Hacia el informe del Comité de la ONU contra las Desapariciones Forzadas en México - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
La lucha cotidiana de los derechos humanos
Por Centro Prodh
El Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh) es una organización civ... El Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh) es una organización civil dedicada a la defensa y promoción de los derechos humanos desde hace más de 25 años. Su enfoque principal es el de favorecer los derechos de los grupos más excluidos de la sociedad. Buscamos hacer visibles los aspectos de la vida pública que deben ser mejorados, a fin de garantizar la dignidad de todas las personas. Nuestra tarea cotidiana nos implica enfrentarnos a diversos intereses y luchar porque el Estado asuma su responsabilidad en áreas que no considera prioritarias. Nos anima la fuerza de las personas que a pesar de haber sido violentadas en su dignidad mantienen firme su exigencia de que los derechos humanos sean una realidad no sólo en su propia vida sino en la de todas las personas. (Leer más)
Hacia el informe del Comité de la ONU contra las Desapariciones Forzadas en México
En el próximo informe del Comité debe mantenerse que en México las desapariciones son “generalizadas” y que ocurren en un “contexto de impunidad”, porque las condiciones no han cambiado sustancialmente y porque esta crisis no es “la herencia dolorosa del pasado”, sino una crisis del presente: son ya más de 20 mil desaparecidos en la actual administración.
Por Centro Prodh
25 de noviembre, 2021
Comparte

A punto de terminar su visita a México, el Comité de la ONU contra las Desapariciones Forzadas (CED) ha desplegado un trabajo tan intenso como le ha sido posible, escuchando a un amplio rango de víctimas y visitando varios de los lugares clave para entender el estado de este fenómeno.

La delegación comenzó su trabajo en México el pasado 15 de noviembre. Las cuatro personas comisionadas por el Pleno del CED, así como el equipo de la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos (OACNUDH) que les acompaña, han visitado la tercera parte de los estados del país recibiendo información de autoridades, organismos de derechos humanos y de centenares de víctimas.

El CED ha estado en Veracruz, uno de los epicentros de la violencia y las desapariciones, estado donde las familias siguen encontrando lugares de exterminio de dimensión masiva. También visitó Guanajuato, donde los colectivos de familiares se han multiplicado en menos de dos años a causa del rápido crecimiento de las desapariciones y la violencia.

Una parada obligada fue Guerrero, donde no solamente escucharon a los padres y madres de los 43, sino a colectivos que buscan a sus desaparecidos desde la década de los 60 y 70. En Morelos, acompañaron a integrantes de la Brigada Nacional de Búsqueda, esfuerzo organizativo que despliega un trabajo inédito e integral de reconstrucción de paz.

Nayarit, Jalisco, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas y Sinaloa fueron otros estados visitados, además de la Ciudad de México. Aquí fue donde recibió a colectivos provenientes del resto de la República, escuchando dolores comunes, pero también patrones particulares de desaparición que las familias han sabido distinguir.

En cada lugar, el CED ha escuchado de los avances que se han logrado -fundamentalmente a causa del trabajo de las víctimas y sin dejar de reconocer a aquellas autoridades que muestran un mayor entendimiento de sus responsabilidades-. Pero, sobre todo, han recibido información de primera mano de cómo las desapariciones siguen ocurriendo, arrastrando a un calvario a miles de familias y poniendo obstáculos a quienes se ven obligados a buscar ante la indolencia de los tres niveles del Estado.

Es de esperarse que un trabajo de documentación tan amplio dé lugar a un informe que contribuya a que se empiece a revertir la crisis que enfrentamos. En el pasado el Comité ya señaló que en México las desapariciones son “generalizadas” y que ocurren en un “contexto de impunidad”. Esta calificación debe mantenerse en el próximo informe, porque las condiciones no han cambiado sustancialmente y porque esta crisis no es “la herencia dolorosa del pasado”, sino una crisis del presente: son ya más de 20 mil desaparecidos en la actual administración.

Es indudable que el informe también deberá reconocer que se debe desarrollar un enfoque centrado en las prácticas y no en las normas. La Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, que hasta hoy no ha sido cabalmente aplicada, ilustra la larga tradición mexicana de aprobar leyes de avanzada sin asegurar después su aplicación real y quitando a los Poderes Ejecutivos -Federal y Locales- la presión para suscitar cambios reales.

Será también esencial poner énfasis en que la impunidad incentiva que sigan ocurriendo las desapariciones y señalar la responsabilidad de las fiscalías -General de la República y estatales- en que no cambie esta condición estructural.

Y ante la evidente crisis forense que enfrenta México, el informe deberá apuntar a la necesidad de abatir el rezago en materia de identificación, insistiendo en que las fiscalías deben permitir que otras instituciones contribuyan a realizar los procesos de identificación de forma masiva. Especialmente, se deberá identificar el rezago de la FGR en el diseño y la operación del Banco Nacional de datos Forenses como una de las principales falencias.

Otro punto indispensable sería señalar la ausencia de coordinación para el diseño y la ejecución de una verdadera política de Estado en el tema. Las instancias que deben responder a la crisis de desapariciones continúan sin hacerlo adecuadamente, a pesar de que la Ley General en la materia ya prevé un esquema robusto de coordinación que debería ser fomentado por quienes detentan responsabilidades en esta materia al más alto nivel.

Es deseable que el informe de las y los expertos también destaquen la importancia de las búsquedas con participación de las familias, reconociendo su legitimidad y labor pionera, pero advirtiendo que no se puede dejar que en ellas sigan recayendo los mayores esfuerzos al respecto.

Tras haber escuchado las vivencias diarias, es también indispensable que el informe visibilice la ausencia de políticas públicas nacionales de atención victimal y vincule la prevención de las desapariciones con la necesidad de cambiar el fallido modelo de seguridad en curso.

Luego de terminar su visita, los integrantes del CED se reunirán en pleno para debatir el informe. El documento verá la luz entre marzo y abril del siguiente año. Mientras tanto, la conferencia de prensa de cierre de la visita, el próximo 26 de noviembre, será sin duda un adelanto de las esperadas recomendaciones que podrán ayudar a corregir el camino y aliviar dolores.

@CentroProdh

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.