close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Lilith Wannabe
Por Dalia Perkulis
Periodista con experiencia en publicaciones de lo que sea: salud, sexualidad, nutrición, psicolo... Periodista con experiencia en publicaciones de lo que sea: salud, sexualidad, nutrición, psicología, educación, cine, tecnología, negocios, moda, cultura, farándula, política y hasta deportes. Activista de medios digitales. La típica cinéfila que le da insomnio si no recuerda el nombre del actor de una película. No nació para ser esposa ni mamá, pero ama a su esposo y a sus retoños ante todo. Síguela en twitter: @daliaperk (Leer más)
Hay que disfrutar el ahora, porque a todos nos puede pasar un incidente: Ezban
“El cine que yo intento hacer es ciencia ficción en la que el tema paranormal, o sea el tema fantástico, sirve en realidad para reflexionar sobre algo muy humano, muy real”: Isaan Ezban, director de El incidente, en entrevista.
Por Dalia Perkulis
25 de septiembre, 2015
Comparte

Corrí a ver El incidente, primer largometraje del director Isaac Ezban, cuando leí la reseña de mi crítico favorito y eminencia en cine Ernesto Diezmartínez. A él le fascinó, básicamente. Es un thriller psicológico de ciencia ficción, según lo define su realizador. Lo curioso es que no tiene efectos digitales y además es filosófico.

El filme retrata una serie de incidentes donde los personajes quedan atrapados en diversos escenarios infinitos y harto claustrofóbicos, cual Sísifos, con la opción de liberarse, pero casi condenados a no hacerlo por necedad.

Después de ver la película corrí pero a entrevistar al director, un chavo de 29 años. Fue por teléfono y él venía manejando, saliendo de una entrevista que le hicieron en el programa Cinesecuencias que se transmite los sábados de 11:00 a 12:00 hrs. por Reactor (105.7 de FM). Era 19 de septiembre del 2015, así que suspendieron la entrevista a las 11:30 para llevar a cabo el mega simulacro que se organizó en la CDMX con motivo de los 30 años del temblor de 1985. Un incidente histórico muy ilustrativo para la ocasión.

Hay una toma al inicio de la película donde un policía baja las escaleras de un edificio y se topa abajo con la evidencia de que acaba de quedar atrapado en el infinito. Es de lo más ingenioso cinematográficamente hablando y angustiante que he visto, por mero y me desmayo.

(“Jeje”, risitas). Ese plano secuencia que dices, o sea una toma en que la cámara no corta (explica), donde el policía baja nueve pisos y vuelve a ver lo que dejó allá arriba, era una toma muy importante para mí. Para mí ese era el money shot (la toma clave) de la película, porque era en cierta forma la toma en la que el espectador se va a meter en el infinito, en la que vas a ir bajando y, aunque tú como espectador no sepas de cine, no sepas lo que quiere decir plano secuencia, sí psicológicamente registras en tu mente que la cámara no cortó, entonces tú mismo te sientes en el infinito.

¡Sí! Es notable esa secuencia, y cuando avientan las llaves y regresan. Con eso te queda clara la idea de lo que está pasando. Te mete de bruces en el género.

Sí era una forma como visual de explicarle al espectador lo que está pasando, exactamente.

Isaac Ezban tiene varios cortometrajes, es co-fundador de la casa productora de cine Red Elephant Films  y del Autocinema Coyote (único autocinema en México). Acaba de firmar con Paradigm Talent Agency (empresa basada en Los Angeles) para su representación internacional como director, con quienes ya prepara una película hablada en inglés.

¿Todos los “incidentes” de la película están relacionados?

Sí, es un ciclo…

Ezban explica que todos los eventos se relacionan en un orden cronológico. Abarcan un lapso de alrededor de 200 años (de 1910 a 2110 aproximadamente) del primero al último, aunque se presentan en desorden en el filme. Los enumera en orden. Como son, tal cual, vamos a omitirlo aquí, ya dimos demasiada información arriba. Eso lo publicaré en mi blog personal para los que de verdad quieran averiguarlo y estará disponible dentro de unas dos semanas.

Lo que sí viene a colación es la explicación que da el director acerca de las explicaciones incluidas y omitidas en su primer largometraje:

“Ha sido muy curioso el tema de la explicación con esta película, porque hay muchas críticas y quejas de gente que considera que está sobre explicada y hay mucha gente que no le entiende, lo cual a mí me expresa que estamos en un buen punto medio, porque hay quien le entiende más y quien le entiende menos, pero yo lo que quería es que por un lado está muy explicada, por parte de los personajes ancianos antes de morir, esa parte te explica mucho, pero al mismo tiempo también te deja mucho a la imaginación, por ejemplo todo lo que acabo de decirte (lo no transcrito, próximamente en lilithwannabe.tumblr.com) de los incidentes, del orden y todo, entonces la película se nivela, que eso es lo que yo quería hacer, porque a mí me gusta que por un lado entiendas bien lo que pasa, pero también te quedes con cosas para después tú imaginar y reflexionar.

“En estos microcosmos infinitos interactúan personajes finitos provistos de libre albedrío, pero que ante la posibilidad de escape suelen olvidarse de quiénes son, lo que los enrola en un nuevo infinito. Este ciclo puede ser un mundo paralelo al real o el real puede ser un mundo paralelo a ese mundo de aparente ficción. En todo caso, ambos universos se retroalimentan y lo que es seguro es que en los dos tenemos la opción de elegir”.

¿Qué pasaría si los personajes rompieran el ciclo de infinitos?

Eso lo dejo para que lo reflexione el espectador. Según yo podría acabarse el mundo casi casi, porque ellos son los engranes que mueven la energía del mundo real. A lo mejor si uno de ellos se suicidara se acaba el mundo, o a lo mejor no, a lo mejor nada más se acaba su propia vida. No sabemos, son preguntas filosóficas que quiero dejar al espectador. Cada quien puede pensar en su cabeza qué pasaría.

Dejas mucho abierto a la interpretación pero ¿qué idea, qué noción sí te es imprescindible que se lleve el espectador?

Pues mira, yo creo que las películas no deben de ser moralistas de dejarte un mensaje, pero sí quería yo dejar impregnado el tema de lo que es la importancia del ahora, disfrutarlo, disfrutar el presente. Creo que a todos nos pasa que alguna vez estamos atrapados en un incidente, un incidente puede ser una relación que no nos gusta, un trabajo, una situación, una sociedad que no nos gusta, lo que sea, y de cierta forma creo que a todos nos ha pasado y hay que poder seguir adelante. Y también, por otra parte, no vivir en el presente pensando en el futuro. Este diálogo que dice Carlos a su hermano Oliver en las escaleras, de “cuando tengo 29 quiero tener 30, cuando tengo 30 quiero…” Creo que eso nos pasa a todos y es un tema personal para mí, yo de niño le decía a mi papá “ya quiero ser grande” y me decía: “No. Disfruta cuando eres niño, es lo más padre de la vida”. A todos nos pasa eso y es lo que yo quería reflexionar, la importancia de disfrutar el ahora y de que a todos nos puede pasar un incidente.

Tu segundo largometraje, Los parecidos, tiene un easter egg (detalle oculto) relacionado con El Incidente, que ya vi aquí. ¿Cuándo lo vamos a ver?

Sí, hay un detallito en la nueva película Los parecidos que se relaciona con El incidente, ojalá lo capten. La acabamos de terminar (el segundo largometraje). De hecho fue una semana muy loca, porque apenas la entregamos. Esa película se estrena ya la próxima semana en el Fantastic Fest (Austin, Texas) y de ahí nos vamos a Sitges (Catalunia, España), los festivales del género más importantes del mundo. La misma ruta que hizo El incidente el año pasado. Es posible que la premiere de Los parecidos en México sea a fines de este año o a principios del siguiente y ya su estreno en cines por ahí de mediados del 2016.

Tras su exhibición en los festivales especializados del género, El incidente se ha proyectado en Selección Oficial en más de 35 festivales en todo el mundo, entre ellos el Busan International Film Festival en Corea, el Vancouver International Film Festival en Canadá, Buenos Aires Rojo Sangre en Argentina, Fantastic Planet en Australia, Los Cabos International Film Festival y Mórbido en México, Raindance y Sci-Fi London en Londres, Fantaspoa en Brazil, BIFFF en Belgica y otros. Ha ganando hasta ahora 15 premios y ha tenido reseñas positivas de cineastas como Joe Dante y Ernesto Diezmartínez, el reponsable de que yo corriera a verla. Los Parecidos (2015), por su parte, es también un thriller de ciencia ficción que tiene lugar en el México de los años 60.

¿Y quieres a ambas películas igualmente como a dos hijos que no puedes elegir un consentido?

Fíjate que me han preguntado mucho eso esta semana (“jeje”, risitas) y creo que con la perspectiva del tiempo tal vez lo podré decir, pero ahorita las dos son mis consentidas, creo que lo que sí te puedo decir es más bien son como dos hijos, uno es más bueno en matemáticas y el otro es más bueno en fútbol. Tal vez la idea de El incidente me gusta más, pero en mi trabajo de dirección, la realización, toda la parte técnica y visual estoy más contento con Los parecidos.

¿Son hermanos o gemelos?

Eh… Yo creo que… yo veo más como si Los parecidos es el hermano mayor.

Ándale, hablando de la relatividad (muy presente en El incidente).

Lo veo más como que El incidente es esta película chiquita, más frágil que hay que cuidarla y Los parecidos llega más fuerte. En ese sentido me refiero que es el hermano mayor. Aunque nació primero El incidenteEl incidente es una película que yo al escribirla originalmente pensé que no iba a ser muy ambiciosa, dije “es una película sencilla, dos locaciones, pocos actores”, después me di cuenta que era una película ambiciosísima en todos los sentidos, el tema de locación, de casting, de producción, de encontrar a los actores, pero la logramos gracias al gran equipo de trabajo que tuvimos porque una película no sólo es trabajo del director, sino de todo un equipo que se rifó para que pudiera realizarse.

¿Cuál fue tu criterio en los incidentes dramáticos de la película para decidir cuáles cosas se reproducían y cuáles no?

Esa es una pregunta que me han hecho en los festivales. Mi criterio fue que quien sea que está causando los incidentes, que no sabemos quién es, sea Dios desde un punto de vista religioso si así lo quieres ver, aliens o lo que sea, pero quien está causando los incidentes les da a esas personas que se reproduzcan las cosas que necesitan para poder seguir viviendo: comida, gasolina para avanzar. Sin embargo, quizá no les dan las cosas que les podrían ayudar a quitarse la vida. La pistola no se repite, porque tal vez es más fácil suicidarse si tienes 50 mil pistolas que si nomás tienes una que está ahí pegada con diúrex arriba (en la pared como objeto de culto, nota de esta bloggera). Entonces ese fue un poco el criterio, que los objetos se regeneren, pero ellos mismos, su propio cuerpo no se regenera para que veas pasar el tiempo por ellos. El uso como herramientas que los personajes le dan a los objetos que quedan atrapados con ellos es genial, un aspecto que a su servidora le fascinó del filme: espejos con cortaúñas, cepillos de pelo con cepillos de dientes, chozas con uniformes de despachador de gasolina… Eso y otros detalles exquisitos.

El hámster en su caminadora cilíndrica es un símbolo enorme, casi leitmotif. Nosotros, mientras no salgamos del incidente estamos dando vueltas en el mismo lugar, corriendo sin rumbo como el pobre animalito.

Jaja. Sí.

Al final presentas una variedad de posibles escenarios de vida. ¿Cada individuo elige? ¿Te puede ir tan bien o tan mal según tus elecciones?

Exacto. Son como las vidas alternas, como las posibilidades de qué le podía haber pasado a los personajes según las elecciones que hagan o incluso según cómo se movió su yo alterno en el mundo de los incidentes.

Aparece un tatuaje que dice “Late Fate”, ¿por?

Es una referencia a Lost, como muchas cosas en la película, soy gran fan de esa serie y muchas referencias son una carta de amor a Lost.

¿Por qué la ciencia ficción y el terror son lo tuyo?

Porque al decir ciencia ficción mucha gente imagina como grandes naves espaciales y el fin del mundo y cosas así, y aunque me encantan esas películas, el cine que yo intento hacer más es ciencia ficción en la que el tema paranormal, o sea el tema fantástico, sirve en realidad para reflexionar sobre algo muy humano, muy real. Sonaría contradictorio, el tema fantástico para algo real, pero es que eso es lo que a mí me interesa. En el caso de El incidente es una historia fantástica, pero la uso para reflexionar de algo real que es el paso del tiempo; en el caso de Los parecidos (su segundo largometraje ya terminado, aún sin estrenar) quiero reflexionar sobre la identidad y me interesa que la ciencia ficción sirva para algo real, esa es más o menos la línea que quiero seguir.

En efecto, es ciencia ficción a cabalidad y muy aterrizada a la vez. ¿Cómo convenciste a los actores de participar, siendo tu ópera prima, cómo lograste que creyeran en ti?

Pues fíjate que no fue un proceso tradicional de casting con una agencia, sino más bien yo de ver el cine mexicano tenía claro los actores con los que quería trabajar. Había visto a Raúl Méndez en Matando cabos y en Kilómetro 61, a Hernán Mendoza en Después de Lucía, había visto a Nailea Norvind en La otra familia, había visto a Humberto Busto en Morirse en Domingo, a Fernando Álvarez en Las lágrimas y pues de verlos en esas películas, yo desde que escribí el guión ya los había pensado incluso para papeles. O sea, es un guión que lo escribí ya pensando en los actores y después me acerqué con ellos, ellos no me conocían, yo nomás les dije, “hola soy Isaac, tengo este guión” y pues tuve la suerte de que todos, todos ellos dijeran “órale, esta una propuesta diferente de lo que se hace en México, vamos a hacerla…”. Te digo la suerte, porque es un guión arriesgado, también me podían haber dicho “qué es esta jalada, no lo voy a hacer”, pero creo que fue… digo, ahora ya en retrospectiva con la perspectiva del tiempo, hablando con ellos y en las entrevistas que ellos han comentado y todo, fue mucho porque ellos me vieron muy seguro, es lo que han dicho.

Y por otra parte, sabes qué, los actores siempre buscan hacer cosas diferentes, un buen actor lo que busca son retos, lo que busca es no hacer ya ciertas cosas, digo el propio Raúl Méndez, nuestro protagonista, ahorita que llevamos dos semana s en tour de prensa lo ha dicho en todas las entrevistas, y la verdad, él leyó el guión, no le entendió nada, se sentó conmigo, le entendió todavía menos y por eso dijo “voy a hacerlo”, porque era un reto, o sea, los actores buscan retos.

En la medida que se sintió más incómodo más quiso.

Exacto, mientras más incómodos más quieren hacerlo porque eso quieren los actores, salir de su zona de confort.

 

@daliaperkulis

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.