close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
La lucha cotidiana de los derechos humanos
Por Centro Prodh
El Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh) es una organización civ... El Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh) es una organización civil dedicada a la defensa y promoción de los derechos humanos desde hace más de 25 años. Su enfoque principal es el de favorecer los derechos de los grupos más excluidos de la sociedad. Buscamos hacer visibles los aspectos de la vida pública que deben ser mejorados, a fin de garantizar la dignidad de todas las personas. Nuestra tarea cotidiana nos implica enfrentarnos a diversos intereses y luchar porque el Estado asuma su responsabilidad en áreas que no considera prioritarias. Nos anima la fuerza de las personas que a pesar de haber sido violentadas en su dignidad mantienen firme su exigencia de que los derechos humanos sean una realidad no sólo en su propia vida sino en la de todas las personas. (Leer más)
Misael Zamora, defensor del bosque, criminalizado
La familia de Misael ha defendido al Gran Bosque de Agua en San Juan Atzingo, Estado de México, desde hace más de 20 años. El precio ha sido alto: su hermano Aldo asesinado, su papá encarcelado y ahora él enfrenta un proceso penal fabricado.
Por Centro Prodh
1 de agosto, 2019
Comparte

El caso del joven tlahuica Misael Zamora desnuda de cuerpo entero cómo se sigue usando al sistema penal para castigar a quienes afectan intereses de los grupos de poder (criminales y gubernamentales), que pretenden hacer ganancias ilegalmente a costa de la devastación de la tierra. Al mismo tiempo, su historia es un urgente llamado para que todas las personas podamos defender a quienes defienden los recursos naturales y enviar así un mensaje de que esta sociedad no permitirá este tipo de ataques nunca más.

La familia de Misael ha defendido al Gran Bosque de Agua en San Juan Atzingo, Estado de México, desde hace más de 20 años. Sus denuncias contra los taladores clandestinos que acaban con ese reservorio de vida y sus campañas de reforestación les han ganado el reconocimiento y acompañamiento de su comunidad y de prestigiadas organizaciones como Greenpeace.

Y es que la labor de la familia Zamora no es poca cosa ni para ellos ni para quienes habitamos la zona metropolitana de la capital. Las 10 mil 800 hectáreas forestales de esta comunidad tlahuica son parte del Gran Bosque de Agua, que recarga 3/4 partes del agua que se consume en la Ciudad de México y acoge al 2 por ciento de la biodiversidad mundial. A la vez, San Juan Atzingo es una de las 15 regiones críticas de tala ilegal en México, según la PROFEPA. Su desaparición -que se ha calculado en unos 50 años- comprometería la viabilidad de la vida en la capital de México.

Con un empeño y una valentía muy particular, la familia Zamora ha documentado la tala ilegal, ha iniciado denuncias con nombres, fotografías y videos, ha insistido en que las autoridades -entre ellas, algunas que hoy lo acusan- cumplan con sus obligaciones de vigilancia y realicen operativos y ha empujado campañas de reforestación. Su amor por la tierra ha sido ejemplar y fructífero.

Sin embargo, el precio ha sido alto: Aldo, el hermano mayor, fue asesinado por talamontes en 2007. Don Ildefonso, el padre, fue encarcelado por un robo inexistente en 2015 y ahora Misael -quien tomó el lugar de su padre, afectado en su salud por la estancia de nueve meses en la prisión- enfrenta un proceso penal fabricado, acusado burdamente por tala ilegal.

Apenas esta semana, la organización internacional Global Witness advertía que México es el sexto país más peligroso a nivel mundial para las personas que defienden lo que es común, poniendo énfasis en la persecusión legal irregular contra las y los defensores del territorio. Mientras tanto, 17 Procedimientos Especiales de Naciones Unidas han urgido al Estado mexicano a ratificar el Acuerdo de Escazú, que reconoce el papel de las personas defensoras de derechos humanos e insta a su protección.

La defensa de Misael, representada por el Centro Prodh, ha insistido en que los datos de prueba con los que vincularon a este joven defensor al proceso penal surgieron en un contexto de violaciones a derechos humanos y no demuestran ni que haya existido el supuesto delito ni que Misael estuviera vinculado a él. La esperanza de la familia está puesta ahora en que un juez de amparo pueda frenar las evidentes irregularidades que se están cometiendo nuevamente en su contra. O que la Fiscalía desista de llevar adelante este proceso que le podría acarrear 20 años de cárcel injusta a un joven indígena que no ha cesado en su defensa de la tierra.

En su momento, don Ildefonso fue reconocido como preso de conciencia por Amnistía Internacional. Ahora, en consonancia con la indignación de la comunidad, Greenpeace y el Centro Prodh han lanzado la exigencia de que se detenga la criminalización contra este joven defensor. Lo que sigue es comprobar si este 7 de agosto la respuesta del Poder Judicial y de la Fiscalía del Estado de México será acabar con un proceso que burla a la justicia y viola los derechos de Misael.

@CentroProdh

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.