close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Lilith Wannabe
Por Dalia Perkulis
Periodista con experiencia en publicaciones de lo que sea: salud, sexualidad, nutrición, psicolo... Periodista con experiencia en publicaciones de lo que sea: salud, sexualidad, nutrición, psicología, educación, cine, tecnología, negocios, moda, cultura, farándula, política y hasta deportes. Activista de medios digitales. La típica cinéfila que le da insomnio si no recuerda el nombre del actor de una película. No nació para ser esposa ni mamá, pero ama a su esposo y a sus retoños ante todo. Síguela en twitter: @daliaperk (Leer más)
Las tragedias son personales: adiós estudiante, periodista, ambientalista, actriz
Lo más doloroso cuando ocurre una tragedia es que todo lo demás sigue igual, el mundo alrededor no se inmuta.
Por Dalia Perkulis
14 de junio, 2019
Comparte

Todas las familias felices se parecen unas a otras, pero cada familia infeliz lo es a su manera”.

León Tolstoi, Ana Karenina.

Lo más doloroso cuando ocurre una tragedia es que todo lo demás sigue igual, el mundo alrededor no se inmuta.

Este jueves murió la actriz Edith González y todo siguió impasible: la programación en su horario, la gente en el trabajo, las rutinas igual. No sentía un afecto especial por ella, pero sí me impacta su muerte tan joven por la misma enfermedad que mató a mi papá. La respetaba, era una artista bella y completa, bailaba impresionante por ejemplo, pero sobre todo crecí con ella como un referente de la televisión en mi infancia. Somos más o menos contemporáneas, me di cuenta al enterarme de su edad al fallecer que me llevaba 10 años. No se me salió de la cabeza en todo el día, mientras todo transcurrió con normalidad.
Recuerdo el día que desahuciaron a mi papá. Salí del hospital y con tanto dolor no podía entender cómo afuera todo seguía igual. La gente andaba como si nada, ajena al dolor de mi familia. Los viejos sobre todo, me daban coraje, los veía y pensaba que mi papá no llegaría a viejo.

Hablo de las tragedias personales en que no hay culpables, como la muerte por enfermedad de una persona amada.

Qué tal las injusticias en México que se acumulan obscenamente impunes ante la indiferencia de las autoridades y la sociedad. Son irracionales, de desquiciar, no se pueden abordar por la vía de la lógica. Como los asesinatos del estudiante Norberto Ronquillo que se quedó a dos días de graduarse como mercadólogo, la periodista Norma Sarabia y el ambientalista José Luis Álvarez, todos cometidos en esta última semana ya como el pan nuestro de cada día.

Shit happens” se dice en inglés, ocurren chingaderas, pero hay unas que dan impotencia y otras rabia. Las primeras son inevitables y las segundas son perpetradas voluntariamente.

Cómo podrá sobrellevarse un duelo por la pérdida de un ser querido provocada voluntariamente por terceros. Enloqueciendo, creo.

Las tragedias tienen rostro, nombre y apellido. Y familiares. “Los desaparecidos”, el peor status que ha arrojado nuestra humanidad. Cómo se lidia con eso.

Recurro a un comparativo ofensivo por superficial e insensible. Cuando son las fiestas judías más sagradas –el Año Nuevo hebreo, el día del perdón– que mis paisanos, casi todos casi sin excepción nos engalanamos, nos emperifollamos y con tanta emoción acudimos al templo y a nuestras cenas familiares, veo que la mayoría católica del país sigue haciendo su vida normal en las calles y me llama la atención el contraste, que no es un día especial para los demás. Pero cuando es Navidad, a la mayoría que anda entusiasmada y movilizándose para la ocasión, seguro le parecería inconcebible que me quedo en casa a ver Netflix y comer pepitas. Es lo mismo. Es personal.

La literatura, dicen, entre más individual es más universal. Supongo que esta situación del dolor íntimo es universal.

@DaliaPerk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.