¿Perritos y gatitos? No gracias, ya tengo hijas… - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
La sartén por el mango
Por Mala Madre
Mala Madre es egresada de Periodismo por la UNAM con 30 años de experiencia, durante los cuales ... Mala Madre es egresada de Periodismo por la UNAM con 30 años de experiencia, durante los cuales ha trabajado en los principales diarios de circulación nacional como reportera de política. Los primeros 15 de tiempo completo, los siguientes cinco de freelance y ahora de nuevo de tiempo completo. Alguna vez le dijeron que daba mal ejemplo a sus hijas quedándose en casa y como nunca le ha gustado que le digan qué hacer, hizo lo que quiso… y se quedó en casa. Le encanta contar historias y nunca ha dejado de escribir, así sea la lista del súper. Síguela en Twitter: @malamadremx o escríbele a [email protected] (Leer más)
¿Perritos y gatitos? No gracias, ya tengo hijas…
Es simple aritmética: ¿quién trabaja en casa y pasaría mayor tiempo con la mascota de los sueños? Ajajá. Así que me niego, me niego y me niego.
Por Mala Madre
29 de julio, 2014
Comparte

Crecí con perros en casa. Tuvimos Campeón 1, Campeón 2, Buster y Kimba. Los dos primeros completamente callejeros, el tercero una cruza de pastor alemán con callejero y el último un precioso animal que nos dijeron que era cocker spaniel y ahora descubro que era más parecido a un cavalier king charles spaniel. Tenían suficiente espacio en el patio y jamás metieron una pata en la casa. Lo más que llegué a hacer por ellos fue bañarlos y, de vez en vez, recoger sus heces. No recuerdo una visita al veterinario aunque supongo que mi madre tenía en regla sus vacunas. A excepción de Kimba, atropellado por el vecino, los otros tres murieron de viejos.

Via dailypuppy.com

Así era mi Kimba. Via dailypuppy.com

Desde que salí de casa de mis padres a mediados de la década de los 80 no se me ha vuelto a antojar tener una mascota. Ni perritos, ni gatitos, ni pajaritos, ni nada que se le parezca. El hecho de vivir en departamento y que pasara mucho tiempo fuera de casa –primero cuando estaba en la universidad y después cuando empecé a trabajar– conjuró cualquier idea que pudiera surgir al respecto. Ni se me ocurrió, pues.

Luego me arrejunté con el marido y nacieron las hijas. Y qué les cuento. Durante los últimos, digamos, 12 años, he resistido el embate familiar y de las escuinclas por tener una mascota. Mi hermana mayor y su esposo me hicieron la porquería de regalarles una tortuga sin nuestro consentimiento (aún así los quiero, eh). El resultado fue desastroso: no sobrevivió a un fin de semana en Acapulco, en el cual pensé irresponsablemente que si le dejaba comida suficiente con eso bastaba. Tuvimos que contar a las hijas que había tratado de alcanzarnos en el viaje y que había preferido el solecito. Ajá. ¿Ya ven por qué mi reticencia a tener mascotas? #NoMeAcusenDeMaltratoAnimal

Pues las adolescentes han redoblado sus esfuerzos por convencerme y los últimos seis meses han estado insistiendo con un perrito o un gatito, en franca confabulación con nuestros amigos con mascotas. Mira qué lindos, má, te vas a enamorar. Pos si no es el desamor lo que me detiene. Es la friega. Nomás de pensar en la batalla diaria para que recojan sus trastes y los laven, no quiero imaginarme lo que va a implicar atender a un cachorrito. Sí, hoy me bajan el cielo y las estrellas, pero conozco a mi gente. Es simple aritmética: ¿quién trabaja en casa y pasaría mayor tiempo con la mascota de los sueños? Ajajá. Así que me niego, me niego y me niego.

¿Y si es un gatito, má? Cuarón, Uma o Tarantino ni lata te van a dar. Tú en tu espacio y él o ella en el suyo. Nosotras cambiamos la arena. Le servimos su comida. La educamos para que no destroce tus muebles. Aspiramos sus pelos. Mira las caritas, ¿no son un amor? Maaaaaá…

Vía imgur.com

Osh, así no se puedeeee. Vía imgur.com

Ora que pensándolo bien, ya necesito cambiar de muebles. Y si van a aspirar los pelos, pues se podrían seguir con limpieza profunda de sala y cuartos. Y si hay que limpiar la caja de arena, pos que se sigan con el baño… #AySíAjá #OKya

Conozco de sobra los argumentos a favor de las mascotas. [email protected] [email protected] aprenden a ser responsables, a ser pacientes, a tener empatía. Se refuerza en ellos la confianza y la autoestima, la socialización, la expresión de emociones y afecto. Mejor todavía: ¡se mueven! Esa actividad física tan indispensable en estos días…  Y sí, la mera verdad son relindos, muy buenos compañeros. No te hacen caras, ni te voltean los ojos, ni te azotan la puerta porque no les diste permiso de ir a la fiesta, ni se enfurruñan porque no hay ropa nueva cada quincena, ni amenazan con que quieren permiso de conducir a los 16… ¡Hey, esperen!

En todos estos años me ha ganado el pragmatismo, pero no se cuánto tiempo más defienda la plaza #GraciasAmigosQueNoEstaránCuandoEmpieceEldebatePostMascotas. Sobre todo si los tres de casa me echan montón y bombardean mis redes sociales con fotos así. Ay, mireeeen, díganme si no son unos lindos <3

Me quieren matar ¬¬     Vía volobuev.mx

Me quieren matar ¬¬ Vía volobuev.mx

 

 

@malamadremx

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.