Yo sí voy a votar. Y lo haré con memoria - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
La sartén por el mango
Por Mala Madre
Mala Madre es egresada de Periodismo por la UNAM con 30 años de experiencia, durante los cuales ... Mala Madre es egresada de Periodismo por la UNAM con 30 años de experiencia, durante los cuales ha trabajado en los principales diarios de circulación nacional como reportera de política. Los primeros 15 de tiempo completo, los siguientes cinco de freelance y ahora de nuevo de tiempo completo. Alguna vez le dijeron que daba mal ejemplo a sus hijas quedándose en casa y como nunca le ha gustado que le digan qué hacer, hizo lo que quiso… y se quedó en casa. Le encanta contar historias y nunca ha dejado de escribir, así sea la lista del súper. Síguela en Twitter: @malamadremx o escríbele a [email protected] (Leer más)
Yo sí voy a votar. Y lo haré con memoria
Por Mala Madre
28 de junio, 2012
Comparte

Mi amiga Lina votará este año por Andrés Manuel López Obrador. Piensa que PRI y PAN ya tuvieron su oportunidad y que ahora le toca al PRD demostrar de qué está hecho y qué puede hacer por el país. Le costó trabajo definirse, pero por fin lo hizo. Bien por ella.

Por el contrario, mi amiga Vale ha decidido votar por Josefina Vázquez Mota, después de “ver, leer, comparar calidad ética y trayectoria, y al margen de campaña desastrosa”. Es su voto y no siente la necesidad de dar explicaciones por ello. Ella también muy bien.

A diferencia de Lina y Vale, mi amigo Álvaro nunca ha tenido dudas al respecto. Este 1 de julio ratificará en las urnas su preferencia por el PRI, partido por el que siempre ha votado y en cuyas filas encuentra a maestros y líderes a quienes seguir. Muy válido y respetable su argumento. Palomita igual para él.

Andrés Ascensión González no tendrá la oportunidad de mis tres amigos. Después de vivir 10 años en Estados Unidos, regresó a México hace unos meses para estudiar. Fue secuestrado junto con su amigo Braulio luego de pasar por un retén en un poblado de Tamaulipas.

“Acelera, Braulio, acelera”, fueron las últimas palabras que le escuchó su mamá, que en esos momentos hablaba por celular con él, según cuenta su hermana Maribel. La familia ha recurrido a las autoridades de Tamaulipas y al gobernador de Puebla, de donde son originarios. Nada se ha sabido hasta la fecha.

Juan García, Ramón y Alejandra tampoco podrán votar por carecer de credencial de elector. Llegaron a Estados Unidos buscando una mejor vida que la que tenían en México. No han podido regresar porque las condiciones económicas y de seguridad de sus lugares de origen no han cambiado desde que partieron.

Vota con memoria from Vota con memoria on Vimeo.

Ricardo Hernández y su familia, oriundos del Distrito Federal, igualmente no tendrán oportunidad de acudir a las urnas el próximo domingo. Hace 16 años decidieron emigrar a Estados Unidos para salvarle la vida al hermano de Ricardo, quien necesitaba un transplante de riñón que no pudieron realizarle en el Instituto Mexicano del Seguro Social. Les habían dicho que ya no había nada qué hacer. Hoy pueden contar otra historia.

Miriam, Karen, sus cinco hermanos y sus padres se encuentran en las mismas circunstancias. Tuvieron que irse de México luego de la crisis de 1994, tras perder casi todo su patrimonio. Desearían votar este 1 de julio, pero no podrán hacerlo. “Yo recuerdo por qué tuvimos que salir de México. Sólo espero que a los que están allá no se les olvide”, confía Karen.

Dolores, activista a favor de los derechos de las mujeres y originaria de Ciudad Juárez, Chihuahua, ni siquiera pudo despedirse cuando se fue. Su historia es muy parecida a la que podría contar una inmensa mayoría de los 30 millones de mexicanos que viven en Estados Unidos y que este domingo no podrán ejercer su derecho al voto desde el exterior  porque no tienen credencial de elector. Nada que ver, pues, con los 35 mil mexicanos que radican en el extranjero y están dados de alta en el IFE, y que, de hecho, ya votaron.  

Vota con memoria 2 from Vota con memoria on Vimeo.

Todos estos casos, documentados por el director Diego Sedano y la periodista Eileen Truax, forman parte de la campaña Vota con memoria, cuyo objetivo es exhortar a los mexicanos que sí pueden sufragar para que acudan a las urnas este domingo 1 de julio.  

“Un grupo de nosotros, migrantes originarios de México en Estados Unidos, decidimos compartir nuestra experiencia con quienes tendrán la oportunidad de elegir a quien dirigirá el próximo gobierno. La mayor parte de quienes vivimos fuera de nuestro país salimos de él obligados por las circunstancias, por razones ajenas a nuestra voluntad. Creemos que la experiencia de vivir en el exterior enriquece a los seres humanos, pero que cualquiera que tome esta decisión debería hacerlo sólo por el deseo de expandir sus horizontes, no por la necesidad económica o la búsqueda de la supervivencia”, explican los convocantes coordinados por Sedano y Truax, chilangos con ocho años de vivir en EU.

Este grupo de migrantes mexicanos no nos piden que votemos por tal o cual candidato o por tal o cual partido. Sólo nos piden que acudamos a las urnas y que recordemos las razones que los hicieron abandonar el país a la hora en que crucemos la boleta electoral.

“Vota con memoria somos hombres y mujeres que recordamos con dolor las razones que nos alejaron de nuestro país, de nuestros seres queridos, de nuestra tierra. Deseamos que a través de la memoria, quienes tienen en sus manos el futuro de México voten recordando por qué no estamos ahí. Nuestra familia, nuestra cultura, lo que es nuestro sigue allá. Nosotros salimos de México, pero México nunca ha salido de nosotros”.

Por si nos hicieran falta razones para votar este domingo, yo atiendo el llamado de Vota con memoria. Los invito a que hagan lo mismo y no permitan que la apatía, la desilusión o las bajas expectativas sobre el desempeño de los candidatos los convenza de quedarse en casa. No les demos la espalda a esos millones de “mojados” sin papeles ni credencial de elector cuya opinión no cuenta desde el momento en que decidieron irse, pero que son muy buenos cuando de mandar dólares se trata. No le demos la espalda a nuestro país. No nos demos la espalda a nosotros mismos.

El proceso electoral es apenas un primer paso para la participación ciudadana. Es también la forma más colectiva de expresar nuestra posición política y de compartir con los demás cómo nos gustaría ser representados, con qué políticas de gobierno. El siguiente paso para ejercer nuestra ciudadanía es la vigilancia y la exigencia a las autoridades votadas por la mayoría a que hagan el trabajo para el cual fueron elegidos, que cumplan con lo que prometieron. Independientemente de si no votamos por ellos, con muchísima más razón si lo hicimos.

“Todo pueblo tiene el gobierno que se merece”, dice la máxima. Pues no podemos lavarnos las manos con el argumento de que no votamos por el ganador. Podemos incidir si participamos y a mayor participación, mayor presión. Este domingo 1 de julio cantemos con Serrat que puede ser un gran día. Duro con él.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.