close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Lilith Wannabe
Por Dalia Perkulis
Periodista con experiencia en publicaciones de lo que sea: salud, sexualidad, nutrición, psicolo... Periodista con experiencia en publicaciones de lo que sea: salud, sexualidad, nutrición, psicología, educación, cine, tecnología, negocios, moda, cultura, farándula, política y hasta deportes. Activista de medios digitales. La típica cinéfila que le da insomnio si no recuerda el nombre del actor de una película. No nació para ser esposa ni mamá, pero ama a su esposo y a sus retoños ante todo. Síguela en twitter: @daliaperk (Leer más)
¡Feliz año hebreo capicúa!
Celebramos el inicio de un ciclo cuya cifra es redonda como los alimentos redondos que consumimos en la cena de "Rosh Hashaná" (año nuevo) para representar los ciclos completos de vida, la renovación, que todo inicio tiene un fin y que cada final conduce a un nuevo principio.
Por Dalia Perkulis
24 de septiembre, 2014
Comparte

5775 es el año que inicia este miércoles 24 de septiembre en el calendario hebreo y es capicúa. ¿Sabías qué es eso?

Capicúa es una cifra que se lee igual al derecho y al revés, es decir, de principio a fin o viceversa. Puede haber un teléfono capicúa como 5294-4925 o un precio: $535; la hora también puede ser capicúa: 12:21, o cualquier cifra como el año que recién inicia en el calendario hebreo: 5, 7, 7, 5 al derecho y 5, 7, 7, 5 al revés.

Celebramos pues el inicio de un ciclo cuya cifra es redonda como los alimentos redondos que consumimos en la cena de “Rosh Hashaná” (año nuevo) para representar los ciclos completos de vida, la renovación, que todo inicio tiene un fin y que cada final conduce a un nuevo principio. Así que este año, además de alimentos redondos como la manzana y el pan circular (“jalá agulá”) que sumergimos en miel y degustamos para que sea un año completo y dulce, tenemos también una cifra redonda qué celebrar.

El mismo fenómeno de que se lee igual al derecho y al revés aplicado a letras, palabras, oraciones o versos se llama palíndromo, por ejemplo: “Anita lava la tina”, léelo al revés, ¿ves? O como es el caso de los nombres Natan (nombre hebreo que significa “dar”) y Ana o las palabras oso, oro, ojo, Sugus, ¿te acuerdas de los chiclosos Sugus? ¡Ojo!, si Nathan lleva “h” intermedia ya no es palíndromo.

Que sea pues un gran año sano, dulce, satisfactorio, enriquecedor, alegre ¡y redondo!

¡Feliz año!, o como se dice en hebreo: “¡Shaná tová!”

 

@daliaperk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.