Esos rijosos hijos de mamá - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
La sartén por el mango
Por Mala Madre
Mala Madre es egresada de Periodismo por la UNAM con 30 años de experiencia, durante los cuales ... Mala Madre es egresada de Periodismo por la UNAM con 30 años de experiencia, durante los cuales ha trabajado en los principales diarios de circulación nacional como reportera de política. Los primeros 15 de tiempo completo, los siguientes cinco de freelance y ahora de nuevo de tiempo completo. Alguna vez le dijeron que daba mal ejemplo a sus hijas quedándose en casa y como nunca le ha gustado que le digan qué hacer, hizo lo que quiso… y se quedó en casa. Le encanta contar historias y nunca ha dejado de escribir, así sea la lista del súper. Síguela en Twitter: @malamadremx o escríbele a [email protected] (Leer más)
Esos rijosos hijos de mamá
¿Mantienen a sus hijos alejados de las movilizaciones o son como la mamá de Sandino? Yo digo sí al compromiso y la solidaridad.
Por Mala Madre
3 de diciembre, 2014
Comparte

Soy fan de la mamá de Sandino Bucio, me cae. O casi fan. Cualquier señora que no sólo defienda, sino que impulse a su escuincle para andar de mitotero merece todos mis respetos, que no en balde me he aplicado con las mías. Ya casi le tomo la palabra para armar el club de madres bullangueras que una marcha sí y la otra también acudamos a resguardar el físico de nuestros chamacos cual cadena humana de amor filial.

Porque veamos, la situación del país no está para ponernos de tiquismiquis. De ésta salimos juntos o nos lleva la que nos trajo. Y para eso se agradece un poco de conciencia social, algo de compromiso, un chispazo de solidaridad, indagar qué es la empatía y por qué la regateamos tanto, leer de cuando en cuando éste su portal y ya que estamos en ésas y pues por qué no, eventualmente marchar. Así que sí, señora mamá de Sandino, me cae usté rebien por hacer de su hijo un veinteañero comprometido.

Sólo tengo un pero. Y es el que tiene que ver con responsabilizarnos como padres de lo que nuestras criaturas hacen con ese compromiso. Porque debo admitir que si alguna de mis chamacas llega un día a bloquear un aeropuerto o a sorrajar bombas molotov en contra de quien se deje, de las greñas la regreso por el buen camino. Tanto promover la democracia en casa para que terminen de anarquistas modelo defeño. Sobre mi cadáver.

Dejo de lado el debate del simbolismo de quemar la puerta de Palacio Nacional o si los impuestos que pagamos nos dan autoridad para respaldar los destrozos del día (“Con el IVA que pagué se hizo ese congreso, ¡que quemen mi porcentaje!”). Incluso si a los anarcos defeños los mueve la ideología o algo más. Lo único que digo es que ninguna hija mía va a quebrar vidrios de comercios, destrozar cajeros automáticos, violentar policías, ni a poner en riesgo al resto de sus congéneres pues porque YOLO. Tenemos suficiente con la desaparición de los 43 normalistas y casi 22 mil compatriotas del 2006 a la fecha, como para dar pretexto a la descalificación de legítimas protestas por la sinrazón de los vandalismos posteriores.

Si de por sí los cuerpos de seguridad pública de esta ciudad nomás están esperando la siguiente marcha para llegar tarde, mal preparados, mal equipados, enojados, con las instrucciones más confusas y autoritarias que se puedan esperar, para arrasar con quien se deje, haya participado en actos vandálicos o no. Ahí tenemos, por qué no, el peor ejemplo que pudieron haber dado al tratar de enmendar la plana días después (o lo que sea que haya sido eso) deteniendo de la peor manera posible al joven Sandino, de quien tenían pruebas de su participación en los desmanes del #20NovMx.

Ya saben, para qué identificarse o llegar en un auto oficial y con la orden de presentación expedida, además de permitir una llamada para que padres y abogado supieran dónde había ido a dar el escuincle –como en serie policíaca de la televisión por cable o satelital- si lo podían desaparecer tres horas para amenazarlo, golpearlo, meterle el susto de su vida y después dejarlo ir. Igual escarmentaba y algo aprendía, ¿qué no?

A eso sumémosle el hecho de que policías vestidos de civil participan en las marchas agrediendo ciudadanos y contribuyendo con los desmanes, mientras son protegidos por sus compañeros, los policías uniformados. O por lo menos eso pasó en la marcha del #1DMx, como lo ha comprobado Animal Político. La autoridad que debería poner orden y proteger a los ciudadanos pacíficos que ejercen su derecho a manifestarse, opta por provocar y violar la ley.

AP.v01 4 from Jaime Fraire Quiroz on Vimeo.

Si hay una intención real, pensada, planeada y puesta en marcha para inhibir las protestas ciudadanas no lo sabemos de cierto, pero desde el gobierno y el Congreso están muy ocupados en hacernos pensar que sí. ¿Por eso debemos dejar de protestar, guardarnos en nuestras casas y alejar a nuestros hijos de conocer su realidad y empatizar con ella? Yo digo no.

Mis hijas no tienen nombres revolucionarios, pero igual aspiro a que hagan conciencia de su realidad sin sabotear el interés común. Que se informen, se preparen, participen. Que se cuestionen las cosas en lugar de aceptar por conveniencia o sin chistar el momento y la situación que les tocó vivir. Que jamás desechen un principio o defiendan como si fuera propia una posición incongruente y autoritaria, sólo porque de quién o de dónde viene “sale para vivir”. Que tengan un modo de vida honesto. Que nunca se mantengan al margen. Que siempre estén dispuestas a contribuir al bienestar de todos. Que no tengan que acudir a las marchas con casco, escudo y guarura. Que jamás quemen, destrocen o vandalicen propiedad ajena o se las verán conmigo. Y sobre todo, ya que estoy en el momento zen aspiracional, que terminen a tiempo sus estudios que la beca malamadre no es eterna y hay mucho de justicia en retribuir.

 

@malamadremx

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.