En el DF la vida no vale nada - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
La sartén por el mango
Por Mala Madre
Mala Madre es egresada de Periodismo por la UNAM con 30 años de experiencia, durante los cuales ... Mala Madre es egresada de Periodismo por la UNAM con 30 años de experiencia, durante los cuales ha trabajado en los principales diarios de circulación nacional como reportera de política. Los primeros 15 de tiempo completo, los siguientes cinco de freelance y ahora de nuevo de tiempo completo. Alguna vez le dijeron que daba mal ejemplo a sus hijas quedándose en casa y como nunca le ha gustado que le digan qué hacer, hizo lo que quiso… y se quedó en casa. Le encanta contar historias y nunca ha dejado de escribir, así sea la lista del súper. Síguela en Twitter: @malamadremx o escríbele a [email protected] (Leer más)
En el DF la vida no vale nada
Vivimos en una esquizofrénica ciudad cuyo gobierno un día emite un espectacular reglamento para salvar vidas, pero el resto del tiempo deja que sus gobernados mueran atropellados. ¿O se estarán esperando al 15 de diciembre, cuando entre en vigor el nuevo Reglamento de Tránsito, para empezar a detener la masacre?
Por Mala Madre
24 de noviembre, 2015
Comparte

Pues nada. Faltan 21 días para que entre en vigor el nuevo Reglamento de Tránsito del DF y todavía no se ve campaña alguna que notifique a los capitalinos la que se nos viene. Lo que sí ha habido es cada vez más peatones y ciclistas atropellados y muertos por conductores que difícilmente sabrán de los cambios si ni siquiera se han enterado del reglamento de tránsito vigente.

Todos los días, desde que fue aprobado el nuevo reglamento, he revisado si por fin amanecimos con alguna campaña de difusión. Y todas las noches al acostarme me he preguntado cómo pueden dormir las autoridades capitalinas sabiendo que cada 8 horas un peatón es atropellado en la Ciudad de México y uno muere al día, según sus propios reportes. Tampoco veo que les apure que en lo que va del año nueve ciclistas hayan muerto, tres de ellos usuarios de Ecobici, y unos 12 quedaran lesionados. La cifra nacional en el mismo periodo es de más de 8 mil peatones y 278 ciclistas muertos en un incidente vial, pero al igual que Susanita la de Mafalda, seguro nuestros gobernantes no se conmueven al mayoreo.

Para lo único que les ha alcanzado, después de cada muerte, es a reiterar su sentido llamado a peatones y ciclistas para que por favor ya le paren a dejarse matar. Cuídense, chihuahuas, ¿cuándo entenderán que no son hologramas y se nos quiebran como jarritos de Tlaquepaque?

Vivimos en una esquizofrénica ciudad cuyo gobierno un día emite un espectacular reglamento para salvar vidas, pero el resto del tiempo deja que sus gobernados mueran atropellados. ¿O se estarán esperando al 15 de diciembre para empezar a detener la masacre? Porque pegar calcomanías que nadie verá ni siquiera aspira a lo que hace falta: una campaña masiva en radio y televisión para explicar a los conductores motorizados por qué tienen que compartir la calle, que no es sólo suya.

Porque, a ver. Qué les cuesta hacer un spot con los puntos centrales del reglamento, esos que dicen que peatones y ciclistas son los más vulnerables. O conseguir invitaciones a los programas matutinos de los principales canales de televisión, donde conductoras y conductores se explayen en explicar a cada actor de la movilidad la parte que le toca. O aprovechar cuanto micrófono les pongan enfrente para recordar al capitalino que en tres semanas ya no habrá vuelta continua con precaución, que se redujeron los límites de velocidad, que ya no se permitirá hablar por celular mientras se conduce, que todos los ocupantes del vehículo deberán usar cinturón de seguridad y así, reiterar machaconamente cosas simples de la vida como no detenerse sobre el paso cebra, no echar la lámina y ceder el paso al peatón. Pero no fueran campañas electorales, porque ahí sí no hay límite que los detenga.

Quién sabe en qué mundo vivan los funcionarios del gobierno capitalino, porque sólo se necesita salir a la calle para entender la falta que hace la campaña que no están realizando.

Porque no sé ustedes, pero cada que leo un comentario en las redes sociales respecto a que peatones y ciclistas tienen la culpa de que los atropellen, me pregunto qué ha pasado en nuestra sociedad para que esa persona se asuma como automovilista de tiempo completo y se elimine en automático como peatón. Cuál es el proceso mental por el cual cree que bajarse del auto, mover sus pies e incluso -dior no lo quiera- avanzar por una calle así sea para volverse a trepar a una máquina no lo convierte en peatón. Entiendo que todo se ha ido diseñando para que lo hagamos en coche, pero todavía necesitamos ir al baño, sépanlo. Y, hasta donde sé, para llegar hasta allá todavía hay que caminar.

Pero lo más aterrador que he leído es la convicción de algunos de que la imprudencia -cuando esta ocurre- tiene su justa consecuencia en la muerte. Yo voy conduciendo, si el peatón se atraviesa por donde no debe y lo atropello es cosas suya, a mí que me esculquen. Como si el conductor no debiera intentar nada para evitarlo.

Nos toca cuidarlos y cuidarnos, entendámoslo de una vez. Sin peros. El punto no es sólo si el peatón venía hablando por teléfono al cruzar el paso peatonal, si no volteó a los dos lados, si se atravesó a la mitad de la calle, o si el ciclista venía en sentido contrario. El punto es, sobre todo, a qué velocidad circulaba el conductor que no le dio tiempo de frenar, en qué estaba distraído que no vio al peatón ni al ciclista, por qué asume que no es cosa suya anticipar sus intenciones. Y por qué demonios cree que nunca estará en su lugar.

La calle es de todos y así como hay carriles para automotores tiene que haber ciclovías y pasos peatonales y banquetas bien hechas para que nos podamos mover por la ciudad con comodidad. Dejemos de exigir que los peatones suban y bajen puentes después de caminar largas distancias, para que los conductores no tengamos que frenar. Y por favor, démosle ya una revisada al nuevo Reglamento de Tránsito del DF para ver qué podemos y no hacer para proteger a peatones y ciclistas, en lugar de fijarnos sólo con cuánto nos pueden multar.

 

@malamadremx

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.