close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Lilith Wannabe
Por Dalia Perkulis
Periodista con experiencia en publicaciones de lo que sea: salud, sexualidad, nutrición, psicolo... Periodista con experiencia en publicaciones de lo que sea: salud, sexualidad, nutrición, psicología, educación, cine, tecnología, negocios, moda, cultura, farándula, política y hasta deportes. Activista de medios digitales. La típica cinéfila que le da insomnio si no recuerda el nombre del actor de una película. No nació para ser esposa ni mamá, pero ama a su esposo y a sus retoños ante todo. Síguela en twitter: @daliaperk (Leer más)
La migración, tema del documental ganador del 5º Festival de Cine Internacional en Derechos Humanos
"Es un registro documental que se trata del albergue del migrante del padre Alejandro Solalinde, que hace Alejandra Islas, de todo lo que está pasando ahí".
Por Dalia Perkulis
12 de septiembre, 2012
Comparte

Entrevista a Lucero Solórzano

 

“El Albergue”, de Alejandra Islas, ganó el premio al Mejor Documental Mexicano con tema en derechos humanos el pasado mes de agosto en el 5º Festival Internacional de Cine en Derechos Humanos.

Lucero Solórzano, periodista y crítica de cine, miembro del jurado de este concurso, nos platicó sobre la cinta ganadora.

“Es un registro documental que se trata del albergue del migrante del padre Alejandro Solalinde, que hace Alejandra Islas, de todo lo que está pasando ahí”.

El albergue “Hermanos en el Camino” se ubica en Ixtepec, Oaxaca frente a las vías del tren donde transita el ferrocarril conocido como “La Bestia”, que transporta a miles de migrantes centroamericanos a su paso por México, camino a Estados Unidos. Fue fundado en 2007 por el padre Alejandro Solalinde y ofrece alojamiento y comida a los migrantes que van de paso.

DP: ¿No les va muy bien a los migrantes centroamericanos en nuestro territorio, verdad?

LS: Por supuesto que no, es dramático lo que pasa con esta gente, porque ellos, al igual que los mexicanos que se están yendo a Estados Unidos, vienen en esta especie de puente que les resulta la República Mexicana, buscando un destino mejor, alguna situación más favorable económicamente para sus familias: hondureños, salvadoreños, guatemaltecos, gente de Belice, que no tiene trabajo y no tiene para comer, llegan a México y entran a un infierno terrible porque no sólo hay un prejuicio contra el inmigrante, sino que a esto se añaden las autoridades corruptas y el problema de violencia con los Zetas. Los secuestran y los convierten en una especie de transporte humano de droga -“mulas” (nota del reportero)-, porque el problema del narcotráfico también está ahí metido. Hay gente desaparecida, hay otros que están, yo lo digo coloquialmente como en un “limbo”, porque ni pueden volver a su tierra, ni pueden continuar el viaje a los Estados Unidos y claramente en México no son bienvenidos y lo más dramático de todo es que a nadie le importa, por eso creo que es de destacar el trabajo del padre Solalinde.

“El albergue” es un documental de 85 minutos en formato digital, recién realizado este 2012.

DP: El padre Solalinde se ha visto marginado por su propia Iglesia. ¿De esto habla el documental también?

LS: También, por supuesto, él lo dice. Que él está tomando un camino en el que ya no piensa lo mismo que la congregación a la que en algún momento perteneció. Dice que él tiene un compromiso, ya sabes que incluso ha tenido amenazas de muerte, se ha tenido que ir de México y demás, y que de todas maneras él se queda.

DP: Ha incomodado también al crimen organizado al proteger a estos migrantes que en su estado de extrema vulnerabilidad son prospectos para ser reclutados por ellos.

LS: Es una crisis humanitaria, yo creo que ya rebasa el concepto de una crisis de derechos humanos y creo que el padre en ese sentido ha movido y ha herido susceptibilidades. Yo a lo que me refiero con relación a su propia Iglesia, es que no lo han apoyado, no ha sentido que su discurso, su misión reciba el respaldo de autoridades superiores. A veces hasta dicen, “lo vamos a mantener un poquito al margen”, “vamos a bajar un poco su perfil”. Yo creo que es en ese sentido que él se queja un poco de ellos.

DP: ¿Qué te queda del documental?, como dice Fernanda Familiar.

LS: Me queda la inquietud de que sea visto, porque lo que está sucediendo en esa zona de México, como tantos otros flagelos en todo el país, son cosas que suceden aquí y ahora y no somos conscientes, o preferimos cerrar los ojos, o que no nos hablen de ellas, nos causan incomodidad. Es incómodo desde cualquier punto de vista, desde lo político, lo cultural, lo económico, hasta lo religioso. Hay gente que prefiere no tocar esos temas y a mí me queda la idea de que tengo un gran interés, lo hablé con Alejandra (la directora), que esto se promueva, porque creo que esto es algo que se debe saber.

Suena incluso que están buscando proponer al padre Alejandro Solalinde para el Premio Nobel de la Paz. Sabemos que esto es algo que tiene mucho tinte político y que tiene que ver con el mundo entero, pero es una figura de primer nivel que está haciendo una labor de verdad impresionante y está muy solo.

DP: ¿Se va a exhibir el documental?

LS: Pues Alejandra (Islas) no tiene una gran pretensión en lo económico, la verdad es que a mí me impresiona su valor y su compromiso, ella más bien quiere que se vea. Ella de hecho no tiene ningún inconveniente en que se divulgue su trabajo en formatos digitales como el dvd o el blu-ray. Yo le proponía una proyección pero ella lo que quiere es que esto sea visto muy en grande y que sea conocido.

DP: Genuinamente está apelando al interés humano, a la acción contra la indiferencia.

LS: Totalmente, yo creo en el compromiso de ella y sobre todo en la valentía, porque metió la cámara ahí entre gente difícil, esta zona donde pasa el famoso tren “La Bestia”, que es todo un personaje en el documental. Ahí estuvo ella metida, ella parada en los techos del tren donde viaja la gente, muy cercana al padre, escuchando cosas y sobre todo exponiéndolas.

La indiferencia, precisamente, es lo que no puede uno permitir que siga sucediendo y si dentro de una trinchera uno tiene la posibilidad de promover que se vea, pues ojalá así sea.

“El Albergue” compitió contra otros cinco documentales, de los cuales dos también son sobre migración:

Uno de ellos, “Cuates de Australia”, de Everardo González, que ya fue exhibido en marzo en Guadalajara y es sobre una región en el norte del País que se llama precisamente Cuates de Australia (nadie sabe por qué), cuyos habitantes abandonan cada año durante varias semanas de sequía extrema para volver cada año al término de la sequía, motivados por el arraigo a su tierra y a sus poquísimas pertenencias.

El otro documental del tema es sobre un coyote en Tijuana que se hace llamar “El Panda”, que transporta a mexicanos para cruzar la frontera norteamericana y cobra tarifas establecidas, según si los pasajeros viajan escondidos en el coche, agazapados en una camioneta, o debajo de las faldas de una Pickup. En sus tiempos libres es actor de “videohomes” donde se interpreta a sí mismo y, según él, “El que no conoce al Panda, no conoce Tijuana”.

Esta quinta emisión del FCI en Derechos Humanos tuvo lugar del 23 al 30 de agosto en Cinépolis Diana, Plaza Carso y en el recinto universitario Casa del Lago en la Ciudad de México y en esta ocasión el concurso de documental adoptó el lema: “Testigo: cine para actuar”.

 

Entrevista completa

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.