De Aylan a los 43 - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
La sartén por el mango
Por Mala Madre
Mala Madre es egresada de Periodismo por la UNAM con 30 años de experiencia, durante los cuales ... Mala Madre es egresada de Periodismo por la UNAM con 30 años de experiencia, durante los cuales ha trabajado en los principales diarios de circulación nacional como reportera de política. Los primeros 15 de tiempo completo, los siguientes cinco de freelance y ahora de nuevo de tiempo completo. Alguna vez le dijeron que daba mal ejemplo a sus hijas quedándose en casa y como nunca le ha gustado que le digan qué hacer, hizo lo que quiso… y se quedó en casa. Le encanta contar historias y nunca ha dejado de escribir, así sea la lista del súper. Síguela en Twitter: @malamadremx o escríbele a [email protected] (Leer más)
De Aylan a los 43
Las tragedias locales no deben impedir la solidaridad internacional, pero sería muy humanitario que la presión ciudadana para que apoyemos a los refugiados sirios vaya acompañada de la demanda para dejar de cavar la tumba de tanto migrante centroamericano y de tanto connacional.
Por Mala Madre
8 de septiembre, 2015
Comparte

Muy poca gente desconoce a estas alturas el nombre de Aylan Kurdi. El pequeño de tres años y de origen sirio murió ahogado tras naufragar la balsa inflable en la que su padre, su madre y su hermano de 5 años, junto con siete personas más, intentaron escapar de la guerra rumbo a la isla griega de Kos. Su cuerpo, el de su madre y el de su hermano fueron encontrados a la orilla de la playa turca de Ali Hoca Burnu. La foto de su cuerpo, tendido boca abajo sobre la arena, cimbró al mundo.

PortadaTheIndependent

La tragedia de Aylan se suma al descubrimiento de 71 cadáveres de migrantes que fueron encontrados al interior de un camión abandonado en una autopista del este de Austria. Ambos hechos han coronado todo un debate respecto a la crisis humanitaria de miles de personas (350 mil en lo que va del año) que todos los días cruzan el mediterráneo huyendo del horror. Los gobiernos de Alemania, Austria y Francia ya anunciaron medidas de emergencia para recibirlos, mientras que el papa Francisco hizo un llamado a las parroquias, conventos y monasterios católicos de toda Europa para que alberguen cada uno a dos familias de refugiados.

Los datos de la ONU son terribles: hasta ahora 4 millones de sirios se han refugiado en los países vecinos, de los cuales dos millones son niños. Para la canciller alemana, Angela Merkel, el hallazgo de los 71 migrantes muertos “es una advertencia para que Europa aborde el problema de la migración de forma rápida y con un espíritu de solidaridad”, porque es su “firme convicción” que, como el continente rico que son, hagan frente al problema.

MapaSiria

A la movilización de gobiernos y ciudadanos por ayudar a los refugiados se han sumado millonarios de distintos países como Chris y Regina Catrambone, quienes invirtieron 4 millones en un carguero con el que salvan migrantes. O el empresario egipcio Naguib Sawiris, quien pidió a Grecia o Italia que le vendan una isla para instalar allí a los cientos de miles de inmigrantes y refugiados que atraviesan el Mediterráneo arriesgando su vida porque “nada puede ser peor” a lo que viven en sus países de origen.

Y si bien nuestro millonario local no ha dicho esta boca es mía, en México ya existe una petición en Change.org para que el gobierno de Enrique Peña Nieto haga honor a la larga tradición de asilo del pueblo mexicano y reciba a 10 mil refugiados sirios. Hasta ahora 133,953 personas han firmado la solicitud.

No los quiero desanimar, pero si este gobierno no tiene la sensibilidad para quitar obstáculos a 30 jóvenes sirios refugiados que son apoyados por un proyecto civil para retomar sus estudios en México, y facilitarles el trámite de su visa en algún consulado mexicano, menos lo veo siguiendo los pasos de Lázaro Cárdenas. Eso, por supuesto, sin contar la crisis humanitaria local generada por el maltrato a los miles de migrantes centroamericanos que cruzan nuestra frontera a través de esa cacería que representó el extinto Programa Frontera Sur (y dejarlos a su suerte ante el crimen organizado), además de cerrarle la puerta a esa generación de niños migrantes que huye de la violencia.

A este contexto de agresión permanente a los migrantes por parte de las autoridades mexicanas hay que sumarle las casi 26 mil personas cuyo paradero se desconoce, de acuerdo con el registro oficial elaborado por el Sistema Nacional de Seguridad Pública. Entre estos desaparecidos, los 43 normalistas de Ayotzinapa tienen mención especial a la luz del informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que echa por tierra la “verdad histórica” establecida por la PGR.

Y aunque el Presidente ya dijo que es “el primer interesado” en conocer la verdad sobre lo ocurrido a los estudiantes, lo cierto es que la PGR ya nos avisó que el informe no dará pie a una nueva investigación, aunque siempre lo pueden tomar en cuenta.

Las tragedias locales no deben impedir la solidaridad internacional, pero sería muy humanitario que la presión ciudadana para que apoyemos a los refugiados sirios vaya acompañada de la demanda para dejar de cavar la tumba de tanto migrante centroamericano y de tanto connacional, que lo único que buscan es un mejor lugar para vivir. Dejemos de fracasar como humanidad y atendamos nuestra propia crisis humanitaria nacional con la misma urgencia que nos provocó la tragedia de Aylan.

Aylan y su hermano mayor.

Aylan y su hermano mayor.

 

 

@malamadremx

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.