidades, o en la defensa de la tierra, el territorio y resistir a las injusticias puede ser, en muchos contextos, objeto de graves violaciones a los derechos humanos de las personas defensoras2.

Lo anterior pese a que, en términos éticos, la realización de dichas acciones sea de suma importancia para sostener la vida existente, paliar las injusticias y acompañar los traumas de la violencia.

Apuestas reales para poner el cuidado al centro

La crisis civilizatoria que nos atraviesa amerita poner en el centro del debate la sostenibilidad de la vida. Esto exige, en el entorno adverso al que nos hemos enfrentado como humanidad durante los últimos dos años, establecer medidas institucionales, comunitarias e individuales respecto a los cuidado.

Para ejemplificar lo anterior traemos el caso del Fondo Semillas, organización feminista que busca mejorar la vida de las mujeres en el país en diferentes dimensiones, la salud, a la educación, al trabajo digno, a tomar sus propias decisiones, a la justicia y a la felicidad.

Durante el acompañamiento que brinda a las co-partes, Fondo Semillas además de buscar la sostenibilidad financiera, procura dotarnos de diversas herramientas para el autocuidado mediante asesoría para el fortalecimiento administrativo y financiero, así como a través de  actividades orientadas a la atención de las necesidades específicas, que van desde capacitaciones para el desarrollo de habilidades de vocería, hasta encuentros destinados al intercambio de ideas y herramientas para la defensa de los derechos humanos de las mujeres.

Sobre el particular, recientemente organizó el encuentro “¿Cómo acompañar a las que acompañan? Una apuesta feminista de acompañamiento”, en el que tuvimos oportunidad de escuchar a Sara Beatriz Álvarez, defensora de derechos humanos y oriunda de Guatemala, quien habló acerca de los procesos de acompañamiento y sanación, para las organizaciones.

En este espacio, mujeres que acompañamos situaciones de violencias de género, física y sexual, de violencia feminicida, de aborto y familiares de personas desaparecidas coincidimos en la necesidad de transformar los impactos que genera acompañar situaciones de graves violaciones a los derechos humanos.

Encontrarnos con nuestras compañeras, con quienes diariamente cuidan y defienden los derechos humanos en condiciones de desigualdad incluso a costo de su propio bienestar, existencias y cuerpos, nos hizo reflexionar sobre la importancia de que la forma actual de reproducción de la vida en sociedad, de la economía y de la distribución de las riquezas ponga en el centro de la discusión a los cuidados y a las personas que cuidan, que se identifiquen medidas de urgencia a manera de reparación y resarcimiento que nuestro entorno necesita.

Sin estas labores, la reproducción de la vida en sociedad simplemente sería insostenible. Sin la protección de los derechos de quienes los cuidan, también.

* Rita Muciño es directora de la Círcula. Alex Guzmán es colaboradora.

 

 

1 Véase: Las Vanders, Lecturas de la crisis desde la sostenibilidad de la vida. Disponible aquí.

2 Las defensoras mesoamericanas registraron entre 2018 y 2019 al menos 4,119 agresiones en contra de defensoras de derechos humanos. “Durante 2020 las alertas que emitimos se incrementaron en un 123% y 21 compañeras fueron asesinadas.” Véase: IM-Defensoras, Comunicado: Hoy más que nunca es momento de cuidarnos colectivamente y sanar juntas. Disponible aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.