Detención injusta en México, otro destino trágico para migrantes - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
La lucha cotidiana de los derechos humanos
Por Centro Prodh
El Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh) es una organización civ... El Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh) es una organización civil dedicada a la defensa y promoción de los derechos humanos desde hace más de 25 años. Su enfoque principal es el de favorecer los derechos de los grupos más excluidos de la sociedad. Buscamos hacer visibles los aspectos de la vida pública que deben ser mejorados, a fin de garantizar la dignidad de todas las personas. Nuestra tarea cotidiana nos implica enfrentarnos a diversos intereses y luchar porque el Estado asuma su responsabilidad en áreas que no considera prioritarias. Nos anima la fuerza de las personas que a pesar de haber sido violentadas en su dignidad mantienen firme su exigencia de que los derechos humanos sean una realidad no sólo en su propia vida sino en la de todas las personas. (Leer más)
Detención injusta en México, otro destino trágico para migrantes
Al menos mil 200 personas migrantes se encuentran recluidas en alguno de los centros de detención en México, de acuerdo con datos del Centro Prodh.
Por Centro Prodh
7 de agosto, 2014
Comparte

Por: Luis Eliud Tapia Olivares (@EliudTapia)

“Creo que el problema en México es de desorden;

están confundiendo el problema de la migración

y el del combate al narcotráfico

temas que no se deberían mezclar…”

Ángel Amílcar

 

Los temas relacionados con la migración están de moda, aunque la crisis humanitaria de personas migrantes que se vive en México no es nada actual. Decenas de miles de familias, hombres, mujeres, niños y niñas, obligadas por la situación de violencia y pobreza que viven en su país cruzan —o intentan cruzar— el territorio mexicano con el anhelo de llegar a Estados Unidos para lograr una vida mejor.

Noticias de los abusos que viven las personas migrantes a manos de distintos cuerpos policiacos, del Instituto Nacional de Migración, de elementos castrenses, del crimen organizado, (muchas veces en complicidad con el propio Estado) y otros actores, ocupan espacio en los medios de comunicación cada día.

Frente a dicha situación, los gobiernos involucrados hacen oídos sordos, se culpan entre sí, toman medidas que sólo agravan la crisis o actúan cínicamente como las autoridades mexicanas, quienes mientras exigen que se respeten los derechos humanos de nuestras paisanas y paisanos en Estados Unidos -al grado de litigar un caso ante la Corte Internacional de Justicia- violan sistemáticamente los derechos de las personas centroamericanas en su paso por este país, incluido el derecho reclamado en el llamado caso Avena, es decir, a recibir asistencia consular.

En el caso de Ángel Amilcar Colón Quevedo, el migrante hondureño que fue detenido y acusado injustamente de varios delitos federales, el derecho a la notificación, contacto y asistencia consular adquiere relevancia. Él, como muchas personas migrantes, rindió su declaración sin haberse entrevistado con personal diplomático de su país y las consecuencias procesales de ello hasta el momento han sido nulas.

Ángel demostró sin lugar a dudas y sin que le correspondiera hacerlo, su inocencia; y a partir de su caso podemos preguntarnos ¿cuántos migrantes más viven su misma situación? En aproximación a la respuesta, desde el Centro Prodh podemos afirmar que al menos mil 200 personas migrantes se encuentran recluidas en alguno de los centros de detención en México.

En ese sentido, no es aventurado pensar que muchas de esas personas han sido detenidas, torturadas y luego acusadas de graves delitos, y que su situación de vulnerabilidad no les ha permitido salir de las garras del engorroso e injusto sistema penal mexicano. Tal afirmación encuentra asidero en que la tortura es una práctica generalizada en este país y que personas pertenecientes a diversos grupos vulnerables, ya sea por su origen étnico, su condición social, su edad o su apariencia han sido víctimas del sistema de procuración e impartición de justicia.

Finalmente, el gobierno mexicano debe garantizar cada uno de los derechos humanos que les asisten a las personas migrantes detenidas, no como una exigencia técnica sin relevancia, sino como una obligación derivada tanto de normas nacionales como internacionales, y de las propias declaraciones públicas de sus funcionarios. De otra manera, la permanente violación al derecho a una defensa adecuada, en sus múltiples formas, seguirá encontrando eco en quienes para el Estado son más vulnerables.

 

@CentroProdh

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.