Madre sólo hay una (y padre también) - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
La sartén por el mango
Por Mala Madre
Mala Madre es egresada de Periodismo por la UNAM con 30 años de experiencia, durante los cuales ... Mala Madre es egresada de Periodismo por la UNAM con 30 años de experiencia, durante los cuales ha trabajado en los principales diarios de circulación nacional como reportera de política. Los primeros 15 de tiempo completo, los siguientes cinco de freelance y ahora de nuevo de tiempo completo. Alguna vez le dijeron que daba mal ejemplo a sus hijas quedándose en casa y como nunca le ha gustado que le digan qué hacer, hizo lo que quiso… y se quedó en casa. Le encanta contar historias y nunca ha dejado de escribir, así sea la lista del súper. Síguela en Twitter: @malamadremx o escríbele a [email protected] (Leer más)
Madre sólo hay una (y padre también)
Mujerones que han salido adelante sin ayuda del padre de sus hijos: no necesitan regatearles su día ni ocupar su lugar (y dejen a los padres que sí se han ocupado disfrutar su festejo).
Por Mala Madre
23 de junio, 2015
Comparte

El pasado domingo 21 de junio leí y escuché reclamos de padres por lo que llamaron “los intentos por robarles su día”. Digamos que amanecieron contentos por las felicitaciones que recibieron de sus retoños, en persona y en el feis, y luego el día empezó a perder chiste ante la retahíla de comentarios del tipo “…y felicidades a esas madres que han sabido ser padres…” Como me dijo un amigo: ora resulta que no es día de festejar a los que lo hemos hecho bien, sino de echarnos en cara que existan hombres que lo han hecho mal. Y puesto que son madres solteras, pues se aguantan porque también es su día.

Congéneres, no sean abusivas (porque plaga, lo que se dice plaga, pues no son). Nadie debería escamotear un día de reconocimiento público al año a esos hombres que sí se merecen el festejo, porque han querido ser padres y porque se la han rifado con la madre de los hijos –ya sea juntos o separados– para ejercer su paternidad. Para disfrutarlos y educarlos, y no sólo para proveerlos. Démosle cierto crédito a estos padres que poco o nada han contribuido para que existan más de 5 millones de mujeres que viven solas con sus hijos, según datos del INEGI, y que incluye a solteras, separadas y divorciadas (no tenemos datos de las viudas). Hay que considerar que representan el 18 por ciento de 30 millones de mujeres que son madres y de las cuales 24.7 millones (el 82 por ciento) sí viven con sus parejas. No eludo el dato de que lo que cuenta es la calidad del respaldo, pero ya quedamos que se trata de festejar a los que lo han hecho bien.

Dicho lo cual, hasta doble mérito merecen esos padres que no han abandonado a sus crías porque no funcionó la relación de pareja o incluso se han vuelto a casar. A esos a los que no les duele pagar la pensión y siempre están pensando cómo hacer para compensar que ya no están con sus criaturas de tiempo completo.

A este hecho hay que sumar que los mujerones que han salido adelante sin ayuda del padre de sus hijos no necesitan regatearles su día ni ocupar su lugar: sus hijos tienen mucha madre. Como bien dice mi progenitora: hay mujeres que nos sentimos muy madres y hay otras que también lo somos. Así que, señoras, no hay necesidad de que les birlen el día ni aunque sea para llevarle la contra al arzobispo de Xalapa: ustedes no pueden ser padres porque han sido mucha madre.

Esto me lleva también a un segundo punto que compite con el anterior y que cada vez me topo más seguido: la disputa entre padres y madres por ser la única referencia, real y legal, de sus hijos. Hay relaciones que terminan tan mal y que llegan a tal punto, que hay madres y padres que se convencen que mejor [email protected] que mal acompañ[email protected] y que lo mejor que les podría pasar a sus hijos es dejar de ver al otro progenitor.

Conozco a varias (ex)parejas que se encuentran en este caso. Una en particular lleva tres años peleando por la custodia de dos pequeñitos, en medio de un enredo de historia en la que ha habido errores (como la decisión del padre de llevarse a los hijos, que ya fueron devueltos a la madre), y en la que ambas partes se han acusado de contar verdades a medias y hasta francas mentiras. Llevar la fiesta en paz ha sido tan complicado que la madre ha ventilado su versión en periódicos, una revista de chismes de la farándula y redes sociales, lo cual a ella le ha concitado el apoyo solidario de conocidos activistas de derechos humanos y a él lo hizo perder su trabajo como conductor en un canal de televisión del Estado. Ha vuelto a trabajar, pero no en su oficio. La siguiente consecuencia fue la prohibición del juez para que ella continuara publicando en su blog personal. Tras meses de cierta paz, lo más reciente que se ha presentado es una denuncia penal por presunto maltrato del padre hacia la madre y los dos hijos, que ya está siendo investigado por las autoridades correspondientes.

En un primer momento yo también conocí (y escribí) sobre la versión de la madre. Mal por mí. En estos días he tenido oportunidad de conocer la versión del padre y por ética me corresponde decir que en acusaciones tan graves, haríamos bien en dejar a peritos y jueces hacer su trabajo (aunque ya sabemos cómo se ejerce la justicia en este país ¬¬).

Lo que me queda claro tras hablar con las partes involucradas, y conocer sus versiones, es que ambos aman a sus hijos. Asumo que han de querer lo mejor para ellos. Ojalá encuentren pronto ese punto medio que les permita vivir con lo que sea que haya pasado entre ellos, para que sus criaturas tengan la oportunidad de crecer con lo mejor de cada uno, no con lo peor que están viviendo ahora. Y para que tengan la oportunidad de festejar con el mismo gusto el día del padre y el de la madre, sin que alguno de los progenitores le tenga que quitar el día al otro. Porque separación o divorcio ya no debería significar que los hijos se queden sin padre o sin madre.

Regalos de la abuela

 

@malamadremx

 

Nota: sobre el caso que refiero al final, pueden leer la actualización aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.