close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Lilith Wannabe
Por Dalia Perkulis
Periodista con experiencia en publicaciones de lo que sea: salud, sexualidad, nutrición, psicolo... Periodista con experiencia en publicaciones de lo que sea: salud, sexualidad, nutrición, psicología, educación, cine, tecnología, negocios, moda, cultura, farándula, política y hasta deportes. Activista de medios digitales. La típica cinéfila que le da insomnio si no recuerda el nombre del actor de una película. No nació para ser esposa ni mamá, pero ama a su esposo y a sus retoños ante todo. Síguela en twitter: @daliaperk (Leer más)
La plaza es nuestra
El Partido Revolucionario Institucional regresa al poder este primero de diciembre. Vaya usted a saber cuánto tenga que pasar para que vuelva a dar “El Grito” otro presidente que no sea del PRI.
Por Dalia Perkulis
28 de noviembre, 2012
Comparte

15 de septiembre de 2012. Esta noche es el sexto y último “Grito de Independencia” del actual presidente de México, Felipe Calderón. Ya el año que entra “gritará” su sucesor, Enrique Peña Nieto, ahora presidente electo.

A unas cuadras de Palacio Nacional, donde se da el grito desde el balcón presidencial, en el Centro de la Ciudad de México, está la Plaza de Garibaldi. Ahí se congregan todos los días músicos, principalmente mariachis, para ser contratados por clientes que se los llevan a dar serenata o a ambientar una fiesta.

Es mediodía y un grupo de turistas con un par de banderas de Ecuador canta, baila, aplaude y se retrata con una banda de mariachis. Paga 5 canciones, “El Rey” la última.

A Gabino Ramos, mariachi de 58 años, originario de Michoacán como el todavía presidente Calderón, habitante de la Ciudad de México desde 1976, no le tiene con pendiente el cambio de gobierno:

“¡Ah! no mire, nuestros presidentes, esos están (levanta la voz y los brazos) ALLÁ, ellos ven por ellos y nosotros vemos por nosotros. Los presidentes, ellos ven por su gente, por la gente de arriba. Nosotros haga lo que haga el presidente, a nosotros nos tiene sin cuidado. Es más si nos quiere matar de hambre que nos mate de hambre, pero ellos siempre ven por ellos y nosotros vemos por nosotros”.

El Partido Revolucionario Institucional regresa al poder este primero de diciembre. Vaya usted a saber cuánto tenga que pasar para que vuelva a dar “El Grito” otro presidente que no sea del PRI. La última vez fueron más de 70 años: 71 hasta que el Partido Acción Nacional ganó la elección presidencial del 2000. La anhelada alternancia duró 12 años (dos mandatos) y ahora que vuelva el PRI va a estar más difícil que se deje destronar. Por eso hay que inmortalizar el grito de esta noche aunque sea en la memoria.

Sergio es mesero del restaurant “La Simpatía”. Me invita a pasar. Es joven y carismático, lo sabe: “Pues para nosotros es lo mismo cada año, independientemente del presidente que esté siempre hay fiesta los quinces de septiembre”.

Rosaura, de unos 65 años, cruza la plaza de la mano de su marido. Pelo corto cano, regordeta, tan vestida de ama de casa clasemediera con todo y mandil estampado que si se interpretara a sí misma en una obra de teatro nos parecería estereotipada.

-Qué hace pasando por aquí un jueves a las 12:40 p.m. -la intercepto.

-Voy aquí a La Lagunilla.

-Qué nos espera a los mexicanos con el cambio de presidente.

-Ah, pus esperamos lo mejor. -Reanuda el paso, dando por terminada la entrevista.

-”Igual”, agrega dejándome atrás, “que todo es igual”.

Un señor de 70 años que vive “allá en ese edificio rosa” con vista a la Plaza de Garibaldi, reparte maíz a las palomas, que se le acercan en cuanto entra en escena, porque lo hace diario desde hace unos cinco años que se retiró.

José Guerrero Gallegos es dueño de “La miel para su boca”, el local 49 del mercado de Garibaldi. Su negocio tiene 55 años. Lo abrió su madre el 14 de octubre de 1957, fecha en que se inauguraron los cuatro mercados de la Lagunilla: de varios, de ropa, de comestibles y de alimentos. Vende “la capirotada, la ciruela, la guayaba, los higos, los chonguitos zamoranos, las famosas jericallas de Guadalajara y el arroz con leche”, a 16 el postre, dos por 15, “excepto pasteles” (dice la cartulina fosforescente en la entrada del local).

Mientras “la clase política” rastrea el hueso y especula cuasi “Golden Boy” en WallStreet, aquí en la Plaza de Garibaldi todo igual, como dijera el loco de Cinema Paradiso “¡La piazza è mia!”

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.