Maldito fraude electoral - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
La sartén por el mango
Por Mala Madre
Mala Madre es egresada de Periodismo por la UNAM con 30 años de experiencia, durante los cuales ... Mala Madre es egresada de Periodismo por la UNAM con 30 años de experiencia, durante los cuales ha trabajado en los principales diarios de circulación nacional como reportera de política. Los primeros 15 de tiempo completo, los siguientes cinco de freelance y ahora de nuevo de tiempo completo. Alguna vez le dijeron que daba mal ejemplo a sus hijas quedándose en casa y como nunca le ha gustado que le digan qué hacer, hizo lo que quiso… y se quedó en casa. Le encanta contar historias y nunca ha dejado de escribir, así sea la lista del súper. Síguela en Twitter: @malamadremx o escríbele a [email protected] (Leer más)
Maldito fraude electoral
Por Mala Madre
10 de julio, 2012
Comparte

Tengo una amiga que está convencida de que el 1 de julio de 2012 otra vez hubo fraude electoral. En su convicción caben todas las posibilidades, desde el que se hace de la manera tradicional (relleno de urnas, robo de material electoral, acarreo), hasta el cibernético (alteración del conteo rápido y del Programa de Resultados Electorales Preeliminares del IFE, gracias a un algoritmo misterioso y todopoderoso que consiguió quitarle tres millones de votos a Andrés Manuel López Obrador mientras dormíamos).

Y, por supuesto, la compra del voto.

Esta certeza ha hecho que mi amiga odie con todo su ser a la gente que votó por el PRI, por la razón que haya sido. Por supuesto, en su razonamiento no cabe que alguien votara por convicción, necesariamente tiene que haber algún elemento corruptor. Porque ninguna persona en su sano juicio podría premiar al partido que durante 70 años nos regateó la democracia y el desarrollo de México, ¿qué no?

Ya se peleó con mis otras amigas que no creen lo mismo y hasta las expulsó de sus redes sociales. Las considera unas desinformadas, irresponsables y la causa principal de que México no avance. Cómo se atreven a no marchar, aunque sea a través de Twitter y Facebook, en contra de la imposición. Cómo se atrevieron a votar por cualquiera menos por AMLO, el único que puede salvar a México.

Poco importa que su creencia tenga bases poco sólidas o claramente falsas. La mejor prueba que tiene de que hubo fraude es que no ganó su candidato. Era la única manera, a su modo de ver, porque no conoce a nadie que haya votado por otro partido que no sea la coalición de izquierdas que lo postuló. Vaya, hasta su muchacha, pues. Ergo, los votos tuvieron que ser manipulados a la hora de ser contados.

Confieso que me dio cansancio mental enviarle un par de textos que argumentan con peras y manzanas el porqué ya no es posible hacer fraude el día de la elección. A ustedes les dejo aquí, aquí  y aquí las explicaciones del investigador y consejero del Instituto Electoral del DF, Javier Aparicio (@javieraparicio) sobre cómo es que ahora se hace cumplir la voluntad ciudadana el día de la jornada electoral.

Y aquí les comparto la explicación del físico Luis Arean (@larean), quien refuta la afirmación de su colega Jorge López Gallardo, de la Universidad de Texas en El Paso, sobre la presunta manipulación del PREP.

 

Marcha AntiPeña organizada el 18 de mayo pasado Foto: Pulso Crítico.

 

 

El problema con mi amiga (y mucha gente como ella) es que, en su profunda decepción sobre el resultado electoral, arrasa con todo en vez de enfocar sus baterías en lo que realmente es impugnable: la compra del voto durante la campaña electoral.  Esta práctica será denunciada el jueves 12 por el PRD como el delito por el cual el PRI habría conseguido 5 millones de votos y como la razón para pedir la nulidad de la elección.

No sé si la denuncia alcance para tanto de acuerdo con la ley (aquí les dejo las causales de nulidad de una elección presidencial. La compra del voto no aparece como tal), pero dicen los que saben que una alternativa a esta limitante sería irse por la ruta del dinero. Es decir, argumentar que con esta práctica de compra de votos se rebasó el tope legal de los gastos de campaña, delito cuya sanción más grave es la pérdida de registro del partido. Pero no la nulidad de la elección.

Comprar el voto es una práctica común en todos los partidos y este año el más beneficiado fue el PRI, según el reporte de Alianza Cívica. Esto, por supuesto, no es justificación ni deslinde. La compra del voto es un mecanismo deleznable que los partidos usan para manipular y que los votantes pobres esperan e incluso exigen en cada campaña electoral. Justo por esta perversa relación debe ser desterrado.

Una impugnación de PRD y PAN a esta práctica, junto con el apoyo de las protestas estudiantiles promovidas por el movimiento #YoSoy132, podrían empujar nuevas reformas a la ley electoral que hagan muy costoso a cualquiera repetir este esquema del 2018 en adelante.Aquí les dejo la propuesta del analista Andrés Lajous (@andreslajous) para encaminar la frustración electoral.

Aunque Lajous y diversos politólogos consideran como parte de la “normalidad democrática” alegar fraude en cada elección, a mi amiga le hace mucho daño creérselo. Se ciega y no hay forma de que analice hechos ni revise datos. Y así miles y tal vez millones de personas que no votamos por el PRI.

Esta bola de nieve basada en falacias no le hace bien al país ni a las relaciones familiares ni de amistad. Si de por si nos cuesta trabajo respetar la ley, a ver qué otro día va la gente a votar si siempre le están gritando que la autoridad electoral y el millón de ciudadanos que organizan la elección hacen fraude.

Que se impugnen todas las irregularidades registradas durante la campaña, incluido el bochornoso desempeño de los encuestadores y la preferencia que algunos medios dieron al candidato del PRI,  para que podamos avanzar en el respeto a las reglas.

Que se limpie la elección para que mi amiga vuelva a confiar en el trabajo de todos y deposite de nueva cuenta su confianza en el IFE, institución que ha trabajado bien dentro de la competencia legal que los propios partidos le han dado.

Pero sobre todo que se clarifiquen los hechos para que los ciudadanos mexicanos dejemos de creer que nuestros compatriotas son traidores por votar por un partido distinto al de nuestra querencia. Así es la democracia, jóvenes. Empecemos por ahí.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.