Les encargo mi casa - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
La sartén por el mango
Por Mala Madre
Mala Madre es egresada de Periodismo por la UNAM con 30 años de experiencia, durante los cuales ... Mala Madre es egresada de Periodismo por la UNAM con 30 años de experiencia, durante los cuales ha trabajado en los principales diarios de circulación nacional como reportera de política. Los primeros 15 de tiempo completo, los siguientes cinco de freelance y ahora de nuevo de tiempo completo. Alguna vez le dijeron que daba mal ejemplo a sus hijas quedándose en casa y como nunca le ha gustado que le digan qué hacer, hizo lo que quiso… y se quedó en casa. Le encanta contar historias y nunca ha dejado de escribir, así sea la lista del súper. Síguela en Twitter: @malamadremx o escríbele a [email protected] (Leer más)
Les encargo mi casa
Salgo unos días de veraneo y la Secretaría de Seguridad Pública me ha pedido que le encargue mi casa a alguien de confianza, porque ellos no garantizan cómo la pueda encontrar cuando regrese. Así “funciona” el operativo en contra del robo a casa habitación en esta segura ciudad.
Por Mala Madre
30 de julio, 2013
Comparte

En los próximos días me voy de vacaciones. Ya tengo boletos listos, maletas listas, tarjetas listas. Ningún pendiente doméstico que me quite el sueño a medio reventón, tipo “dior, ¿pagué el recibo de la luz?”, para luego regresar y descubrir que no tienes WiFi ni televisión y que lo que dejaste en el refrigerador vas a tener que sacarlo con guantes y mascarilla.

Familia, lista. Las adolescentes están emocionadas y el marido relajado. Los vecinos están felices porque descansarán unos días de los gustos culposos que el padre de mis hijas les receta últimamente vía Spotify, gracias a las bocinas que recibió de regalo en su cumpleaños. Que más días de estos #dicen.

También ya tengo listo el ritual del recorrido por mi mansión de 90 metros cuadrados para verificar que las ventanas estén bien cerradas, los cerrojos bien puestos y la alarma funcionando. Y listos los números de las llamadas de seguridad con los avisos correspondientes para irme con la tranquilidad de que si algo pasa (toco madera), la empresa de vigilancia contratada y la policía se darán un quién vive en eficiencia. Ya saben, lo normal en esta segura ciudad.

Pues en esas andaba yo, la mar de contenta, hasta hace unos días que me topé con el operativo de la Secretaria de Seguridad Pública del DF contra robo a casa habitación durante esta temporada vacacional. Nos informan que 847 unidades, con dos mil elementos, se han desplegado en 81 colonias ubicadas en las 16 delegaciones, entre ellas la mía. Y nos enjaretan una serie de recomendaciones en donde lo primero que nos dicen es que no divulguemos que nos vamos. O sea, ya empecé mal. Luego, que verifiquemos que estén bien cerradas puertas y ventanas, que cerremos las llaves de paso de agua y gas, y que no dejemos encendidas las luces. O sea, lo que siempre hago. Y además, que no dejemos nada conectado a la corriente, punto en el que sí les voy a fallar porque hay alimentos en el refri que espero se conserven a mi regreso.

La parte en la que de plano pasé de amarillo fase tres a rojo fue con la última recomendación: que encarguemos nuestro domicilio con alguien de confianza. O sea cómo. ¿La Secretaría de Seguridad Pública no es “alguien de confianza”? ¿Qué no se supone que podemos salir a pasear con la tranquilidad de que harán su trabajo y que al regresar encontraremos todo en orden? ¿Por qué nos piden que impongamos a nuestros familiares o amigos la responsabilidad de cuidar nuestra casa? Y si pasa algo, qué ¿ellos podrán impedirlo? ¿Serán los responsables? ¿El operativo entonces para qué es?

Operativo contra robo

Foto: Noticieros Televisa

Si yo estaba tranquila, pues. Para qué me dicen ahora que si entran a robar a mi casa será culpa mía por no haber cerrado bien, por dejar una luz prendida, por no tener alguien de confianza que me la cuide. El operativo de la SSPDF nos recuerda de nueva cuenta que para las autoridades de este país los delitos se comenten porque los ciudadanos los provocamos, no porque no se castiguen.

Si de por sí nosotros solitos nos reprimimos para no exponernos y renunciamos hasta a la joyería de fantasía, a andar en la calle a ciertas horas, a frecuentar ciertas zonas, e incluso a mirar a la gente a los ojos, no necesitamos que las autoridades nos pongan más paranoicos con sus recomendaciones.

Los ciudadanos ya hacemos lo que debemos para cuidarnos, no en balde muchos invertimos importantes montos del presupuesto familiar para intentar garantizar lo que la autoridad debería hacer. Y no sólo hemos puesto alarmas en nuestras casas, también hemos optado por las transferencias interbancarias, el dinero plástico en lugar del efectivo y por evitar en la medida de lo posible las transacciones comerciales directas. Para qué correr el riesgo de vender nosotros mismos nuestra casa si lo puede hacer de forma segura una agencia inmobiliaria, aunque se lleve comisión. Para qué dar pie a que nos secuestren, nos maten, nos hieran en un asalto por la calle o en nuestro auto, para qué dar pie a que nos extorsionen.  Porque según la autoridad, la única forma de disuadir al delincuente es que los ciudadanos no demos la ocasión para que cometan los delitos. No nos pongamos en riesgo, no andemos en malos pasos y ya está.

Si a pesar de todas las precauciones tenemos la mala suerte de ser víctimas de un delito, pues quién sabe qué pecado andamos pagando, parecen decirnos. Así que en este caso, señores del gobierno capitalino, no nos sirve que nos digan lo que tenemos los ciudadanos qué hacer. Eso ya lo sabemos. Exigimos que nos informen qué harán ustedes para que familias, amigos y vecinos podamos no sólo vacacionar, sino simplemente vivir tranquilos sin tener que cuidarnos las espaldas. Sin tener que gastar cada vez más en seguridad privada. Y sin temor a que la siguiente recomendación sea que no salgamos de nuestras casas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.