Ora se divierten - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
La sartén por el mango
Por Mala Madre
Mala Madre es egresada de Periodismo por la UNAM con 30 años de experiencia, durante los cuales ... Mala Madre es egresada de Periodismo por la UNAM con 30 años de experiencia, durante los cuales ha trabajado en los principales diarios de circulación nacional como reportera de política. Los primeros 15 de tiempo completo, los siguientes cinco de freelance y ahora de nuevo de tiempo completo. Alguna vez le dijeron que daba mal ejemplo a sus hijas quedándose en casa y como nunca le ha gustado que le digan qué hacer, hizo lo que quiso… y se quedó en casa. Le encanta contar historias y nunca ha dejado de escribir, así sea la lista del súper. Síguela en Twitter: @malamadremx o escríbele a [email protected] (Leer más)
Ora se divierten
Vacaciones sin salir de casa o, lo que es lo mismo, Acapulco en la azotea. Y con un par de adolescentes que dicen que no se divierten. Mamá, es oficial, después de estas dos semanas necesitaré descansar.
Por Mala Madre
31 de marzo, 2015
Comparte

Confieso que ya llegué a ese momento de la vida en que preferiría que no hubiera vacaciones. Tantos años malviendo a esas –ahora lo sé- sabias madres que depositan a sus chilpayates en cuanto campamento de verano y no verano se deje nomás se cierran las puertas de la escuela, para ahora comprender cabalmente las razones de su proceder. No es egoísmo ni dejadez, no señoras. Es por el auténtico bienestar de las criaturas.

Llevo apenas un día de asueto y ya me quiero azotar contra las paredes. Despertar tres horas más tarde no me está resultando un incentivo lo suficientemente valioso para lo que viene después: “Mamá, tengo hambre”. “Mamá, ¡no tengo qué ponerme!” “¡Mamá! ¿Huevo con frijol? ¿No podemos desayunar otra cosa?” “Ay, espérate má, ahora te ayudo nomás termine de chatear con mis amigos”. “Mamá, ¿otra vez una chick flick? No entiendo cómo puedes ver eso”. “Mamá, ¿puedo invitar a unos cuantos amigos a la casa? Unos 10. Pero no te creas que es fiesta, eh, es sólo una reunión. Ah, y se quedan a comer”. “Mamá, mañana tengo ahora sí fiesta y en casa de Karla. ¿Me puedo ir desde hoy con Ana Pau para ir juntas y que su mamá nos recoja y quedarme con ella y regresar hasta el jueves?” “Mamá acá te dejo mi agenda de la semana para que no hagas compromiso…

Responder a tanta demanda en un solo día ha sido agotador: Pues come. Pues usa algo de tu clóset. No. Dejas en este momento ese teléfono. Pues cómo te explico que no te obligo a verla como yo sí me vi obligada a ver contigo tantas pelis que no son de Pixar. No. No, tienes familia, ¿sabes? Chido, pero acá te dejo la mía para que reconsideres la tuya

Y nos quedan 13 días.

Obvio, lo que agota no es batear las demandas adolescentes que parten del principio de que no tienen madre, padre y hermanos, sino chofer y cajero automático y el derecho a disponer del tiempo de los demás, sino ok, sí, lo que agota es batear las demandas adolescentes que parten del principio de que no tienen madre, padre y hermanos, sino chofer y cajero automático y el derecho a disponer del tiempo de los demás. ¿Ya ven? Así queda uno después de un día de grito y sombrerazo porque haga lo que uno haga, termina como la madre egoísta que no está dispuesta a cumplir con todos los deseos de sus adolescentes que están de vacaciones. Y sí. Ya me merezco mi altar, me cae.

Que se aburren en casa, dicen. Ni libros, ni pelis, ni series, ni –obvio- las tareas escolares pendientes las motivan como lo podría hacer ir de compras -¿con el dinero de quién?- o mejor pasar el día en casa de los amigos que igual que ellas no salieron de la ciudad. Hoy me quedé con ganas de recetarles la sugerencia de mi amiga Marcela, toda ella un derroche de sabiduría: “Pues sáquense los mocos, queridas…” La opción alterna es que empiecen a barrer, trapear, lavar su ropa y cocinar…

Ok, ok, no soy tan mala. Están de vacaciones. Les ofreceré un tour de museos o un paseo para ver jacarandas a pie o en ecobici, aprovechando que en un par de días se vacía la ciudad. Y luego podemos ir por un café a ese lugarcito que acabo de descubrir a la vuelta de la casa y que se ve tan lindo. Y aprovecharemos el vientecito de las 5 de la tarde para comentar las últimas burradas de los políticos y el inicio de las campañas electorales y las metidas de pata que les ha cachado @ElSabuesoAP y… y…

Y pues ya mejor que cada quién se vaya con sus amigas a pasar el rato o de perdis me consigo un campamento de verano en Semana Santa. Mamá, es oficial, soy yo la que necesita descansar.

Por mientras, mis adolescentes deberán aprovechar el tiempo para olvidarse de la escuela, que era lo que querían en primer lugar. Luego distribuirán los descansos para hacer las tareas, que aún no acaba el ciclo escolar. Y sobre todo procurarán a su santa madre, si no quieren que estas vacaciones terminen antes de empezar. ¿Han visto The Walking Dead? Qué afán de adelantar el Apocalipsis zombi, a ver díganme, qué necesidad.

Querían vacaciones, ¿no? Pues ahora se divierten… con lo que hay.

 

 @malamadremx

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.