No interpelen, que el Presidente se incomoda - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
La sartén por el mango
Por Mala Madre
Mala Madre es egresada de Periodismo por la UNAM con 30 años de experiencia, durante los cuales ... Mala Madre es egresada de Periodismo por la UNAM con 30 años de experiencia, durante los cuales ha trabajado en los principales diarios de circulación nacional como reportera de política. Los primeros 15 de tiempo completo, los siguientes cinco de freelance y ahora de nuevo de tiempo completo. Alguna vez le dijeron que daba mal ejemplo a sus hijas quedándose en casa y como nunca le ha gustado que le digan qué hacer, hizo lo que quiso… y se quedó en casa. Le encanta contar historias y nunca ha dejado de escribir, así sea la lista del súper. Síguela en Twitter: @malamadremx o escríbele a [email protected] (Leer más)
No interpelen, que el Presidente se incomoda
Que con qué derecho Alfonso Cuarón le hace preguntas al Presidente si tiene más de 10 años de no vivir en México, si no nos dedicó su Oscar, si no sabe del tema. Ajá. Así las cosas por estos democráticos lares.
Por Mala Madre
29 de abril, 2014
Comparte

En alguna ocasión que pasé a recoger a una amiga a su casa, me detuve en la entrada de su estacionamiento a esperar a que bajara. En el ínter llegó una de sus vecinas, por lo cual me tuve que mover un par de metros para que pudiera entrar, lo que me tomó –literal- cinco segundos. La señora, toda irritada, le ordenó al vigilante del edificio que me exigiera quitarme de ahí. El vigilante acató. Contreras como soy, le pregunté la razón. “Es que las señoras se incomodan”. Obvio, no me moví del lugar hasta que bajó mi amiga, porque era preferible incomodar a la señora que provocar un caos vial sobre la avenida si me quedaba en segunda fila.

Ayer me acordé de esta anécdota mientras leía las reacciones a las 10 preguntas que Alfonso Cuarón hizo al Presidente Enrique Peña Nieto en un desplegado en diversos periódicos, en el portal de Internet diezpreguntas.com y a través de la cuenta de Twitter @diezpreguntas_

Foto: Cuartoscuro

Foto: Cuartoscuro

Con la misma contundencia que en el caso de la vecina de mi amiga, algunos de los inconformes con las preguntas de Cuarón expusieron como argumentos que el cineasta no tenía derecho a hacerlas puesto que tenía más de 10 años de no vivir en México, que porque no nos dedicó su Oscar (faltaba más), que esas preguntas ya las habían hecho doctos periodistas, que antes de opinar mejor que informara de dónde salió el dinero con el que pagó el desplegado, que cómo alguien del espectáculo y, obvio, sin ser especialista se atrevía a decir algo sobre la reforma energética, y que ahora nomás falta que opine Gael. Ajá. Así de lógicos los planteamientos.

Por supuesto, a estas alturas ya ni viene a cuento que las preguntas de Cuarón fueran una respuesta por alusiones personales que el Presidente hizo en una entrevista con León Krauze, el 26 de febrero pasado, en la cual afirmó que el cineasta no estaba bien informado sobre el tema.

Porque a ver, entendámonos. En este país los únicos que pueden hacer preguntas y cuestionar a la autoridad son los periodistas, los especialistas y los políticos opositores, supongo, porque los ciudadanos no. Qué importa que no nos hayamos enterado en qué momento preguntaron y cuestionaron, y mucho menos importa que no haya habido respuesta que provocara un debate que atendiera las inconformidades sobre las políticas gubernamentales. Acá lo importante es que la ciudadanía no intervenga en cuestiones que no le corresponden, así sea nuestro particular don Premio el que haya conseguido lo que los reclamadores no: que el Presidente abandonara su política de “ni los veo ni los oigo” y anunciara que va a responder a las críticas (ora falta que lo haga).

Para los críticos del crítico, Peña Nieto puede ostentarse como “portador de un proyecto ambicioso de transformación” que no es necesario siquiera explicar, como analizaba ayer Jesús Silva Herzog-Márquez. Pero para qué, si el actual gobierno sabe lo que el país necesita. Si hay preocupaciones y dudas legítimas sobre los proyectos planteados, así sea reforma energética, Ley de Telecomunicaciones o Estado de Excepción, que se las guarden, que el urgente desarrollo de México no está para esos excesos democráticos #PosEstos.

Más de 70 años de priismo rígido, protocolario y autoritario, en el cual los periodistas jamás pudieron –o quisieron- cuestionar al Presidente a menos que fuera una entrevista pactada, no van a dar carta blanca para que ahora unos rijosos ciudadanos, organizaciones y sí, desafiantes empresas afectadas en su agenda, lo vengan a incomodar.

Porque, mire usted, así lo haya intentado Ernesto Zedillo al organizar al inicio de su sexenio un par de ruedas de prensa con los reporteros de la fuente, el hecho de que no cuajaran demuestra que el país no estaba listo –y sigue sin estar, no sean necios- para que cualquier hijo de vecino venga aquí a dar su opinión y a exigir respuestas a sus cuestionamientos como si fueran ciudadanos con derechos participando en un régimen democrático #dóndesehavisto. Si no pregunten a la reportera de Reforma, Claudia Guerrero, quien en una ocasión fue cargada en vilo por dos elementos del Estado mayor presidencial cuando en un evento público intentó acercarse al Presidente (no recuerdo si Carlos Salinas o Zedillo) para hacerle una pregunta. Así los modos del Ejecutivo.

Pues aquí estaré yo a la espera de que le respondan a Cuarón, ya que al resto de los ciudadanos ni nos fuman. Enhorabuena sus 10 preguntas. Deberíamos aprovechar en buena lid el momento y su presencia de impacto mundial para nombrar al cineasta embajador de nuestras inconformidades. Periodistas y ciudadanos podemos enviarle nuestros cuestionarios y, asesorados por especialistas, hacerle llegar a Peña Nieto todos nuestros cuestionamientos. Y que se arme el debate que tanto se ha pedido. Ayer asomó una lucecita al final del túnel. Algo más que agradecerle a Cuarón además de sus películas, su Oscar y su buen humor.

 

@malamadremx

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.