Descaro y legalidad en un país de locos - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
La sartén por el mango
Por Mala Madre
Mala Madre es egresada de Periodismo por la UNAM con 30 años de experiencia, durante los cuales ... Mala Madre es egresada de Periodismo por la UNAM con 30 años de experiencia, durante los cuales ha trabajado en los principales diarios de circulación nacional como reportera de política. Los primeros 15 de tiempo completo, los siguientes cinco de freelance y ahora de nuevo de tiempo completo. Alguna vez le dijeron que daba mal ejemplo a sus hijas quedándose en casa y como nunca le ha gustado que le digan qué hacer, hizo lo que quiso… y se quedó en casa. Le encanta contar historias y nunca ha dejado de escribir, así sea la lista del súper. Síguela en Twitter: @malamadremx o escríbele a [email protected] (Leer más)
Descaro y legalidad en un país de locos
En la locura que significa el poder político y la impunidad en este país, un ciudadano cualquiera que denuncie actos de corrupción puede ser acusado falsamente por la autoridad que ha sido denunciada por haberse atrevido a denunciarla. Eso es lo que demuestra claramente el video dado a conocer ayer sobre el caso de las empresas OHL e Infraiber.
Por Mala Madre
15 de septiembre, 2015
Comparte

En el capítulo 12 de la sexta temporada de The Good Wife, hay una escena en la que el pastor Isaiah Easton le pregunta al gobernador Peter Florrick si es un buen hombre (minuto 24). El gobernador responde que ya es un poco tarde para eso y que a esas alturas le interesa más “ser efectivo”. Llevo rato preguntándome cómo se ven a sí mismas las autoridades de este país. ¿Eficientes? ¿Efectivas? ¿Eficaces? Porque si bien es claro que buenas personas no son, dados los escándalos de corrupción que han sacudido a la administración de Enrique Peña Nieto en los últimos meses, tampoco han dado muestra de ser algo más cuyo fin último sea el bien común o el beneficio ciudadano.

Ni bien salimos de conocer evidentes conflictos de interés como el de la casa blanca –cuya exoneración a los funcionarios involucrados se amparó en vacíos legales– cuando ya nos estamos enterando que el gobierno incumple con los objetivos de la reforma educativa y da poder a gente cuestionable. No sólo incrementa el gasto en la nómina magisterial sino que además mantiene el pago a los maestros aviadores, al tiempo que premia a sancionados delincuentes electorales con cargos tan sensibles como la prevención del delito. Y todavía nos piden que esperemos a los “resultados” del trabajo de Arturo Escobar antes de “descalificarlo”, como si los delitos electorales y las irregularidades cometidas por dicho funcionario –como haber sido detenido con un millón de pesos en efectivo en el aeropuerto de Chiapas y no ser investigado por ello– no alcanzaran para dudar de su probidad y desempeño en el cargo recién asignado.

Por si esto no fuera suficiente, justo cuando nos vamos a dormir pensando que esta administración ya no nos puede sorprender con un nuevo escándalo, nos amanecemos con una prueba más en la que se supera a sí misma.

Este lunes 14 de septiembre conocimos la existencia de un video que corona la serie de irregularidades denunciadas por la empresa Infraiber en contra de OHL y la operación del circuito mexiquense, cuyas principales irregularidades se pueden ver aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí y aquí.

Dicho video, grabado por una cámara de seguridad de un comercio de San Jerónimo al sur del DF, revela el momento en que un supuesto agente de la Procuraduría siembra un arma de uso exclusivo del ejército en el auto del abogado de Infraiber, mientras éste es detenido en calidad de testigo para declarar sobre las filtraciones ilegales de audios, lo cuales revelan –a su vez– la presunta colusión de autoridades del estado de México y federales con OHL en contra de Infraiber. Ante tal evidencia, la PGR informó horas después en un comunicado que investigará si sus agentes cometieron algún delito, pero que el proceso en contra de Paulo Díez continúa.

Va de nuevo por si no quedó claro: en la locura que significa el poder político y la impunidad en este país, un ciudadano cualquiera que denuncie actos de corrupción puede ser acusado falsamente por la autoridad que ha sido denunciada por haberse atrevido a denunciarla. Eso es lo que demuestra claramente el video dado a conocer ayer. A este burdo y grotesco hecho sumémosle a) la defensa que el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, ha hecho de OHL y de los contratos otorgados a dicha empresa, sin mayor prueba que su palabra; b) la reserva de 9 años decretada por el gobierno del estado de México que nos impide conocer el destino del dinero que ha ganado OHL, por los 50 centavos extra que cobra por auto por el sistema de monitoreo que no permite que sea instalado, y c) la denuncia de OHL en contra de Infraiber por “difamación”.

La velocidad que la autoridad ha puesto para “investigar” las acusaciones de OHL en contra de Infraiber, y que incluyen la fabricación de pruebas, es directamente proporcional a la negativa de esa misma autoridad para investigar las denunciadas irregularidades en las que habría incurrido OHL. Para espanto de todos los ciudadanos de este país, esa autoridad que debería actuar de forma imparcial y, en aras de su propia credibilidad, transparentar su actuación e investigar todas las denuncias, insiste en sembrar en nuestras cabezas el término encubrimiento.

Mi abuela paterna decía que a ella no le importaba que los priístas fueran corruptos, siempre que repartieran e hicieran algo bueno por el país. No sé qué diría ahora de este afán de la clase política por echarnos en cara no sólo que su discurso anticorrupción es un chiste y advertirnos con descaro que al que denuncie le irá mal así tengan que fabricarle pruebas, sino también por demostrarnos que ante la opacidad que permea sus actos ni siquiera nos pueden vender eficiencia, efectividad ni eficacia. Ahí la llevan.

 

@malamadremx

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.