Maternidades vemos… festejos no sabemos - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
La sartén por el mango
Por Mala Madre
Mala Madre es egresada de Periodismo por la UNAM con 30 años de experiencia, durante los cuales ... Mala Madre es egresada de Periodismo por la UNAM con 30 años de experiencia, durante los cuales ha trabajado en los principales diarios de circulación nacional como reportera de política. Los primeros 15 de tiempo completo, los siguientes cinco de freelance y ahora de nuevo de tiempo completo. Alguna vez le dijeron que daba mal ejemplo a sus hijas quedándose en casa y como nunca le ha gustado que le digan qué hacer, hizo lo que quiso… y se quedó en casa. Le encanta contar historias y nunca ha dejado de escribir, así sea la lista del súper. Síguela en Twitter: @malamadremx o escríbele a [email protected] (Leer más)
Maternidades vemos… festejos no sabemos
Los límites de mi abnegación terminan donde la rezongadera empieza, que mi maternidad no está para recibir consideraciones sólo una vez al año.
Por Mala Madre
13 de mayo, 2014
Comparte

Confieso que desde que soy madre nunca me ha dado remordimiento dejar a mis hijas con la nana o con la abuela para irme de parranda con el marido. A mí sólo tienen que decirme cine o cena con los amigos –ya no digamos viajes– para que mi celular marque en automático el número de la querida Chiquis, cuya función a estas alturas es garantizar que mis chamacas no incendien el departamento. ¿Ya vieron Her? Pues a Siri sólo le falta leerme el pensamiento para organizarme la agenda.

Estas escapadas me han permitido en los últimos 15 años dar un respiro a mi maternidad, sin ahorcar a las escuinclas ni sacrificar mi relación de pareja. A tal grado, que se volvió obsesión de una amiga achacarle a estas salidas los problemas de casa. ¿Que la hija menor se sonajeó a un compañerito en la escuela? Pues es que vas muy seguido al cine sin ellas. ¿Que a la grande le hacen bullying dos mocosas? Pues a ver si le bajas a tus cenitas. ¿Que pelean mucho entre ellas? Pues a quién se le ocurre irse de viaje 20 días estando las criaturas tan pequeñas entonces, tan adolescentes ahora. Que sólo salgamos cuando están dormidas y que las hormonas y el proceso de crecimiento tengan más que ver con los dilemas cotidianos que nuestras escapadas, es apenas un detalle. Quién se fija, pues.

Angelina también se escapa sin sus hijos y ni quien le diga nada, osh.  Foto: hola.com

Angelina también se escapa sin sus hijos y ni quien le diga nada, osh.   Foto: hola.com

En una ocasión que se quedaron de pijamada en su casa, mi hija la chiquita regresó convencida de que las abandonábamos cada vez que su papá y yo nos escapábamos por nuestra cuenta. Nunca lo hubiera dicho. Creo que la venció el sueño mientras escuchaba mi perorata con el recuento de los 9 mil 831 infinitamente-aburridas-para-los-adultos fiestas infantiles a las que las habíamos llevado hasta ese momento, de las 2 mil 427 pijamadas que habíamos organizado con sus amigas, de las 21 mil 956 actividades extraescolares, de las chorrocientas mil horas invertidas para jugar con ellas, cantarles y dormirlas en la mecedora cuando eran bebés, y de los mil ocho mil inacabables fines de semana organizando el itinerario en función a sus intereses. Más lo que se acumule, que esto todavía no acaba. Nunca como en ese momento apliqué mejor la expresión escucha mijita, si mamá y papá nos escapamos sin ustedes, es por el bien de la humanidad de ambas dos.

En esta etapa de su adolescencia estamos entrando a ese hoyo negro donde –ahora sí– lo que menos quieren es estar con sus padres. Y ahora somos nosotros los que no queremos que ellas salgan de noche. ¿Ya ven? No hay forma de que estemos todos contentos. No obstante, a estas alturas como que me late que mis hijas ya entendieron por dónde va el asunto porque el otro día la mayor me soltó que a su padre y a mí ya nos hacía falta escaparnos al cine y que no era necesario que le habláramos a la nana. Que si queríamos una función doble, no se molestaban, pero que avisáramos antes de regresar. Ay, mis niñas lindas que se preocupan por nosotros en lugar de andar pensando en parrandear con sus amigas… A ver, esperen.

En el recuento de los daños, me gusta creer que ahí la llevo. Tal vez a mi amiga y a su marido le funcione hacer todo con y por sus hijas, sin darse un tiempo fuera como pareja o como individuos, pero para mí es tan vital como el aire que respiro. A mis hijas las adoro hasta que dejan sus trastes sin lavar, su ropa sin levantar, una materia sin estudiar. Porque los límites de mi abnegación terminan donde la rezongadera empieza, que mi maternidad no está para recibir consideraciones sólo una vez al año.

Por supuesto, me encanta que la peque me prepare el desayuno en mi cumple y el 10 de mayo, pero yo lo quiero todo, todos los días del año: hijas amorosas disfrutando su vida conmigo y permitiéndome disfrutar la mía con ellas. Hoy agradezco que sean mis niñas, justamente, quienes me hayan permitido retomar mi carrera periodística mejor que como la dejé temporalmente cuando nacieron. Porque justo lo que he aprendido de ellas me ha permitido independizarme de mi maternidad para reconocerme como persona, como pareja, como amiga, como periodista. Y a ello le apuesto para estar preparada cuando las hijas vuelen –o las corra de casa, que ya no se sabe con estas generaciones.

Así que vengan las licuadoras el 10 de mayo o el 20 de abril, que yo festejo mi maternidad cada vez que recibo un beso de mis hijas, me escapo con el marido, comparto con mis amigas y sujeto con más fuerza la sartén por el mango de mi individualidad.

 

@malamadremx

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.